El supervisor tardará años en medir el riesgo de la deuda soberana

El gobernador del Banco de Suecia, Stephan Ingves, defendió al idea de que la deuda soberana de algunos países tenga penalización por el riesgo de impago

El gobernador del Banco de Suecia, el Riksbank, Stefan Ingves.
El gobernador del Banco de Suecia, el Riksbank, Stefan Ingves.J.J.Guillén (EFE)

El gobernador del Banco de Suecia y presidente del Comité de Supervisión de Basilea, Stephan Ingves, apuntó ayer en Madrid que se tardará años en que los reguladores determinen la valoración del riesgo de la deuda de los Estados en los balances bancarios. La tesis del Bundesbank, y del propio supervisor sueco, pasa porque la deuda soberana de ciertos países tenga alguna penalización por el riesgo de impago. Las autoridades y los bancos españoles se oponen tajantemente y creen que los Estados podrían tener problemas de financiación.

El gobernador de Banco de Suecia admitió ayer en Madrid que el Comité de Supervisores de Basilea había iniciado una revisión del tratamiento del riesgo soberano y que podría plantear posibles cambios de la normativa actual más adelante. Ingves señaló que las modificaciones se realizarán de manera cuidadosa, holística y gradual. “Es una forma críptica de decir que llevará tiempo”, apuntó Ingves. Tras su discurso, en el turno de preguntas, concretó que se tardarían años en concretar el riesgo que se aplicará a la deuda soberana en los balances de los bancos.

Según fuentes financieras conocedoras de estos debates en Basilea, la crisis del euro abrió las dudas sobre la posibilidad de reestructuración de las deudas de algunos países. Esta cuestión se aprovechó por algunos países, como Alemania, cuyos bonos cotizan a una rentabilidad inferior en 10 puntos a los de Grecia, para plantear que no todo el papel de los Estados emitido en euros es igual de solvente. El hecho es que los Gobiernos de la Eurozona operan en la moneda única, una divisa que no controlan ni pueden emitir, algo que podría abrir el debate sobre el impago de los Estados. Como algún banquero apunta, la crisis del euro sirvió para “que todos nos diéramos cuenta de que trabajamos con una moneda extranjera”.

José Sevilla, consejero delegado de Bankia, apuntó ayer que no se puede olvidar que los bancos están obligados a mantener una parte de sus recursos en activos líquidos, entre los que está la deuda pública, y si se considera que tiene riesgo, las entidades no la comprarían y los Estados tendrán más dificultades para financiarse. “Creo que hay otros problemas más urgentes para los reguladores que el de la valoración de la deuda; es necesario unificar los criterios de capital y los activos ponderados por riesgo, que no están armonizados en los países”, apuntó Sevilla.

Contra la ‘tasa Tobin’

Los expertos creen que, más tarde o temprano, Basilea abrirá este debate. Algunos Gobiernos europeos creen que poner riesgo a la deuda soberana provocará que algunos Estados se endeuden menos, algo positivo a medio plazo.

Por otro lado, Ingves consideró que sería una “mala idea” imponer en España la tasa Tobin a las transacciones financieras internacionales. En la Convención Anual 2015 de la Asociación de Mercados Financieros (AMF), el gobernador del banco sueco señaló que esta afirmación “no tiene nada que ver con opiniones políticas. Técnicamente es muy difícil imponer”. “Tendría que ser muy baja” y, por tanto, “no produciría muchos ingresos”. Por ello, aseguró que “es mejor subir los impuestos a las sociedades”.

Ingves apuntó en su discurso que existía un alto grado de riesgo sistémico y que los colchones de capital y de liquidez no son lo suficientemente resistentes como para mitigar la prociclicidad inherente de los mercados financieros. En su opinión, la normativa bancaria de Basilea III paliará eficazmente estas debilidades y proporcionará una base resistente del sistema bancario. Ingves dijo estar convencido de que los supervisores finalizarán pronto esta regulación.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS