Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda cambia la fiscalidad sobre patentes por la OCDE

El Gobierno adapta la fórmula para el cálculo del incentivo fiscal sobre patentes en los Presupuestos para adaptarse a las recomendaciones de Bruselas

El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre.
El secretario de Estado de Hacienda, Miguel Ferre. EFE

El Ministerio de Hacienda cambiará el tratamiento de los incentivos fiscales que aplica a la creación y explotación de patentes y de nuevos diseños para adaptarse a las recomendaciones de la OCDE y de Bruselas. El Gobierno aprovechará la tramitación de los Presupuestos de 2016 para redefinir qué gastos relacionados con la creación de patentes tienen derecho a deducirse en el impuesto de sociedades. España adapta así su legislación para cumplir con la normativa comunitaria.

El Gobierno aprobó en septiembre de 2013 la ley de apoyo a los emprendedores y su internacionalización. La norma mejoraba las deducciones que tienen las empresas por las patentes. Para ello, permitía una reducción en la base imponible de entre el 40% y el 60% de las rentas netas obtenidas por la venta de aplicaciones industriales, patentes y otros activos intangibles. Estos incentivos son conocidos como patent box y están destinados a incentivar la innovación tecnológica.

Ahora el Gobierno modifica la fórmula para el cálculo del incentivo fiscal para adaptarse a las recomendaciones de la OCDE y de la Unión Europea. Para ello contempla "una prorrata de los gastos en los que ha incurrido la entidad en la generación del activo en relación con los gastos totales derivados del mismo". Aplica así el denominado modified nexus approach, impulsado por la OCDE en sus trabajos del BEPS —plan contra la erosión de bases imponibles y traslación de beneficios, en sus siglas en inglés—, un proyecto para homogeneizar la legislación fiscal y evitar que las grandes multinacionales aprovechen los resquicios que dejan las diferentes regulaciones del impuesto de sociedades.

Régimen transitorio

La nueva fórmula permite, por ejemplo, que una gran empresa con domicilio fiscal en España contrate a un despacho de ingeniería en España para crear una nueva línea de producción, que incorpora maquinaria nueva. Esto supone un activo intangible, que la empresa puede ceder o vender a otras empresas del sector en otros países. Los ingresos por la explotación de la patente menos la parte proporcional de los gastos en que incurrió permitirá a la empresa española reducir su base imponible.

El Ejecutivo aprovechará la tramitación de los Presupuestos para incorporar el acuerdo adoptado en la Unión Europea sobre las recomendaciones de la OCDE acerca de incentivos fiscales a la cesión de determinados activos intangibles, como es el caso del patent box. El pasado diciembre, el Consejo de Ministros ya se comprometió a adoptar la fórmula propuesta por la OCDE para determinar el importe del incentivo fiscal a las patentes.

El Gobierno establece un régimen transitorio para las cesiones de patentes realizadas con anterioridad al 1 de julio de 2016, en los términos acordados por el Consejo de Ministros de la UE. Con estos cambios, España será "pionera" y se acogerá por adelantado a los acuerdos adoptados por la UE, según el Gobierno. Bruselas había fijado el 30 de julio de 2016 como fecha límite para que los países miembros adaptaras su legislación a las recomendaciones de la OCDE.