Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sacyr reclama ya 2.500 millones en sobrecostes del Canal de Panamá

El experto independiente calcula que el consorcio recuperará algo más de la mitad

Vista general la ampliación del Canal de Panamá en agosto de 2014
Vista general la ampliación del Canal de Panamá en agosto de 2014

Los sobrecostes de las obras de ampliación del Canal de Panamá siguen disparados y están ya cerca de suponer tanto como el presupuesto inicial del proyecto, que era de 3.118 millones de dólares. Sacyr ha hecho balance de las reclamaciones presentadas por el consorcio Grupo Unidos por el Canal (GUPC) y la cifra asciende ya a 2.698 millones de dólares (cerca de 2.500 millones de euros al tipo de cambio actual)

El experto independiente DLF Associate ha emitido un informe el pasado 19 de enero en el que calcula que el consorcio, en el que Sacyr tiene una participación del 41,6%, recuperará en total 1.398 millones de dólares, algo más de la mitad de lo solicitado hasta ahora.

Un proceso en tres pasos

Las reclamaciones se encuentran en un proceso de resolución acorde con lo estipulado en el contrato entre la compañía y la Autoridad del Canal de Panamá (ACP). Este contrato establece un sistema de resolución de reclamaciones o disputas que se basa en tres estamentos para su resolución.

En primer lugar, las reclamaciones deben notificarse a la ACP, que puede reconocer la totalidad o parte de las mismas.

En segundo lugar, las reclamaciones rechazadas por la ACP deben dirigirse a la DAB (Dispute Adjudication Board o Junta de Resolución de Disputas), que está formada por tres expertos, uno elegido por la ACP, otro por GUPC y un tercero de mutuo acuerdo entre ambos

Por último, las reclamaciones se podrán dirigir a la CCI (Tribunal de arbitraje con sede en Miami, sujeto a la Ley panameña, que se rige bajo las normas de la Cámara de Comercio Internacional). El procedimiento de arbitraje establecido tomará una decisión sobre la responsabilidad de estos costes imprevistos.

Sacyr ha llegado a presentar reclamaciones, cifradas en 218 millones de dólares, incluso por el retraso derivado del propio conflicto por los sobrecostes, que llevó a la suspensión de los trabajos en enero de 2014. Y también ha reclamado 191 millones de dólares por el retraso en llevar a la práctica el acuerdo financiero con el que se puso fin al conflicto. En todo caso, una vez encauzada la financiación de las obras y la vía de solución de los conflictos, la ampliación del Canal avanza a buen ritmo.

El importe en sobrecostes, esos 2.698 millones a 31 de diciembre de 2014, es superior a los 2.572 millones de dólares cobrados por certificaciones de obra, una cifra que representa un grado de avance del 71%.

Al margen de las reclamaciones por sobrecostes, el consorcio ha recibido otros 352 millones por una serie de modificados firmados con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), en concepto de ajustes por el precio del acero, proveedores clave y proveedores específicos. Estas revisiones estaban fijadas en el contrato de adjudicación.

Sacyr ha recogido el importa global de las reclamaciones en la memoria de sus cuentas anuales del ejercicio 2014. Según la compañía, se trata de reclamaciones "objetivas y cuantificadas", "derivadas de diversos costes imprevistos surgidos en el proyecto".

El importe de las reclamaciones presentadas que han sido registradas como ingresos en los estados financieros consolidados de GUPC hasta el cierre de 2014 asciende a 910 millones de dólares, lo que representa un 34% de las reclamaciones presentadas. Durante el ejercicio 2014 el grupo no ha reconocido ningún ingreso por reclamaciones que hayan sido rechazadas por la Junta de Resolución de Disputas (DAB).

Cantidades a recuperar

El pasado 19 de enero, el experto independiente DLF Associate emitió un informe en el que llega a la conclusión de que es razonable esperar que se recuperen 1.398 millones de dólares de los sobrecostes reclamados.

