Los saldos en la costa se acaban

Los precios de las casas de verano han registrado alzas en 35 localidades durante los primeros tres meses del año

Quienes hayan puesto sus ojos en una segunda residencia en Jávea van a tener que volver a echar números. Los precios en esta localidad de la Costa Blanca han subido nada menos que un 11,2%, de tal forma que el metro cuadrado se vende a 1.658 euros. Los nuevos precios se aplican ya a los pocos proyectos nuevos que hay en marcha, como unas 40 viviendas desarrolladas por promotores extranjeros y nacionales. El binomio sol y playa ha estado de saldo estos últimos años. De hecho, las viviendas en la costa de Casares (Málaga), Canet d’En Berenguer (Valencia) o Ayamonte (Huelva) se han rebajado hasta un 60%.

Pero eso empieza a cambiar. El viaje hacia las playas donde los precios siguen bajando se acorta cada vez más. “Un total de 35 poblaciones han encarecido sus precios entre el primer trimestre de 2014 y el mismo de 2015. El año pasado, tan solo cuatro registraban crecimientos”, recoge la tasadora Tinsa en su último informe sobre vivienda (nueva y usada) en costa. Entre un 5% y un 9% han subido en Chiclana (Cádiz), Adeje (Tenerife), Punta Umbría (Huelva), Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) y Sóller (Mallorca).

No todo está perdido. Hay 29 localidades repartidas por todo el litoral español cuyas viviendas han bajado sus precios más de un 10% en los tres primeros meses del año. “Pallafruguell, en Girona, lidera la lista con un descenso interanual del 16,9%. Le siguen Barbate (Cádiz), que baja un 15,3%, y Gandía (Valencia), con una caída del 14,6%”, explican en Tinsa.

El grueso de las compras se reparte entre las playas alicantinas y andaluzas

Unas playas suben precios, otras los bajan. En unas -la mayoría- la construcción está paralizada, mientras que en otras las grúas vuelven a la obra. En Ibiza, por ejemplo, se estima que han arrancado aproximadamente un centenar de viviendas. Y “en Marbella se está agotando el stock y ya hay varias promociones de obra nueva con un ritmo de preventas y comercialización razonable. Incluso ya hay promotores interesados en terminar edificios que se quedaron paralizados”, indica Carlos Smerdou, consejero delegado de Foro Consultores.

Así las cosas, la situación en los mercados de vivienda vacacional es tremendamente heterogénea. Hay que mirar con lupa. Para comprar los apartamentos más asequibles hay que dirigirse a la costa de Almazora (Castellón), donde el metro cuadrado está en 804 euros. O a localidades más alejadas de la playa, como Puerto Lumbreras (Murcia), que vende a 823 euros. “Litorales con precios asequibles son los de Castellón o Murcia donde todavía hay zonas con sobreoferta, pero ya hay un aspecto muy positivo y es que la velocidad en la liquidación del stock es mayor que otros años”, explica Smerdou.

Si además de playa y precios económicos, se busca obra nueva, hay que coger el avión. “La costa menos cara sería la canaria, con precios cercanos a 1.250 euros el metro”, apunta César Hernández, director de Análisis de Mercado de ST Sociedad de Tasación.

Por contra, la ruta del lujo empieza en la Costa Brava, sigue en Baleares y termina en la Costa del Sol. Sitges, con 2.694 euros el metro cuadrado, es la localidad con el precio más elevado. Le siguen las mallorquinas Calvià, Andratx y Alcúdia, según la estadística de Tinsa. Aunque cuando se habla de vivienda de gama alta Mallorca no tiene competidor. “En Mallorca se está formando un nuevo segmento del mercado de propiedades de lujo en un rango de precios en torno a cinco millones de euros, frente a los dos millones que se fijaban hace unos años. La mejora se inició en el suroeste y se está extendiendo por toda la isla”, aseguran en Engel & Völkers.

La vivienda vacacional tipo cuesta 123.000 euros y tiene unos 84 metros

Tire más el precio o primen más los gustos personales, a la hora de decantarse por una vivienda en la playa el comprador lo tiene bastante claro. El grueso de los contratos se reparte entre las playas alicantinas y andaluzas. Las cinco localidades costeras que registraron en 2014 un mayor número de transacciones, según datos del Ministerio de Fomento, fueron Torrevieja, Marbella, Orihuela, Mijas y Estepona. En las alicantinas la reciente obra nueva no es muy abundante pero cada municipio costero suele tener entre 30 y 60 unidades de viviendas al año. Destaca Playa Paraíso, en Villajoyosa, donde se construyen unas 60 viviendas.

El comprador tampoco duda a la hora de elegir residencia. “La demanda se decanta por los 70 u 80 metros. Actualmente se detecta cierta tendencia a buscar pisos algo más grandes que antes, teniendo en cuenta que por importes menores se pueden encontrar viviendas de mayores dimensiones”, dice Hernández. Otros clientes sacrifican superficie a cambio de mayor proximidad a la playa.

Redondeando, “una segunda residencia tipo en la costa ronda los 123.000 euros, está en buen estado, tiene dos dormitorios y unos 84 metros cuadrados”, calculan en Tinsa.

Sobre la firma

Sandra López Letón

Redactora especializada en el sector inmobiliario, del que informa desde hace más de dos décadas. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en EL PAÍS. Actualmente, escribe en el suplemento de información económica 'Negocios'. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción