Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un tribunal alemán obliga a devolver el dinero de un Seat Ibiza trucado

El concesionario y Volkswagen recurrirán el primer fallo en su contra desde que estalló el escándalo de las emisiones contaminantes

Un empleado trabaja en el motor de un E-Golf en la fábrica de Volkswagen en  Wolfsburg (Alemania), el viernes.
Un empleado trabaja en el motor de un E-Golf en la fábrica de Volkswagen en Wolfsburg (Alemania), el viernes. REUTERS

Un tribunal alemán ha obligado a un concesionario alemán, por primera vez en el marco del escándalo por la manipulación de motores diésel en varios modelos de Volkswagen (VW), a aceptar la devolución de un Seat Ibiza y a reembolsar el precio del vehículo a su comprador.

Volkswagen, matriz de la española Seat, confirmó la información difundida en el programa de televisión Stern TV sobre la sentencia dictada el martes por la Audiencia Provincial de Múnich, y anuncia que el concesionario recurrirá la decisión del tribunal de común acuerdo con el grupo automovilístico alemán.

La denuncia fue presentada por un matrimonio de Múnich en relación con un Seat Ibiza con motor diésel de 1,6 litros del tipo EA189, equipado con el software ilegal y que oculta el nivel real de emisiones contaminantes.

Otros tribunales habían determinado en sentencias anteriores que los propietarios de los vehículos afectados debían esperar a la sustitución del software manipulado. Por el momento se han dictado en Alemania nueve sentencias en relación con el escándalo de Volkswagen: ocho audiencias provinciales han desestimado las denuncias interpuestas por propietarios de vehículos afectados, mientras que la de Múnich ha aceptado en primera instancia la demanda contra el concesionario.

Medio año de espera

El tribunal muniqués argumenta en su sentencia que el concesionario ha tenido más de medio año para corregir los defectos en el automóvil y que ha dejado pasar este plazo sin actuar, razón por la que debe aceptar la devolución del coche y reembolsar al propietario el precio de compra del vehículo, según informa Stern TV.

El escándalo de las emisiones contaminantes saltó el pasado mes de septiembre tras la acusación de la agencia que en Estados Unidos se encarga de la protección del medioambiente al grupo Volkswagen por haber hecho trampa al instalar en sus vehículos de manera deliberada un programa informático diseñado para sortear los límites de las emisiones. Hay unos 11 millones de vehículos afectados, de los que unos 700.000 corresponden a la marca Seat.