Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA PETER THIEL I COFUNDADOR DE PAYPAL

“Tesla y Spacex son empresas revolucionarias”

El fundador de Paypal asegura que “quien quiera competir con Apple fracasará. Hay que crear productos nuevos”

Peter Thiel fotografiado en San Francisco en agosto de 2014.
Peter Thiel fotografiado en San Francisco en agosto de 2014.

Peter Thiel (Frankfurt, 1967) creció como un niño de Silicon Valley. Estudió en Stanford. Poco después creó la semilla del comercio electrónico, Paypal. Tras ocupar el cargo de consejero delegado comenzó una serie de inversiones que le valieron el reconocimiento de todo el gremio tecnológico. Fue de los primeros en apostar por Facebook. También por LinkedIn, Yelp o Palantir. Su fortuna supera 30.000 millones de dólares. Conocido por sus opiniones y métodos poco convencionales, en su último libro, De cero a uno, plantea los retos de la innovación constante.

Pregunta. En su libro dice que cuando entrevista a alguien para alguna de sus empresas siempre hace la misma pregunta: “Dígame algo que es cierto, pero muy pocos están de acuerdo en que es así”. ¿Qué espera que le respondan? ¿Qué diría usted?

Respuesta. No hay una respuesta. Tampoco la espero. Si me preguntasen a mí, seguramente diría que parece una pregunta sencilla pero tiene una respuesta complicada. Por ejemplo, si alguien dice, “creo que el euro no tiene futuro” o “creo que las energías solar y eólicas pueden abastecer a todo el mundo”, pensaría que han tomado partido por una parte del debate. No apuntan hacia un tema que, claramente, es minoritario o que nadie comparte. Es una manera de asegurarme de que estoy con alguien que piensa distinto. Cuando hago esa pregunta es cuando me doy cuenta de que casi siempre tomamos prestadas ideas de otros. En consecuencia, si doy con alguien que sí lo tiene, lo valoro muchísimo.

P. Usted es un férreo defensor de los monopolios, argumentando que implican un progreso relevante en su campo. Desde el punto de vista de alguien europeo es difícil de entender, ¿lo puede explicar mejor?

R. Un monopolio no implica necesariamente progreso. Un monopolio puede ser terrible en un mundo estancado. De todos modos, no creo que se dé cierta evolución sin monopolios. El progreso tecnológico se da cuando se crean cosas nuevas y mejores. Si creas algo que es totalmente nuevo, una nueva categoría de producto, a la vez estás creando un monopolio. Por ejemplo, cuando Apple creó el iPhone, para las demás compañías fue muy difícil seguir el paso. Si querías un iPhone se lo tenías que comprar a Apple. Muchísima gente estaba encantada de pagar una montón de dinero para tener algo único. Ese progreso es sinónimo del monopolio de Apple. No durará para siempre, porque siempre llegarán empresas nuevas con nuevos inventos. No creo que esas nuevas empresas vayan a tener éxito si se obsesionan en competir con Apple. Lo tendrán cuando creen algo nuevo.

P. Si tuviese que empezar una empresa hoy, ¿de qué sería?

R. Nunca debes emprender si estás bajo presión, coaccionado, o si actúas por impulso. Hay que pensárselo mucho. Solo deberías empezar una startup si crees que puede resolver un problema relevante que otros ignoran. Si es ese caso, hazlo. Mi perspectiva es invertir en empresas nuevas por las que otros inversores pasan por encima o las subestiman.

P. Usted creó Paypal, una empresa que revolucionó los pagos y el comercio electrónico en Internet. ¿Qué opina de los bitcoins?

R. Cualquiera que tenga una empresa que tenga que ver con los bitcoins debe tener una buena estrategia regulatoria.

P. A los gobiernos no les gusta esta nueva moneda. ¿Cree que un día se prescindirá de los gobiernos?

R. Dar por hecho que los gobiernos van a desaparecer no me parece una buena estrategia. Una empresa que opera en bitcoins puede cooperar con los reguladores y terminar por beneficiar a los consumidores. De todos modos, no creo que la moneda digital, en sí misma, vaya a cambiar el mundo. Hacen falta compañías para ello.

P. En su opinión, ahora mismo, ¿cuál es la empresa más revolucionaria?

R. Me gustaría decir que es aquella que se está montando ahora mismo y de la que todavía no hemos oído hablar, porque necesitamos novedades para hacer algún tipo de progreso. Como sea, dentro de las que ya son bien conocidas, creo que Tesla y SpaceX, ambas de Elon Musk, son revolucionarias. Están reviviendo la innovación y la tecnología más dura de una forma impresionante.

P. En este escenario, ¿las empresas de medios tienen alguna opción?

R. Primero deberíamos preguntarnos ¿qué es una empresa de medios? Por ejemplo, si hablas de periódicos, su situación ha dado un giro drástico en el último siglo, cuando gozaron del monopolio de la información y la distribución física. Ahora que el papel ha perdido poder, lo que quedan son las noticias. La información y la buena escritura, que van a seguir teniendo valor, pero no está claro quién va a acapararlo.

P. ¿Por qué rechaza los MBA [máster en administración de empresas]?

R. Hay gente buena con MBA, pero si ese es su único valor, no me parece buena señal. Me parece un tema muy vago como objeto de estudio, “administración de negocios”. No suele centrarse en un tipo de negocio. Dan generalidades, pero tampoco algo relacionado con humanidades o ciencias naturales. La consecuencia es que los MBA terminan por atraer a gente que no sabe exactamente qué quiere hacer, más allá de escalar puestos en algún negocio que ya existe. Es lo más parecido a un entrenamiento para no innovar.

P. ¿Cómo cree que debería evolucionar la educación?

R. Creo que la palabra en sí tendría que ser menos enrevesada. Creo que lo importante es aprender. Educación suena más a un proceso que se impone, a un sistema por el que todos pasan. Creo que deberíamos centrarnos y preguntarnos qué podemos aprender como individuos, más que en cómo deben evolucionar las instituciones.

P. Hay opiniones que alertan sobre una posible burbuja en Silicon Valley a punto de estallar, ¿cuál es la suya?

R. Puede que algunas empresas estén sobrevaloradas, pero las infravaloradas lo están demasiado. Y esas son las que importan de verdad en el futuro. A la larga, es más importante escoger las compañías correctas que poner una fecha al estallido del mercado.