Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendida la subasta del Aeropuerto de Ciudad Real de este viernes

El juez considera que se han cambiado las condiciones sin dar la necesaria publicidad

Vista del aeropuerto de Ciudad Real.
Vista del aeropuerto de Ciudad Real. EFE

El juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 y de lo Mercantil de Ciudad Real ha anunciado hoy la suspensión de la subasta judicial del Aeropuerto Central de Ciudad Real prevista para mañana por considerar que las condiciones de la misma habían cambiado sin que se anunciaran anticipadamente.

Según la providencia del Juzgado a la que ha tenido acceso Efe, la subasta ha sido suspendida después de que el juez considerara que se había "modificado con relevancia el contenido de la misma, sin los necesarios requisitos de antelación y publicidad".

La suspensión de la subasta se fundamenta en que la Ley de Enjuiciamiento Civil establece que la puja se ha de anunciar con 20 días de antelación, cuando menos, al señalado para su celebración, una circunstancia que en este caso no se cumple.

Esto es así porque la Administración Concursal modificó las condiciones de la venta para incluir la opción de venta de los terrenos industriales, además de la ya prevista unidad aeronáutica, hace algo menos de siete días a la celebración de la misma. Por este motivo, a partir de ahora se establecerá un plazo suficiente para que los posibles interesados en adquirir estos bienes puedan presentar sus ofertas.

Un precio de salida de 40 millones

El Aeropuerto Central de Ciudad Real tenía previsto ser subastado mañana en los juzgados de Ciudad Real por un importe de salida de 40 millones de euros. Con la subasta se pretendía poner fin al proceso de enajenación de la infraestructura aeroportuaria, tras los numerosos intentos de vender de forma directa por cantidades que variaron entre los 100 y 80 millones de euros y que concluyó sin que se registraran "ofertas admisibles de compra".

Por este motivo, el juzgado tomó la decisión de optar por vender por partes el aeropuerto en unidades productivas. Una de ellas será la explotación aeroportuaria estricta, constituida por el Aeropuerto de Ciudad Real y, por otra, como explotación inmobiliaria, los terrenos que rodean el aeropuerto.

La primera en venderse será la explotación aeroportuaria constituida por el Aeropuerto de Ciudad Real con un valor de 40 millones de euros, que incluye todos sus terrenos e inmuebles, entre ellos, la pista de aterrizaje, la plataforma de rodadura, los de terrenos incluidos en la zona aire, hangares o torre de control, entre otros.

A ello, hay que sumar la terminal, el aparcamiento, la pasarela sin terminar que conduciría a la vía férrea y el resto de los edificios e instalaciones necesarias para el funcionamiento del Aeropuerto que se hallan fuera de estos terrenos.

"Incentivar la participación"

En un escrito remitido al Juzgado de Primera Instancia y Mercantil número 4 de Ciudad Real, los administradores concursales anunciaron su intención de "incentivar la participación" en la subasta del aeropuerto con el fin de que se presenten "las mejores ofertas posibles".

Para ello, establecían una serie de condiciones que afectarán a la venta futura de aquellos bienes inmuebles propiedad de la concursada que no serán objeto de la subasta y que son considerados importantes para garantizar la explotación futura del aeropuerto.

De este modo, la administración concursal establece un derecho de opción de compra sobre estos bienes a favor de quien adquiera el aeropuerto, por un importe superior a 28 millones de euros, sin perjuicio de que quien lo compre por una cantidad inferior pueda presentar por los restantes bienes no subastados las ofertas de compra que considere de acuerdo al Plan de Liquidación.

El derecho de opción de compra atribuirá a su titular la posibilidad de adquirir en exclusiva la totalidad de los terrenos de uso industrial aeroportuarios, y en su caso agrícola, propiedad de CR Aeropuertos S.L que no hubieran sido enajenados mediante la subasta.

El aeropuerto de Ciudad Real, el primero construido con capital privado, echó el cierre definitivo en abril de 2012, después que comenzara a funcionar en diciembre de 2008, en uno de los proyectos de infraestructuras que han acabado en fiasco.