Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI pide más fusiones en la banca ante la falta de rentabilidad

Viñals asegura que en la zona euro hay "demasiados bancos y demasiado débiles"

El director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, José Viñals
El director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, José Viñals EFE

El director del Departamento de Asuntos Monetarios y Mercados del Fondo Monetario Internacional (FMI), José Viñals, ha instado a seguir con los procesos de concentración bancaria en Europa para hacer frente a la baja rentabilidad de las entidades financieras. En una conferencia en la XXXII Reunión del Círculo de Economía en Sitges, Viñals ha concretado que el 30% de los activos bancarios de la zona euro, que suman 10 billones de euros, pertenecen a bancos con duros "ajustes pendientes en su modelo de negocio”, es decir, que no generan una rentabilidad suficiente. "Hay demasiados bancos y demasiado débiles", ha afirmado. Viñals ha descartado una nueva crisis a nivel global, pero ha advertido de la posibilidad de perder “un punto y medio de crecimiento” en los próximos cinco años en caso de que las economías avanzadas y emergentes no sigan con las reformas estructurales.

En su exposición, Viñals ha afirmado que el 60% de los bancos de las economías avanzadas goza de buena salud, mientras que el 40% restante tiene problemas de rentabilidad. De este último grupo, el consejero financiero del FMI ha afirmado que el 25% no tendrá problemas para salir adelante, mientras que el 15% restante presenta una “situación mucho más complicada” y su “viabilidad” está en riesgo”. En el caso de la zona euro, Viñals ha afirmado que el 30% de los activos están en bancos con dificultades. El débil crecimiento, los tipos de interés negativos y la baja inflación presionan todavía más sobre los márgenes de las entidades. Por ello, Viñals ha instado a seguir con procesos de simplificación y concentración, en especial entre entidades de varios países.

El directivo del FMI ha señalado que, si bien no cree que vaya a producirse otra crisis global, sí considera que el crecimiento económico mundial “está en juego”. El organismo prevé una expansión económica para este año del 3,2% y del 3,5% el que viene, pero advierte de que la senda de los próximos años vendrá marcada por las decisiones de los gobiernos en materia de ajustes fiscales y reformas. “La diferencia entre hacer lo correcto y lo que no, es un punto y medio de crecimiento en los próximos cinco años. Los ciudadanos no se lo pueden permitir después de la crisis tan grave de los últimos cinco años”, ha sostenido Viñals, quien ha destacado el “desequilibrio” de la política económica actual. “Las políticas monetarias llevan todo el peso, mientras que no se está haciendo lo suficiente en materia de reformas y políticas fiscales”, ha dicho Viñals, quien ha añadido: “Las reformas estructurales son fundamentales para mejorar el potencial de crecimiento económico y el empleo de calidad”.

Viñals también ha alertado de que si no se produce un “cambio” en las políticas económicas hacia un mayor equilibrio y a la adopción de medidas fiscales “inteligentes”, la situación puede derivar en una “pérdida de confianza de los ciudadanos” en los sistemas políticos y las democracias.