Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey pide compromisos contra el cambio climático a las empresas

Felipe VI incide en que combatir el calentamiento "no implica ralentizar el crecimiento"

Greenpeace protesta ante el monarca por el recorte a las energías renovables en España

Una activista de Greenpeace muestra un cartel en favor de las renovables delante de Felipe IV en la apertura de Carbon Expo en Barcelona.
Una activista de Greenpeace muestra un cartel en favor de las renovables delante de Felipe IV en la apertura de Carbon Expo en Barcelona.

El rey Felipe VI ha instado este martes al sector público y al privado a que se comprometan para alcanzar un acuerdo de lucha contra el cambio climático en la próxima cumbre de París, que se celebrará dentro de seis meses. Durante la cita en la capital francesa los Estados deberán establecer el nuevo modelo de lucha contra el calentamiento global que sustituirá al protocolo de Kioto.

El Rey ha inaugurado hoy en Barcelona Carbon Expo, una feria internacional sobre los mercados de carbono, una herramienta de mitigación de las emisiones que surgió tras el acuerdo de Kioto. En su discurso, Felipe VI ha incidido en que para alcanzar el nuevo acuerdo se necesita la colaboración de todos, del sector público, de las empresas y también de la "sociedad civil".

37 grandes empresas españolas piden revisar la fiscalidad verde

El Grupo Español de Crecimiento Verde, que agrupa a 37 grandes empresas, ha presentado este martes la llamada Declaración de Barcelona coincidiendo con la apertura de Carbon Expo. Estas compañías –entre las que se encuentran BBVA, Santander, Telefónica, FCC, Gas Natural, Iberdrola y Endesa– han lanzado diez recomendaciones para potenciar la economía baja en carbono.

Entre otras propuestas, piden que se revise "la fiscalidad para convertirla en una herramienta de apoyo al crecimiento verde". Esta recomendación está en la línea de lo que algunos organismos internacionales han pedido al Gobierno español. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó en marzo su análisis sobre las políticas medioambientales de España. Y una de las recomendaciones que se hacían en ese informe era aumentar la recaudación a través de los impuestos medioambientales, lo que permitiría reducir "los gravámenes sobre el trabajo para estimular el crecimiento". El organismo internacional recordaba que España es uno de los países de la UE en los que menos se recauda a través de las ecotasas.

El Grupo Español de Crecimiento Verde apuesta en su declaración por "descarbonizar la economía con la contribución de todos los sectores" y por establecer un "marco regulatorio estable, predecible y transparente". También, por "eliminar trabas administrativas y asegurar la coordinación institucional", una recomendación incluida en el informe de la OCDE.

Según el monarca, la lucha contra el cambio climático no significa "ralentizar el desarrollo económico". "Al contrario", puede ser el inicio de un "desarrollo futuro sostenible y saludable", según el Rey. "Debemos transformarlo en una fuente de oportunidades", ha añadido.

"No tenemos otra opción" que luchar contra el calentamiento global, ha señalado por su parte la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de la ONU para el Cambio Climático, Christiana Figueres: "No hay un plan b".

En el acto, además, también han participado el comisario europeo de Cambio Climático y Energía, Miguel Arias Cañete,  y la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina. Mientras pronunciaba su discurso, una activista de Greenpeace se ha situado delante de la ministra y ha desplegado una pequeña pancarta, en la que se leía: "Salva el clima, 100% renovables". Poco después, otro miembro de Greenpeace ha vuelto a mostrar otro cartel con el mismo mensaje. Ambos han sido desalojados por los encargados de la seguridad. Esta organización ecologista ha detallado que su objetivo era denunciar que esta feria en Barcelona sobre los mercados de carbono es "una cortina de humo más del Gobierno en su política energética y climática", ya que el Ejecutivo no apuesta por las renovables.

Dentro de esta feria, que durará hasta miércoles, el Grupo del Banco Mundial ha presentado su informe anual sobre los precios del carbono. Según este organismo, los distintos instrumentos que existen para penalizar las emisiones de CO2 suponen este 2015 alrededor de 50.000 millones de dólares (unos 46.000 millones de euros). En concreto, los mercados de compra de emisiones han movido unos 34.000 millones de dólares. Y los impuestos sobre la generación de carbono en todo el mundo suponen 14.000 millones de euros, según los cálculos del Banco Mundial. 

Unos 40 países y más de 20 ciudades usan mecanismos de este tipo para penalizar el carbono. Según el informe anual del Grupo Banco Mundial, el debate sobre si es más efectivo contra el cambio climático emplear un régimen de comercio de derechos de emisión o impuestos ha desaparecido. Esta organización no recomienda ninguno de los dos instrumentos; sostiene que su elección "depende de las circunstancias y el contexto de cada país".