Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

9REN se suma a las demandas contra España por el recorte a las renovables

Es el undécimo arbitraje que se presenta al tribunal dependiente del Banco Mundial

El grupo 9 REN Holding ha presentado una demanda de arbitraje contra España ante el Convenio sobre Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) por la regulación renovable, con lo que el país suma once procesos en este organismo en el mismo sector.

Según información disponible en la página web del Ciadi, la demanda se registró este martes y el tribunal aún no ha sido constituido.

El Ciadi no aporta información sobre la nacionalidad del grupo, que de acuerdo a su página web cuenta actualmente con tres sedes en España -Madrid, Tenerife y Las Palmas de Gran Canaria- y dos en Italia -Milán y Bari-.

El grupo 9REN, especializado en energía fotovoltaica, nació en 2008 cuando el fondo de inversión americano Fist Reserve Corporation adquirió la empresa italiana Ener3 y la española Gamesa Solar.

Con esta demanda, España suma once procesos arbitrales en el Ciadi, todos ellos por violación de la Carta de la Energía.

Las anteriores fueron presentados por RREEF, Antin, Eiser, Masdar, NextEra, InfraRed, Renergy, RWE, un grupo de empresas alemanas y Steag.

También cuenta con una demanda en Uncitral, presentada por PV Investors, y tres en la Cámara de Comercio de Estocolmo, por parte de la holandesa Charanne y el luxemburgués Construction Investments, Isolux Infrastructure Netherlands y CSP Equity Investment.

Se trata de empresas y fondos que acudieron a España atraídos por las generosas ayudas que ofrecía el Gobierno para animar la inversión en renovables, con la que se consiguió situar al país a la vanguardia de estas tecnologías.

Pero el acelerado desarrollo, que no contaba con límites de instalación, provocó una cierta burbuja que encareció de forma creciente el recibo eléctrico y obligó a contener las nuevas plantas y, posteriormente, a efectuar recortes retributivos.

Las demandas no se dirigen contra una normativa concreta, sino a los sucesivos cambios regulatorios, iniciados en 2010 con el recorte a las horas anuales de energía fotovoltaica con derecho a prima y al que posteriormente se han sumado varias reducciones de los pagos.