Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los beneficios de Mango se desploman pese a que eleva las ventas

La compañía gana solo 4 millones de euros, frente a los 107 millones del ejercicio anterior

Una tienda de Mango en la calle Orense, en Madrid
Una tienda de Mango en la calle Orense, en Madrid

Mango redujo sus beneficios al mínimo el pasado año. Solo ganó cuatro millones de euros, frente a los 107 millones del ejercicio de 2014. Y eso, a pesar de que la empresa elevó con fuerza las ventas: registró una cifra de negocio de 2.327 millones, un 15,3% más. La compañía justifica que la mejora de las ventas supera sus expectativas gracias a su nueva estrategia de tiendas más grandes y justifica la fuerte bajada de los beneficios por "las divisas y las amortizaciones ligadas a la inversión de los últimos años", que le han restado 100 millones a su cuenta de resultados.

La empresa, que solo comunica sus resultados a través de una nota de prensa, insiste en que el balance es positivo, porque la fuerte subida de sus ventas refleja que su nuevo modelo es un éxito. "La clave de este crecimiento en ventas ha sido la progresiva consolidación del proyecto de transformación comercial en el que el grupo ha invertido 1.200 millones de euros en los últimos tres años y que le ha permitido ampliar en más de 300.000 metros cuadrados la superficie de venta mediante la apertura de 164 megastores", señala.

Aun así, admite que no ha sido un buen año en cuanto a beneficios se refiere, en parte, porque su internacionalización le pasado factura, por la depreciación de muchas divisas. está presente en 109 mercados, con 2.730 tiendas en total. "El crecimiento en ventas no se ha visto acompañado aún de un incremento de la rentabilidad", dice. "El impacto de algunas divisas, especialmente del dólar, y el incremento de las amortizaciones por inversiones han repercutido en el beneficio del grupo", justifica. En concreto, ambas partidas han supuesto un impacto de 100 millones de euros para la compañía. Las fluctuaciones de las distintas divisas han impactado en 70 millones de euros, mientras que las amortizaciones lo han hecho en 30 millones de euros más.

Pese a que la compañía insiste en su acertado modelo, lo cierto es que en los últimos meses ha acelerado algunas nuevas estrategias. Por ejemplo, anunció que renovaría sus colecciones cada 15 días, para ganar velocidad a la hora de adaptarse a las tendencias. Amplía el tallaje de algunas líneas. Y ha lanzado una nueva línea de moda joven de bajo coste para competir con otras cadenas más agresivas en precios como Primark.

Fuerte crecimiento en España

La empresa destaca en especial la buena marcha de las ventas en España, que crece con fuerza pese a ser solo el 19% de su mercado de ventas. De nuevo, vincula el éxito a su inversión en tiendas de mayor tamaño. "El 81% de la facturación de Mango correspondió a la actividad internacional y el 19% restante al mercado nacional. En España, donde proporcionalmente se concentra el mayor número de megastores (25), la facturación creció un 20,1%, lo que avala la validez de la apuesta por este nuevo formato de tiendas".

También destaca el crecimiento del comercio electrónico. Su tienda virtual le aporta una facturación similar en todo el mundo a la mitad de sus ventas en España. "La facturación de la venta online siguió incrementando su peso relativo en el conjunto del grupo y, al cierre del año, estas operaciones ya suponían el 10,7% de las ventas totales. En concreto, este canal vendió por valor de 234 millones de euros, un 27% más que el año anterior".

En 2015, el grupo creó 838 nuevos empleos a nivel mundial, asegura la cadena de moda. De estos, el 35% se crearon en España, en parte, gracias a la puesta en funcionamiento el pasado ejercicio de un nuevo centro logístico de Lliçà d’Amunt. Actualmente, Mango cuenta con una plantilla formada por 16.625 empleados en todo el mundo.

Más información