Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La era de la comunicación: más líneas y más rápidas

La cuarta generación de telefonía móvil y la conexión de banda ancha fija por fibra óptica han supuesto una revolución cotidiana

El panorama de las telecomunicaciones en España ha cambiado radicalmente en los últimos años debido a dos fenómenos que han impulsado el uso de Internet desde cualquier dispositivo a velocidades inimaginables hace tan solo un lustro. La cuarta generación de telefonía móvil y la conexión de banda ancha fija por fibra óptica hasta el hogar (FTTH) han supuesto una revolución cotidiana, aumentando todos los usos digitales, desde la navegación, el GPS o el pago.

En marzo de 2016, las líneas de fibra, capaces de ofrecer una velocidad de hasta 300 megabits por segundo (Mbps) sumaban ya 3,6 millones, lo que representa un 26,9% del parque total de banda ancha fija, que asciende a 13,17 millones de líneas. En el último año, se ha duplicado el número de abonados a la fibra, aunque esta red de alta velocidad llega ya a 22,7 millones de hogares que pueden contratarla.

En contrapartida, se han dado de baja en el último año 1,4 millones de líneas de ADSL, la conexión basada en la red de cobre, según datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En cuanto a la telefonía móvil, en marzo de este año había 50,68 millones de líneas, con una penetración de 109,1 líneas por cada 100 habitantes, 9 décimas más que hace un año, es decir, que hay más números móviles que población. Aproximadamente, un tercio de estas líneas tiene cobertura 4G. La penetración de los teléfonos inteligentes (smartphones) alcanza el 67% de la población.

Otra de las novedades del mercado español es la aparición de paquetes "todo en uno", que agrupan todos los servicios en una sola factura. A finales de 2015, el total de paquetes cuádruples (fijo, móvil, Internet y datos) y quíntuples (los anteriores más televisión) alcanzó los 9,7 millones, lo que representa 1,7 millones más que hace un año. La oferta quíntuple fue la que mayor crecimiento experimentó durante el 2015, hasta registrar 3,6 millones, y sumó 1,4 millones de altas netas frente a las menos de 300.000 que sumó el producto cuádruple.

Debido a la irrupción de los operadores de telefonía en el mercado de los contenidos audiovisuales, el parque de abonados de televisión de pago ha seguido la misma tendencia que los paquetes y no ha dejado de crecer desde el cuarto trimestre de 2013 hasta cerrar el 2015 con una cifra superior a los 5,5 millones.

La cara gris de este mercado es la excesiva concentración. Más del 90% de las líneas tanto de banda ancha fija como de móvil se concentra en los tres principales operadores, Movistar, Orange (incluido Jazztel) y Vodafone (incluido Ono).

La telefonía fija apenas ha avanzado. En marzo de 2016, el total de líneas fijas aumentó en 14.440, esto sitúa la cifra total en 18,85 millones, lo que supone una penetración de 40,6 líneas por cada 100 habitantes.

Más información