Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cabify consigue una inversión de 106 millones para su expansión

La aplicación para el transporte de viajeros con conductor prevé alcanzar los dos millones de usuarios a finales de este año

Un chófer junto a su vehículo de la plataforma Cabify en Madrid
Un chófer junto a su vehículo de la plataforma Cabify en Madrid.

Cabify, la empresa de alquiler de vehículos con conductor a través de una aplicación, que funciona como una alternativa a los taxis, ha cerrado una nueva ronda de financiación de 120 millones de dólares (106 millones de euros) liderada por Rakuten, el fondo de inversión de la principal compañía de comercio electrónico de Japón, especialista en este tipo de financiaciones para empresas emprendedoras.

Se trata de una de las mayores inyecciones de capital registradas en el segmento de las startups en España, que le permitirá continuar con su expansión por América Latina y Europa. Cabify acumula un total de 146,5 millones de dólares de financiación, desde que la compañía se fundara en 2011.

Cabify opera actualmente en ocho ciudades españolas -Madrid, Barcelona, A Coruña, Málaga, Valencia, Bilbao, Vitoria, Tenerife) y otras nueve en Latinoamérica (Santiago de Chile, Ciudad de México DF, Querétaro, Monterrey, Toluca, Puebla, Cali y Bogotá).y cuenta con 700.000 usuarios mensuales. Los planes para este año son extenderse por al menos dos o tres ciudades españolas más y en otras ciudades de Latinoamérica en Argentina, Brasil, Panamá o Ecuador, según señaló a EL PAÍS el director general de Cabify en España, Juan Ignacio García Braschi,

“Al final se ha demostrado que nuestro modelo funciona, porque es una alternativa eficaz y profesional a otros modelos de transporte convencional, y los inversores han puesto su confianza en este modelo”, añade García Braschi, que se plantea triplicar el número de usuarios a finales de este año, hasta sobrepasar los dos millones de viajeros,  gracias a los planes de expansión.

Imagen de la aplicación móvil de Cabify.
Imagen de la aplicación móvil de Cabify.

Modelo legal

El directivo estima que no hay ningún riesgo de que los tribunales pongan en peligro el proyecto a largo plazo, una vez que un juzgado de lo mercantil de Madrid denegara la suspensión cautelar de la actividad tras la denuncia interpuesta por la Federación Profesional del Taxi que consideraba que la firma de Internet ejercía una competencia desleal en su sector. Ahora los juzgados deben dirimir el fondo del asunto ”Cumplimos con toda la normativa y, aunque no puedo predisponer lo que dictará el juez, estamos muy confiados en la solidez de nuestros argumentos”, indicó el director general.

Cabify opera con licencia de agencia de viajes bajo el sistema de licencias VTC (vehículos de turismo de conductor). Este modelo ha sido replicado recientemente por Uber, cuya actividad sí fue prohibida cautelarmente por los tribunales en España. “No tememos la competencia de Uber, porque nosotros nos dirigimos a otro tipo de clientes más corporativo, más recurrente y con una relación más permanente”, asegura García Braschi.

“Estamos muy satisfechos de consolidar nuestra relación con el grupo Rakuten, un gran socio que entiende nuestra visión a largo plazo y la ruptura que planteamos con el modelo tradicional de movilidad en las ciudades”, apunta en un comunicado Juan de Antonio,consejero delegado de Cabify. “Cabify se ha posicionado en ofrecer un servicio de alta calidad a una base de clientes y tenemos la intención de seguir replicando este modelo en toda América Latina y Europa para seguir consolidando nuestra posición de liderazgo".

“Aspiramos a ser más que sólo un servicio de chófer privado” indicó Juan de Antonio. “Cabify será una plataforma de transporte todo-en-uno, con el fin de ofrecer diferentes servicios de valor añadido que se adecúen a cada tipo de cliente”.