Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Deloitte acusa a un perito del ‘caso Bankia’ de inventarse las normas contables

El auditor, Francisco Celma, recuerda que Antonio Sánchez, cuando gestionó Banca Cívica, usó unos criterios que luego censuró

Francisco Celma, auditor de Bankia, tras declarar en la Audiencia Nacional.
Francisco Celma, auditor de Bankia, tras declarar en la Audiencia Nacional.

El auditor de Bankia, Francisco Celma, perteneciente a la firma Deloitte, ha declarado ante el juez Fernando Andreu que validó los estados contables de la salida a Bolsa siguiendo "en todo momento" la normativa del Banco de España y de la CNMV. Pero el auditor ha ido más allá al lanzar una crítica directa a uno de los peritos del Banco de España, Víctor Sánchez Nogueras, que fue gestor de Banca Cívica entre 2004 y 2012, durante un periodo de excedencia en Banco de España. Sánchez fue muy crítico en su informe sobre los criterios contables que aplicó Bankia, y que validó Celma, antes de la salida a Bolsa, por lo que concluyó que las cuentas estaban maquilladas.

Según Celma, en Banca Cívica se aplicaron los mismos criterios contables que en la fusión de las siete cajas que formaron BFA, la matriz de Bankia. La diferencia es que en el caso de Banca Cívica tuvo un "impacto contable siete veces mayor" que en Bankia "y no consta que el perito se opusiese entonces a su registro", apuntó Celma ante el juez. Celma considera que los peritos "han aplicado en sus informes una normativa contable inventada por ellos mismos y que no es la emitida por Banco de España".

Deloitte ha destacado que estos ajustes contables en Bankia se realizaron con los correspondientes informes de valoración de terceros independientes (PwC, Ernst Young y BDO) que los soportaban. Tanto Deloitte como su socio, que han comparecido en calidad de investigados -antes imputados- por las irregularidades de los estados contables de los que han sido acusado por los dos peritos del Banco de España.

Celma ha calificado de "subjetivos" los trabajos de los peritos, "ya que han presentado informes distintos que no coinciden ni en las causas de los supuestos errores que existían en las cuentas de BFA y Bankia ni en los importes de las estimaciones que realizan" y ha cifrado las diferencias en "más 5.000 millones".

Crítica al comportamiento del ICAC

Aunque no era un tema directamente relacionado con la salida a Bolsa de Bankia, Celma aprovechó su comparecencia para referirse al expediente del ICAC, el Instituto de Contabilidad y Auditoria de Cuentas, que ha multado a Deloitte con 12 millones por su actuación en el caso Bankia. Celma ha indicado que esta sanción no es firme en vía administrativa y que está recurrida en alzada ante el Ministerio de Economía. "El recurso se presentó hace más de 21 meses" ha dicho Celma, quien mostró su extrañeza en que este recurso no haya sido resuelto aún por el Ministerio, "ya que lo habitual es que recursos de este tipo sean resueltos en un plazo medio de tan solo 3 meses".

Incluso Celma señaló que la sanción del ICAC "se ha llevado a cabo en contra del criterio del Comité Consultivo del propio ICAC, donde están representados el Banco España, la CNMV, el Tribunal de Cuentas, todos los representantes de la profesión de auditores en España, del Instituto de Censores Jurados de Cuentas y del Consejo Superior de Colegios Oficiales de Titulares Mercantiles".

Este Comité Técnico del propio ICAC analizó la propuesta de sanción a Deloitte y se opuso a ella, criticando incluso la labor y las conclusiones de los servicios de inspección del ICAC, según Celma. El auditor aportó un acta de este Comité Consultivo del ICAC a la causa como prueba de la oposición de estos organismos presentes en el Comité, lo que viene a apuntar que ha habido intencionalidad política en la sanción por parte del Ministerio de Economía.