Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un empresario saudí compra el apartamento más alto de EE UU

Fawaz Alhokair paga 86 millones por el ático del 432 de Park Avenue de Nueva York

Edificio 432 Park Avenue de Nueva York.
Edificio 432 Park Avenue de Nueva York.

El ático más alto en la ciudad de Nueva York tiene ya propietario. El magnate saudí Fawaz Alhokair tiene firmado el contrato por el que desembolsará 95 millones de dólares (unos 86 millones de euros) por un palacete tipo loft en el 432 de Park Avenue, en el piso más alto del rascacielos residencial más elevado de Estados Unidos y todo el hemisferio Occidental. Mide 1.396 pies (unos 425 metros), más que el Empire State. Cuando se cierre la venta, será el segundo montante mayor pagado en Manhattan por un piso.

Alhokari, de 49 años, debe su fortuna al negocio inmobiliario y al sector del comercio. Se estima que su patrimonio personal asciende a 1.370 millones de dólares. Ahora, además, tendrá una de las vistas más envidiadas del mundo. El edificio se alza casi a los pies de Central Park, en la calle 57. Justo al oeste tiene el One57, al que arrebató hace unos pocos meses el título de la aguja de Nueva York.

El apartamento en cuestión, de acuerdo con la información revelada por The Real Deal, tiene una superficie de 767 metros cuadrados distribuidos en seis habitaciones y siete cuartos de baño. Los primeros inquilinos de este rascacielos, rival también del 520 Park Avenue ó el 220 Central Park South, empezarán a ocupar sus viviendas cuando se inaugure el edificio el próximo otoño.

Lo que sigue conservando el One57 es el precio más alto pagado por un apartamento en Nueva York: 100,5 millones que desembolsó una misteriosa familia estadounidense por el ático que ocupa las plantas 89 y 90. También en el One57 acaba de compra un dúplex Bill Ackman, uno de los inversores más poderosos de Wall Street. El propietario del fondo de cobertura Pershing Square pagó en marzo 91,5 millones.

El empresario saudí compró el ático sobre plano, cuando la estructura de Mackloew Properties y CIM Group, diseñada por el arquitecto Rafael Vinoly, aún no había roto el perfil de Manhattan con sus 426 metros de altura. La sensación de vértigo es la misma que se tiene desde el Observatorio de la Torre Uno en el World Trade Center, que acaba de abrir el pasado viernes al público.

Fawaz Alhokair, considerada la octava fortuna en Arabia Saudí, fundó hace 25 años el grupo inmobiliario y comercial más importante del Reino junto a sus dos hermanos, Salman y Abdul Majeed. Iniciaron el negocio con dos tiendas de ropa para hombres. En la actualidad operan más de una decena de centros comerciales y tienen los derechos para vender marcas como Zara, Gap, Nine West y Banana Republic.

Hasta que el complejo no cobre vida se sabrá poco de quienes serán sus vecinos. Los promotores de este tipo de residencias de lujo, además, se cuidan muy mucho de desvelar las identidades de sus clientes. Si se sabe que la mitad del piso 67 lo ocupará el magnate inmobiliario Howard Lorber, patrón de Doglas Elliman. Su socio, Bennett LeBow, ocupará también otra mitad, tres plantas más abajo.

La competición por tener el edificio más alto es más que una tendencia en una ciudad como la de Nueva York, donde la única manera que tiene para crecer la metrópoli es hacia lo alto. Alhokari sabe, como el resto de residentes de Manhattan, que el 432 Park Avenue tiene los días contados como el edificio residencial más alto de EE UU. Le superará la Nordstrom Tower y el 111 West 57th Street.