En el informe se hace un análisis de cada una de las reclamaciones, se describe la fase en que se encontraban hasta la fecha del informe y se establece una estimación sobre la cantidad que razonablemente se podría esperar recuperar en cada una de ellas. Estas estimaciones las realiza DLF Associate sobre la base de su propia investigación, experiencia y sobre la base de la documentación proporcionada por GUPC.

Como del total de reclamaciones ya se han cobrado 273 millones de dólares, hasta la cifra estimada quedarían pendientes de recuperar 1.125 millones de dólares.

De estas cifras, a Sacyr le corresponde un 41,6%, su participación en el consorcio. Es decir, "es razonable esperar que se recuperen 468 millones de dólares de un total de 1.122 millones de dólares". Entre las reclamaciones que DLF Associate estimó recuperables, existen algunas que al cierre del ejercicio 2014 se encontraban en un proceso arbitral, por lo que de acuerdo con las normas contables, estas reclamaciones no han sido reconocidas en las cuentas.

Garantías de 554 millones de dólares

GUPC volvió a cerrar 2014 con un patrimonio neto negativo. Sacyr ha provisionado en sus cuentas las posibles responsabilidades que tenga que asumir.

El importe de las fianzas y garantías prestadas por Sacyr directa o indirectamente a través de GUPC en relación con el proyecto de construcción del Tercer Juego de Esclusas del Canal de Panamá ascienden a 554,4 millones de dólares a cierre de 2014, una cifra que se ha reducido con respecto al cierre de 2013.

En virtud del contrato, los miembros de GUPC asumen una garantía conjunta y solidaria frente a la ACP por un importe máximo de 600 millones de dólares. La garantía de cumplimiento de obra (performance bond) por 400 millones de dólares, que cubría parte de esa garantía, fue reconvertida en agosto de 2014 en una garantía corporativa de crédito para garantizar la financiación bancaria a GUPC por el mismo importe. De ella, a Sacyr le corresponden 173,3 millones. El resto de garantías obedecen sobre todo a anticipos de obra.

El estado de las reclamaciones

Estas son las principales reclamaciones por sobrecostes presentadas por el consorcio GUPC acerca del Canal de Panamá, ante la propia Autoridad del Canal de Panamá (ACP), ante la DAB (Dispute Adjudication Board o Junta de Resolución de Disputas) y ante el tribunal de arbitraje:

  • Reclamaciones ante la ACP

Reclamación 78 Disruption: esta reclamación por importe de 907 millones de dólares interrelaciona parte de otras muchas reclamaciones. La notificación se ha ido anticipando a la ACP por secciones a lo largo del año 2014. A la fecha sigue pendiente de resolución por la ACP.

Reclamación 14: referente al cambio en el diseño de las compuertas: se remitió notificación detallada a la ACP el 20 de diciembre de 2014 reclamando la cantidad de 334 millones de dólares.

Reclamación 93: por importe de 218 millones de dólares en concepto de retraso y sobrecoste derivados de los eventos y circunstancias relacionados con la amenaza de rescisión del contrato que llevaron a un a reducción de ritmos de trabajo a partir de septiembre de 2013 y a la suspensión de los trabajos de producción en enero de 2014. Se remitió notificación detallada a la ACP con fecha 20 de diciembre de 2014.

Costes por Project Funding & Cash-Flow: reclamación de 191 millones de dólares por financiación del proyecto al retrasarse el cierre del acuerdo de financiación para la finalización de las obras. Se remitió notificación detallada a la ACP con fecha 20 de diciembre de 2014.

  • Reclamaciones ante la DAB

Reclamación 43: sobre las características del basalto y reclamación 52 sobre el retraso en la aprobación de mezclas de hormigón y su formulación: la decisión de la DAB se pronunció positiva a finales de 2014, habiéndose cobrado en febrero de 2015 por dichas reclamaciones un total de 233 millones de dólares.

  • Reclamaciones ante el CCI

Reclamación 6.1 Pacific Cofferdam por importe de 180 millones de dólares: se ha iniciado el proceso de arbitraje ante la CCI Miami. El importe de la reclamación presentado provisionalmente está sujeto a cambios en función del proceso de arbitraje.