Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BCE y el Banco de Inglaterra salen al rescate del sistema financiero

El supervisor de Londres prepara una inyección de 250.000 millones de libras y Francfórt dice que puede colocar más liquidez

En la imagen, la fachada del Banco de Inglaterra en Londres, Reino Unido
En la imagen, la fachada del Banco de Inglaterra en Londres, Reino Unido EFE

Cuando cunde el pánico, aparecen los bancos centrales. Ocurrió así tras el desastre financiero de 2008 y ha ocurrido así la mañana en que lo improbable se ha hecho real: Reino Unido ha votado dejar la Unión Europea. La tormenta en los mercados ha movilizado de inmediato al Banco Central Europeo y al Banco de Inglaterra (BoE) y el G-7, el grupo compuesto por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, aseguraron acto seguido que sus bancos centrales “han dado los pasos para asegurar la liquidez adecuada y apoyar el funcionamiento de los mercados”.

"Reconocemos que la excesiva volatilidad y los movimientos desordenados en los tipos de cambios pueden tener implicaciones adversas para la estabilidad económica y financiera", señalan en un comunicado, aunque muestran "respeto" por el resultado del referendo.

El Banco de Inglaterra ha declarado estar preparado para inyectar 250.000 millones de libras (312.187 millones de euros) para mantener el funcionamiento de los mercados y las entidades financieras tras el terremoto bursátil. Unas horas después, el Banco Central Europeo (BCE) salió al paso con otra nota afirmando que está preparado para inyectar más liquidez en los mercados y asegurar la estabilidad de precios.

El mayor organismo monetario europeo considera que el sistema bancario europeo es "resistente en términos de capital y liquidez" y asegura que está "preparado" ante esta "eventualidad" en contacto con todos los bancos que supervisa.

"El BCE está preparado para inyectar liquidez adicional en euros y en divisas extranjeras si fuera necesario", reza el comunicado del banco central, que subraya que "cumplirá con sus responsabilidades" para asegurar la estabilidad de precios. De este modo, la institución presidida por Mario Draghi está supervisando de cerca el devenir de los mercados financieros "en contacto" con otros bancos centrales.

El directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, urgió a través de un comunicado a las autoridades británicas y europeas “trabajar colaborativamente” con el de “asegurar a una transición suave a una nueva relación económica entre Reino Unido y la UE, lo que incluye clarificar los procedimientos y objetivos que guiarán el proceso”. Lagarde también aplaudió las primeras reacciones de protección del Banco de Inglaterra y el Banco Central Europeo.

La incertidumbre que genera en todo el mundo el llamado Brexit fue uno de los motivos que llevó a la Reserva Federal a seguir postergando una nueva subida de tipos de interés. “Fue un factor que influyó en la decisión por su consecuencias", indicó la presidenta en la rueda de prensa, Janet Yellen.

Incluso el Banco Popular de China (la institución central) se ha puesto ya a trabajar: anunció hoy que ha puesto en marcha un "plan de contingencia" para minimizar los efectos en la segunda economía mundial. "Hemos tomado nota de la reacción de los mercados financieros después de que fuera anunciado el resultado y hemos puesto en práctica un plan de contingencia", avanzó la autoridad monetaria china en un comunicado por la mañana. México, por su parte, anunció un recorte del gasto público de 1.700 millones. Según el Gobierno, para estar preparados frente a la volatilidad financiera que se avecina.

"Medidas adicionales"

El gobernador del BoE, el canadiense Mark Carney, ha asegurado que la institución "está preparada" para esta situación y que "no rechaza" tomar medidas adicionales que garanticen la estabilidad de los mercados y el funcionamiento de la economía británica.

"Ya hemos tomado todos los pasos necesarios para prepararnos ante los eventos de hoy", ha señalado el máximo responsable de la política monetaria anglosajona, que ha añadido que, "para mitigar los efectos de la decisión", el BoE ha implementado "amplios planes de contingencia". El Banco de Inglaterra dijo ya, antes de conocerse el resultado de la consulta, que estaría coordinado con el BCE para controlar la situación que podría originarse con esta medida en los mercados financieros.

Para tranquilizar a los inversores, Carney ha defendido que los requerimientos de capital de los principales bancos del país son "diez veces mayores" que antes de la crisis, por lo que ha garantizado que tienen la flexibilidad necesaria para continuar concediendo crédito, tanto a empresas como a hogares. Ha señalado que los bancos captaron 130.000 millones de libras (162.337 millones de euros) y tienen en sus balances más de 600.000 millones de libras (745.000 millones de euros) en activos de "alta calidad".

Todos los bancos británicos, incluidas las filiales del Santander (el quinto banco del Reino Unido) y del Sabadell, el TSB, presentaron al supervisor de Londres un plan de contingencia para evitar un colapso si sucedía lo que ha ocurrido, hoy, el desplome de los mercados financieros.

Más información