Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

A la vanguardia de la sanidad animal

La empresa aragonesa WorldPathol desarrolla avanzadas vacunas para ganadería

Fundadores de WorldPathol, una biotecnológica especializada en el desarrollo de productos biológicos.
Fundadores de WorldPathol, una biotecnológica especializada en el desarrollo de productos biológicos.

Ignacio Sagardoy (médico) e Iván Galindo (patólogo especializado en modelos de experimentación) se conocen desde hace 18 años. Muchas veces habían hablado sobre una oportunidad de negocio que ellos veían muy clara: hacer una empresa a partir del desarrollo de productos biológicos que, enfocados hacia el mercado veterinario, diera respuesta a la necesidad de seguridad sanitaria de los productos de procedencia animal. Todo habían sido conversaciones, más o menos informales, hasta que decidieron que había llegado el momento de poner en marcha aquellos planteamientos teóricos. Lo hicieron en 2011. Llamaron a Adolfo Berned, con más de 30 años de experiencia de gestión económica y financiera en diferentes empresas. 

Perfil y proyectos

Ignacio Sagardoy, médico y máster por el IE, es el director general; Iván Galindo dirige el desarrollo de nuevos fármacos, y Adolfo Berned, con experiencia en distribución, es el director financiero.

Quieren consolidar las distintas áreas de negocio y la internacionalización de la firma. Desarrollar vacunas de cuarta generación y aumentar la plantilla a 50 personas para el año 2017.

Los tres se reunieron en un bar y, al más puro estilo de los emprendedores que arrancan desde cero con mucha ilusión, trazaron las bases y líneas de negocio de su empresa sobre una servilleta. Así nació WorldPathol, una biotecnológica especializada tanto en el desarrollo de productos biológicos (vacunas, formulaciones nuevas y moléculas alternativas) como en ofrecer servicios de consultoría y formación tanto a la industria farmacéutica como a centros de investigación biotecnológicos.

Empezaron en una pequeña oficina en el centro de Zaragoza, luego pasaron un tiempo en el vivero de empresas de CEEI Aragón, y hoy WorldPathol sigue creciendo en sus instalaciones del Parque Empresarial Magnus-Polígono Empresarium (La Cartuja; Zaragoza). Desde su sala de reuniones, Iván Galindo, acompañado por sus dos socios, no duda en señalar que el éxito de la empresa, incluso en estos tiempos de crisis, está en un modelo de negocio nuevo.

“Nuestro porfolio de productos ha sido desarrollado en abierta colaboración con clientes que nos han dicho ‘tú desarrollas una vacuna que responde a mis necesidades y yo te la compro’. Así, los productores con los que trabajamos, principalmente dos importantes cooperativas del sector ganadero que nos han abierto el mercado internacional, ven que nuestras vacunas responden a sus necesidades de garantizar la seguridad alimentaria de sus productos”. Ignacio Sagardoy apostilla: “De este modo, ya no tienes que pasar la travesía del desierto que supone el planteamiento empresarial más habitual: yo saco mi producto al mercado y a ver si tiene salida. Creemos que suponemos un cambio en el modelo de negocio de la biotecnología, al trabajar codo a codo con el cliente final y desarrollando un modelo que se ajusta a sus necesidades”.

Los fundadores de WorldPathol aseguran que se están ganando la confianza del mercado ofreciendo unos estándares de calidad en biomedicina de uso veterinario equiparable a la demandada por la biomedicina de uso humano. Iván señala que “nosotros trabajamos en el desarrollo de vacunas veterinarias de tercera y cuarta generación, cuando en el sector, y en el mejor de los casos, aún van por la segunda”. Sobre este punto, Adolfo Berned añade que el mercado está volviendo a valorar la calidad de los productos como algo a tener en cuenta: “Las grandes farmacéuticas están haciendo dos cosas: fusionarse entre ellas y externalizar gran parte de sus procesos hacía empresas de países en desarrollo, como China o la India. Lo primero deja muchos huecos en el mercado que empresas como la nuestra pueden aprovechar para desarrollarse. Lo segundo, ha hecho que se valore mucho más la calidad que se puede ofrecer desde Europa y que, en otros sitios, aún no se ha alcanzado”. En la empresa trabajan 12 personas y los creadores aseguran que son muy exigentes desde el mismo momento de la selección de personal. “Hemos seleccionado tres científicos de entre 480 candidatos”, explica Galindo.

WorldPathol es la única superviviente de las 17 empresas biotecnológicas que existían en Aragón cuando comenzaron hace más de cuatro años. Iván apunta que “el 90% sencillamente han desaparecido. El resto, o han sido absorbidas por otras compañías o simplemente conservan el nombre y han reenfocado totalmente su negocio para sobrevivir. Además, financiamos una cátedra en la Universidad de Zaragoza”.