Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ono aporta 400 millones de pérdidas a Vodafone el primer año

El grupo esperar usar más de 3.000 millones en créditos fiscales en un plazo de 8 a 10 años

Una mujer entra la sede de Ono, en Pozuelo de Alarcon.
Una mujer entra la sede de Ono, en Pozuelo de Alarcon. REUTERS

La compra de Ono por 7.200 millones de euros, incluida deuda, ha sido la gran apuesta de Vodafone para crecer en España con una oferta integrada de banda ancha y móvil. Pero en su primer año, Ono ha aportado a Vodafone unas pérdidas de 313 millones de libras (400 millones de euros al tipo de cambio medio del pasado ejercicio de 1,28 euros por libra que el grupo británico ha usado en sus cuentas). Vodafone espera empezar a rentabilizar pronto la compra y aprovechar los jugosos créditos fiscales de Ono para ahorrar impuestos.

Cuando el grupo Vodafone presentó las cuentas del ejercicio cerrado el pasado 31 de marzo, señaló que Ono había aportado 698 millones de libras a los ingresos y 267 millones al resultado bruto de explotación (EBITDA), pero no informó de su aportación al resultado neto del grupo. Lo ha hecho ahora, al publicar sus cuentas anuales consolidadas.

Vodafone empezó a consolidar Ono en sus cuentas el 23 de julio de 2014. Si lo hubiera hecho desde el 1 de abril, cuando empieza el ejercicio del grupo británico, aún habría aportado más pérdidas, según las cuentas proforma o hipotéticas que publica el grupo.

Créditos fiscales

Las cuentas anuales de Vodafone señalan que la compra de Ono aporta al grupo 2.375 millones de libras (más de 3.000 millones de euros) en bases imponibles negativas, que no vencen, como consecuencia de las pérdidas acumuladas. Vodafone ha contabilizado ya como activo fiscal diferido 603 millones de libras (en torno a 800-900 millones de euros, según el tipo de cambio que se tome) porque la compañía espera ahorrarse esos impuestos futuros. Vodafone explica que espera utilizar por completo las bases imponibles negativas durante los próximos 8 a 10 años.

La compañía también explica cómo ha contabilizado la compra de Ono. Pagó 2.945 millones de libras (unos 3.800 millones de euros) por las acciones de la compañía el pasado 23 de julio. Los activos netos de la empresa adquirida eran de 1.527 millones de libras y casi todo el resto, 1.423 millones de libras, los contabiliza como fondo de comercio, que espera recuperar sobre todo por las sinergias del negocio.

El valor de la marca Ono

Entre los activos, hay 777 millones de libras de intangibles, de los que 710 millones son las relaciones y contratos con clientes; 34 millones de programas informáticos, mientras que la marca Ono se ha valorado en solo 33 millones de libras (unos 42 millones de euros al tipo de cambio citado). Ono tenía 3.000 millones de deuda a corto y largo plazo, unos 400 millones en otras cuentas por pagar y 83 millones en provisiones.

Vodafone detalla que la compra de Ono tuvo unos costes de transacción de 11 millones de libras, que se han apuntado también en la cuenta de pérdidas y ganancias.