Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica tendrá una participación mayoritaria en el cable submarino Marea

Microsoft y Facebook le cederán parte del capital a Telxius, que se convertirá en el primer accionista

Amarre del cable submarino Sam-1
Amarre del cable submarino Sam-1

Telefónica tendrá una participación mayoritaria en la sociedad que explote Marea, el nuevo cable submarino de 6.600 kilómetros que unirá Estados Unidos con Europa a través de España. Microsoft y Facebook, los dos socios impulsores del proyecto, le cederán cada uno de ellos una parte del capital a Telxius, la filial de infraestructuras de Telefónica, que tendrá así el control, informaron a EL PAÍS fuentes conocedoras de la operación. De esta manera, se refuerzan los activos de Telxius de cara a su salida a Bolsa, que está prevista para mediados de julio si las condiciones del mercado son propicias.

Telxius no solo operará y gestionará Marea, como anunció el jueves, sino que será el socio con mayor participación en la sociedad del cable submarino. Para la filial de Telefónica, se trata de un activo estratégico y sumarlo a su cartera supondrá un paso importante ante la salida a Bolsa, de acuerdo con los planes del grupo. Microsoft y Facebook permanecerán en el capital de Marea, tras disminuir su participación actual.

Telefónica tiene previsto sacar a Bolsa el 40% de Telxius a mediados de julio, si las condiciones de mercado lo permiten. Con la operación espera recaudar entre 1.500 y 2.500 millones de euros, lo que supone valorar el conjunto de la sociedad entre 3.750 y 6.250 millones de euros, según la valoración de Bloomberg.

La operación le servirá al grupo para reducir su elevado endeudamiento, de más de 50.000 millones de euros, una vez que la Comisión Europea ha bloqueado la venta a Hutchison de O2.

Un reclamo para la salida a Bolsa

La integración de Marea y Brusa supondrá un fuerte incentivo para la salida a Bolsa de Telxius. Telefónica tiene todo listo para la colocación. Ha elegido como entidades coordinadoras globales a CaixaBank, BBVA, Sabadell, JP Morgan y Goldman Sachs.Por su parte, Mediobanca, BNP Paribas, HSBC Holdings, Santander, Citigroup y UBS Group AG ejercerán de colocadores conjuntos de la OPV.

La filial alcanzó en 2015 unos ingresos de 680 millones de euros y un beneficio bruto (Oibda) de 300 millones.

Marea ofrecerá una nueva capacidad significativa en una ruta en la que los sistemas existentes se están acercando al final de sus vidas útiles, ya que la mayoría de los cables actuales entró en servicio comercial hace más de una década.

El nuevo cable submarino estará en servicio en torno a 25 años, tras su entrada en servicio prevista para octubre de 2017. Sus ocho pares de fibras conectarán los 6.600 kilómetros que hay desde el centro de datos de Virginia del Norte (EE UU) hasta el de Bilbao. El amarre en España estará en la localidad vizcaína de Sopellana.

En relación con otros sistemas de cable submarino, tanto actuales como en desarrollo, Marea también permitirá un acceso más eficiente y con más rápida capacidad de respuesta (latencia) entre Europa y EE UU, y América Latina, África, Oriente Medio y Asia.

El tráfico de Marea dará prioridad a los servicios de Facebook y Microsoft. La compañía fundada por Bill Gates utilizará este nuevo elemento para mejorar sus servicios en la nube, como los de la plataforma Azure, del dispositivo Xbox o Skype.

Una extensa red de cable

Telxius posee más de 65.000 kilómetros de cable submarino de fibra óptica, de los que alrededor de 31.000 kilómetros son en propiedad. Telefónica gestiona el Pacific Caribbean Cable System (PCCS), un cable submarino construido en consorcio que enlaza Jacksonville (EE UU) con las Islas Vírgenes Británicas, Puerto Rico, Aruba, Curacao, Colombia, Panamá y Ecuador. También gestiona Unisur, el cable que conecta Uruguay y Argentina, así como el SAM-1, desplegado en 2000, y que en forma de un anillo de 25.000 kilómetros, une EE UU el Caribe y Centro y Sudamérica.

Además, Telxius va a integrar Brusa, un nuevo cable submarino de casi 11.000 kilómetros de longitud que conectará Río de Janeiro y Fortaleza en Brasil con San Juan de Puerto Rico y Virginia Beach (EE UU), y cuya entrada en funcionamiento está prevista para comienzos de 2018. También posee en torno a 16.000 torres de telecomunicaciones para móviles en España, Alemania, Brasil, Chile y Perú.