Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los grandes grupos pagaron al fisco el 7,3% de sus beneficios en 2014

La Agencia Tributaria dice que las grandes empresas pagan casi el doble que en 2011 mientras se reduce tipo efectivo para el resto

Los grandes grupos consolidados pagaron el año pasado un impuesto de sociedades equivalente al 7,3% de sus beneficios, según avanzó ayer la Agencia Tributaria. Aunque el tipo efectivo que pagan las multinacionales es reducido en comparación con el nominal del 30%, es casi el doble que el 3,8% que pagaron en 2011. Este gravamen impositivo sobre el resultado contable no tiene en cuenta el impuesto de sociedades que estos grupos de empresas pagan en otros países pero tampoco algunos ajustes fiscales que les benefician.

Impuesto de sociedades pagado por las grandes empresas

Las estadísticas tributarias hay que observarlas con perspectiva. La Agencia Tributaria avanzó ayer que los grandes grupos consolidados pagaron el año pasado un tipo efectivo del impuesto de sociedades del 7,3% frente al nominal del 30%. Este gravamen es la relación entre la cuota líquida —lo que de verdad pagan al fisco— y el resultado contable de estas corporaciones. El resto de empresas pagaron menos: un 13,8% frente al 14,9% de 2013.

Aunque el tipo efectivo es muy reducido supone casi doble al que los mismos grupos, casi todos cotizados, liquidaron en 2011. Entonces pagaron un 3,8% de su resultado contable por el impuesto de sociedades, según la Agencia.

Hay que precisar que esta estadística oficial incluye los beneficios obtenidos en otros países y el logrado en España, y que estas empresas ya liquidan impuesto de sociedades por los beneficios en otros países. Pero también hay que indicar que el cálculo se realiza sobre el beneficio contable al que luego habría que restar las deducciones, bonificaciones y otras ventajas fiscales que benefician a las empresas.

Además, al igual que otras estadísticas estas también se pueden mirar a través de un cristal poliédrico que ofrece diferentes perspectivas. El tipo efectivo sobre las grandes corporaciones ha aumentado desde 2011 pero el año pasado la economía creció al 1,4% y las empresas obtuvieron los mejores resultados desde el inicio de la crisis. No obstante, también es cierto que hay una tendencia ascendente en la evolución del tipo efectivo de las grandes empresas. Es célebre la frase pronunciada por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al poco de llegar a La Moncloa: “Hay empresas del Ibex que no pagan impuestos”.

El aumento de la presión fiscal sobre las empresas es esgrimido por Hacienda para argumentar, en vísperas de la campaña electoral, que hace pagar a las corporaciones más que cuando gobernaba el PSOE y que, en contra de lo que le acusan sus rivales políticos, no favorece a estos grupos cotizados. En los tres últimos años, el Ejecutivo ha restringido las deducciones y bonificaciones en el impuesto de sociedades.

Desde Hacienda abundan en su argumento de que las medidas adoptadas por el Gobierno del PP durante la legislatura han tenido un gran impacto en la recaudación del impuesto de sociedades. De hecho, insisten en que entre 2011 y 2013 el aumento de la recaudación por este impuesto que pagan las empresas fue mayor que el alza del IRPF y del IVA a pesar de que el Ejecutivo también subió estas figuras.

Más presión fiscal

Hacienda explica así que entre 2011 y 2013 la recaudación, en términos de caja, del impuesto de sociedades aumentó en 3.334 millones. En el mismo periodo el aumento de la cosecha del IRPF y del IVA fue de 2.629 y de 148 millones respectivamente. Pese a que a finales de 2011, nada más llegar el PP al poder, aumentó los tipos y tramos del IRPF en una de las mayores subidas de la historia y en julio de 2012 incrementó el IVA. El ministerio trata de lanzar la idea de que el mayor esfuerzo fiscal para salir de la crisis lo realizaron las empresas.

Evolución de la recaudación del Estado en impuestos: IVA, Sociedades e IRPF

Pero las estadísticas necesitan perspectiva. Entre 2011 y 2014 la recaudación del impuesto sobre la renta ha crecido en 2.859 millones, y la del IVA en 6.872 millones frente al incremento de la recaudación del impuesto de sociedades de 2.101 millones. Además, en 2014, los ingresos obtenidos por este impuesto fueron menores que los del primer año de esta legislatura del PP. Y aunque el IRPF e IVA ya están recaudando más que nunca, los ingresos por el impuesto de sociedades aún están un 58% por debajo de 2007.

No obstante, los ingresos por pagos fraccionados de grandes empresas y grupos consolidados se han duplicado entre 2011 y 2014. Han pasado de 7.600 millones a 16.000 millones de euros. Para las pymes, sin embargo, se ha reducido los ingresos por estos pagos anticipados desde los 1.900 millones en 2011 a los 1.600 millones el año pasado. Además, desde la Agencia aclaran que la mitad de las diez mayores sanciones tributarias impuestas por la Delegación Central de Grandes Contribuyentes desde 1999 fueron impuestas el año pasado.

Las medidas para tapar los boquetes del impuesto

El Gobierno del PP ha desplegado un arsenal de medidas para reducir las ventajas fiscales que las empresas se anotaban al liquidar el impuesto de sociedades.

En 2014 se suprimió la deducibilidad de las pérdidas por deterioros de las participaciones en el capital o fondos propios de las entidades y las rentas negativas obtenidas en el extranjero por los establecimientos permanentes.

La reforma fiscal de 2015 establece de forma permanente medidas que afectan especialmente a grandes empresas:

- Se extiende la no deducibilidad de las pérdidas por deterioros de cartera variable a la cartera fija y a los activos fijos.

- Se limita la deducción de gastos financieros, uno de los mayores boquetes del impuesto

- Se establece un límite para la compensación de bases imponibles negativas.

- Se aprueba la limitación de la deducibilidad de los gastos por atenciones con clientes a un máximo del 1% de la cifra de negocios.

- Se limitan las deducciones fiscales aplicables en cuota, que se sitúa en conjunto, con carácter general, en un 25% de la cuota íntegra una vez aplicadas las deducciones por doble imposición y las bonificaciones, y en un 50% cuando la deducción por I+D+i es especialmente intensiva.

Además, durante los ejercicios 2014 y 2015 se prorrogaron algunas de las medidas temporales adoptadas en los años anteriores como los pagos fraccionados mínimos, la limitación a la compensación de bases imponibles negativas, la limitación a la deducción del fondo de comercio, la limitación a la deducción de activos intangibles, el incremento del pago fraccionado con dividendos de fuente extranjera.

Por otro lado, se aprobaron medidas, en el contexto BEPS --el proyecto de la OCDE para evitar la elusión fiscal de las multinacionales--, que afectan a grandes empresas.

Más información