Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vodafone hace limpieza en Ono y destapa pérdidas de 642 millones

La recompra de deuda, los problemas con Hacienda y loS premios a directivos castigan el resultado

Sede del grupo Ono en Madrid.
Sede del grupo Ono en Madrid. BLOOMBERG

Vodafone ha decidido poner orden en las cuentas de Ono. El grupo británico ha aprovechado el primer ejercicio en que ha tomado el control de la compañía para hacer limpieza. Grupo Corporativo Ono cerró 2014 con unas pérdidas consolidadas de 642 millones de euros tras recomprar deuda, reconocer el deterioro de activos, provisionar la morosidad de clientes, aceptar las actas levantadas por Hacienda por fraude fiscal del anterior equipo y pagar altos premios a los directivos.

Vodafone ya había reconocido que el impacto de la consolidación de Ono en las cuentas del grupo durante una parte del pasado ejercicio había sido de pérdidas de 400 millones, pero ahora las cuentas depositadas en el Registro Mercantil desvelan que sus pérdidas totales fueron de 642,2 millones el pasado año (lo que supone multiplicar por 26 los números rojos de 2013) y cuál es el origen de ese agujero, la mayor parte del cual se concentra en su filial operativa, Cableuropa (rebautizada como Vodafone Ono), que perdió 576 millones.

Todo se juntó en contra de Ono el pasado año, desde la caída de ventas y márgenes hasta los resultados extraordinarios negativos por la subida del dólar. Una parte de las pérdidas tiene su origen en decisiones de gestión del nuevo equipo, que ha decidido poner orden en el balance de la compañía que adquirió en julio del año pasado por 7.200 millones, deuda incluida, una operación anunciada en marzo del año pasado. Vodafone decidió cancelar la costosa deuda que arrastraba la compañía y la recompra ha supuesto pagar importantes primas de amortización anticipada.

Recompra de deuda

El grupo Vodafone dio a Cableuropa una línea de crédito subordinado de hasta 3.800 millones con vencimiento en 2021 referenciada al euríbor para deshacerse de la deuda de alto coste con que se financiaba. Las primas y gastos financieros por cancelación anticipada de diversos préstamos y emisiones de deuda han supuesto 285 millones de euros. La última recompra de deuda se ha producido ya en 2015.

Vodafone hace limpieza en Ono y destapa pérdidas de 642 millones

Otra partida muy importante ha sido la relativa a las actas fiscales levantadas por Hacienda y firmadas en conformidad “por recomendación de sus asesores fiscales internos y externos”. La inspección ha considerado no deducible el IVA soportado en la facturación de determinados proveedores (por operaciones de reventa realizadas con otra operadoras telefónicas). Eso ha supuesto un coste fiscal de 73,1 millones por cuotas, recargos, intereses de demora y sanciones por fraude fiscal en el IVA y 4,4 millones por otros impuestos. Además, la inspección dio de baja 30 millones en créditos fiscales.

La empresa también reconoció una pérdida de 11,6 millones por las licencias de espectro móvil para las frecuencias de 2.6 Ghz que se ha visto obligada a devolver por una resolución del Gobierno. Asimismo, ha reconocido otros 18,7 millones de deterioro del inmovilizado material, principalmente por la antigua plataforma de operador móvil virtual, sustituida durante el año. Además, ha tenido otro cargo extra de 23,75 millones al adecuar la vida útil de cables de fibra óptica y equipos de energía, que Ono venía amortizando a un ritmo mucho más lento que la que se estima ahora que es su vida útil. La empresa también ha reconocido una por deterioro de cuentas cobrar de clientes morosos con antigüedad inferior a un año por 52,3 millones.

Plan de incentivos

También se han realizado dotaciones a provisiones por importe de 77,6 millones por contratos onerosos de alquiler, litigios, el plan de incentivos para un grupo reducido de directivos y otros riesgos. Hay 57,5 millones provisionados a cierre de año por el plan de incentivos, pero además se han contabilizado como gastos de personal otros 59,1 millones en 2014.

La compañía detalla en sus cuentas que tiene activos por impuestos diferidos (impuestos a ahorrar en el futuro por créditos fiscales, deducciones, gastos financieros pendientes de deducir y otros) por importe de 1.062 millones de euros, después de que la rebaja de tipo del impuesto de sociedades en la reforma fiscal haya tenido un impacto negativo (menos impuestos a ahorrarse) de 189 millones. La empresa, que ahora consolida fiscalmente con Vodafone, espera recuperar esos activos en el periodo 2015-2024. Ono tiene bases imponibles negativas por importe de 3.169 millones y gastos financieros pendientes de deducir (por el límite anual a su deducibilidad) por 595 millones, estos últimos generados sobre todo el año pasado. También tiene pendientes gastos por amortización deducibles en periodos posteriores por 245 millones.

Revalorización del dólar

Como Cableuropa, su filial operativa, estaba endeudada en dólares y la divisa estadounidense se ha revalorizado, ha sufrido diferencias negativas de cambio por 102,1 millones de euros en 2014. Sin embargo, el efecto neto ha quedado en 15,6 millones gracias a las coberturas y valores contratados.

Durante el pasado ejercicio, los ingresos de Ono cayeron un 6,3%, hasta 1.465,6 millones, sobre todo por el descenso en la reventa de tráfico con otras operadoras. También se redujo el negocio residencial y de grandes empresas, mientras que mejoró algo el de las pymes. El margen bruto cayó un 6%, hasta 1.011 millones y el resultado bruto de explotación (EBITDA) otro 6%, hasta 644,5 millones. La empresa redujo su plantilla media de 2.635 a 2.494 empleados, según su informe de gestión.

Más información