Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La volatilidad se instala en las Bolsas mundiales

El Ibex español se desmarca de las ganancias en el resto de Europa y cae un 0,55%

Un trader en la Bolsa de Nueva York. Ampliar foto
Un trader en la Bolsa de Nueva York. AP

[TEX]Las dudas sobre la salud económica de los países emergentes, con China a la cabeza, y sobre el ritmo de retirada de estímulos en Estados Unidos, han instalado la volatilidad en las Bolsas europeas, acostumbradas a la calma desde el final de la crisis de deuda. Los principales mercados del Viejo Continente cerraron este miércoles ligeramente al alza y recuperaron parte del terreno perdido el martes, cuando se dejaron entre un 2% y un 3%. La excepción fue el Ibex 35 español, que retrocedió un 0,55% lastrada por Telefónica. Las acciones de la teleco perdieron un 2,41% después de que la firma de inversión RBC Capital rebajase su potencial alcista por la debilidad de Latinoamérica, un mercado clave en sus cuentas, y la fuerte depreciación de las divisas emergentes.

En EE UU, el Dow Jones subía un 1,4% a dos horas del cierre y el S&P 500 se apuntaba una subida del 1,1% después de que dos indicadores laborales e industriales peores de lo esperado fuesen interpretados como un argumento más para que la Reserva Federal posponga la subida de tipos inicialmente prevista para este mes.

La madrugada anterior, la Bolsa china había marcado la pauta a los parqués occidentales. El principal índice del país, el de Shanghái, retrocedió un 0,2% después de llegar a caer casi un 5% durante la jornada. Esta fuerte fluctuación, muy común en un mercado que se mueve a golpe de intervención estatal, deja entrever que el Gobierno chino, lejos de abandonar el mercado a su suerte, sigue comprando importantes bloques de acciones cuando las pérdidas se agudizan. Este miércoles, nueve firmas de inversión chinas se comprometieron a desembolsar 4.200 millones de euros en acciones e inyectaron algo de calma en los mercados.

Las Bolsas del gigante asiático permanecerán cerradas hasta el lunes por dos fiestas nacionales consecutivas. Pekín conmemora estos días su victoria sobre Japón en la Segunda Guerra Mundial y ha redoblado sus esfuerzos para evitar que una nueva debacle bursátil empañase los festejos.

La leve mejoría en los principales índices europeos y el nuevo desplome trajo consigo un debilitamiento del euro frente al billete verde y una caída en el precio del oro, tradicional valor refugio. La moneda única europea se cambia ahora por algo más de 1,12 dólares.

Más información