Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acuerdo entre CaixaBank y Dos Santos para el BPI portugués

El banco español lanzará una opa sobre BPI y la empresaria angoleña se quedará con el BFA

El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé. EFEArchivo
El presidente de CaixaBank, Isidre Fainé. EFE/Archivo EFE

El mayor accionista de BPI ya podrá mandar. CaixaBank, que actualmente tiene el 44% del banco portugués, llegó en la medianoche del domingo a un acuerdo con Isabel Dos Santos que, con sus 18%, bloqueaba cualquier decisión estratégica del banco portugués. La CMVM (el equivalente portugués a la CNMV, el regulador bursátil español) ha sido informada oficialmente por el BPI a las 23 horas del domingo.

El acuerdo es sustancialmente el mismo que el anunciado hace unas semanas, pero que no llegó a firmarse: Dos Santos no se opone a la opa de CaixaBank sobre el BPI, y el BPI vende/intercambia (se desconoce el precio) a Dos Santos el 50,1% del BFA, el resto ya es de ella. Ventajas: BPI e, indirectamente, CaixaBank eliminan su exposición de riesgo en África y, no menos importante, Dos Santos evita que el Gobierno de Portugal legisle contra la limitación de los derechos de voto en los bancos, algo que perjudicaría gravemente a sus intereses en otro banco portugués, el BCP (donde puede bloquear cualquier acuerdo con su 18% a través de la sociedad petrolera Sonangol).

Al acuerdo se llega tras más de un año de divergencias entre los dos principales accionistas. La limitación estatutaria de los derechos de votos a un máximo del 20%, fuera cual fuera el poder accionarial, hacía factible el bloqueo de cualquier decisión estratégica, desde lanzar una opa a comprar otros bancos. Gracias a ese límite del derecho de voto, la angoleña Dos Santos, a través de su sociedad Santoro, impedía que Caixabank ejerciera el supuesto poder que le confería el 44% del capital del banco. Hace un año, el banco catalán lanzó una opa para comprar el 100% de BPI, a condición de que se retirara de sus estatutos el límite del derecho de votos, lo que fue rechazado.

El acuerdo entre CaixaBank y Dos Santos se ha conseguido bajo dos amenazas: la multa diaria de 160.000 euros si el BPI no reducía antes del 10 de abril su exposición al riesgo en bancos que no siguen las reglas del Banco Central Europeo (BCE), como es el caso del BFA; y el proyecto de ley del Gobierno portugués para acabar con la limitación del derecho de voto en el caso del lanzamiento de opas

El BFA aportó el último año al BPI 135 millones de beneficios, más del 50% del total. El BFA tienen en Angola una cuota de mercado del 17% de los depósitos y del 8% de los préstamos, casi 5.000 millones de euros son créditos a instituciones estatales angoleñas.

BPI ha comunicado el acuerdo a las autoridades del BCE y del Banco de Portugal. La Bolsa de Lisboa suspenderá hoy la cotización de las acciones del BPI. Según fuentes de Dos Santos, su pretensión futura es que el Banco de Fomento de Angola cotice también en el parqué portugués.

Resuelta la crisis accionarial en BPI, al ministerio portugués de Finanzas le queda por resolver la recapitalización de Caixa Geral de Depósitos, el primer banco del país, de titularidad pública; la venta de Novo Banco y la consolidación accionarial de BCP, que aún no ha devuelto al Estado cerca de 700 millones de euros en ayudas públicas.

Después de que CaixaBank confirmase que las negociaciones para "encontrar una solución" para la situación de concentración de riesgos del BPI, el regulador bursátil portugués ha suspendido de cotización las acciones de la entidad.