Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El abaratamiento del crudo golpea a Técnicas Reunidas y Duro Felguera

Los dos grupos abordan el nuevo escenario con holgadas cifras de caja y pedidos

Trabajadores de Pemex en instalaciones del grupo en Tabasco (México)
Trabajadores de Pemex en instalaciones del grupo en Tabasco (México)

El desplome en los últimos meses de los precios del barril de crudo y de otras materias primas, como el hierro, ha enturbiado las expectativas de negocio —hace seis meses se las prometían felices— de Técnicas Reunidas (TR) y Duro Felguera (DF), dos multinacionales españolas de los sectores de ingeniería y bienes de equipo. No es de extrañar. Casi el 100% de la facturación de la primera procede de los negocios de energía, petróleo y gas. Y DF obtiene de esas mismas actividades el 60% de su contratación y un 32% adicional del procesamiento de minerales y manejo de gráneles.

A sus clientes, con el barril de crudo cotizando por debajo de los 50 dólares (un 60% más barato que hace un año) y un desplome del 50% en doce meses del precio del mineral de hierro, empiezan a no salirles las cuentas. La industria petrolera y muchos países muy dependientes de la explotación y exportación de hidrocarburos y recursos mineros están reestructurando yacimientos e instalaciones, revisando pedidos a proveedores y dando carpetazo a nuevos proyectos.

Es el caso, por citar unos ejemplos, de BP, que ha reestructurado su actividad en el Mar del Norte; de Statoil, que acaba de renunciar a dos proyectos de exploración de hidrocarburos en Groenlandia; o de Royal Dutch Shell que ha desistido de llevar adelante la construcción, junto a Qatar Petroleum, de una de las mayores petroquímicas del mundo. Algunos países productores como Noruega han anunciado también recortes, en su caso del 15% y hasta 2018, en sus inversiones en la industria petrolera.

Tan radical como la transformación en los últimos seis meses del escenario en el que se mueven las dos multinacionales españolas —casi el 100% del negocio de TR viene del exterior y un 88% de los ingresos de DF proceden de los mercados internacionales— ha sido el cambio experimentado en las percepciones que tienen sobre ellas la Bolsa y algunos analistas.

Balances como escudo

Al cierre de septiembre de 2014, la posición neta de tesorería de Técnicas Reunidas se situó en 660,8 millones de euros, un 17,6% superior al nivel del año anterior. A esa fecha, Duro Felguera registraba una tesorería bruta de 384 millones con un incremento de su caja neta hasta los 181 millones.

Varios factores han lastrado a Técnicas Reunidas en Bolsa en los últimos meses, señalaban en diciembre los analistas de Bankinter, y la caída del precio del crudo ha sido el principal por el temor a que las petroleras reduzcan su inversión en infraestructuras energéticas.

También ha penalizado su cotización, decían, su presencia en países con incertidumbre geoestratégica elevada, como Rusia. Razones por las que redujeron su precio objetivo para las acciones del grupo, aunque destacaron la solvencia de su balance (caja neta positiva), su cartera de pedidos en máximos y la recuperación de su área de Energía, que “deberían compensar en gran parte la caída del precio del petróleo”.

Las acciones de Técnicas Reunidas, que concluyeron 2014 con una caída en su cotización del 8% y que se han dejado otro 7% en los primeros 20 días de 2015, han sufrido al inicio de la última semana un duro castigo en el parqué después de que los analistas de JPMorgan rebajaran su valoración en casi un 60% y cambiaran su recomendación de inversión de "sobreponderar" a "infraponderar". Antes que los analistas del banco norteamericano, expertos de otras entidades cono BNP Paribas Personal Investors o GPM ya habían advertido sobre los nuevos riesgos que acompañan a estos títulos. Las acciones de DF cayeron un 31% en 2014 y un 3,5% en los primeros 20 días de 2015

La evolución de las ventas y, sobre todo, de las carteras de pedidos y de las tesorerías de Técnicas Reunidas y Duro Felguera, no avalan, al menos hasta ahora, el acusado pesimismo de los mercados y de algunos analistas. Aunque la caída que registran sus beneficios trimestrales si apuntan a un progresivo deterioro, más acusado en el caso de Duro Felguera, en sus cuentas.

En TR, según sus últimos resultados publicados, los correspondientes a los nueve primeros meses de 2014, el beneficio neto, 99,4 millones de euros, cayó un 2,1% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior debido, según la compañía, a un mayor gasto por impuestos. Su beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó, sin embargo, en 125,3 millones, con un crecimiento del 6,8%; y su beneficio neto de explotación (Ebit) en 116,6 millones, con un repunte del 5,8%. Y sus ingresos aumentaron un 9,2% entre enero y septiembre, hasta 2.297,9 millones de euros.

En DF el beneficio neto atribuido en los nueve primeros meses de 2014, 29 millones de euros, registró un descenso sobre el mismo periodo del año anterior de más del 52%. Una pronunciada caída atribuida por la empresa asturiana al "progresivo ajuste de márgenes que se viene registrando en los proyectos energéticos e industriales llave en mano que ejecuta la compañía, hasta situarse en niveles próximos a la media del sector, aunque manteniéndose todavía por encima de la misma". Su cifra de negocio, sin embargo, ascendió a 608,4 millones, un 10,8% superior a la del mismo periodo de 2013.

A cierre del pasado septiembre, la cartera de pedidos de Técnicas Reunidas alcanzó un nuevo récord de 8.786,6 millones de euros, un 24,3% superior a la del ejercicio anterior, impulsada por otro trimestre de éxito en la contratación, que ascendió a 1.651,1 millones de euros. Las principales adjudicaciones que obtuvo en el tercer trimestre fueron cuatro proyectos de energía en Santo Domingo, Polonia, Perú y Canadá; el proyecto de Rapid para Petronas en Malasia (un contrato de 1.120 millones de euros); y el proyecto de la refinería de Minatitlán para Pemex en México (un contrato de 438 millones de euros).

Además, a principios de diciembre, el grupo Yara Norge selecciono a Técnicas Reunidas para realizar un proyecto de una planta de ácido nítrico en Noruega por importe de unos 85 millones de euros.

La contratación de DF a 30 de septiembre se situó 287 millones de euros, destacando en el área de Energía la firma del contrato para la construcción de una termoeléctrica en Perú, así como diversos proyectos en el negocio de Oil & Gas que la compañía viene potenciando estratégicamente, sobre todo en Colombia y Perú, y en el área de Servicios, con varias adjudicaciones en el mercado europeo. A la fecha citada, su cartera de trabajo ascendía a 1.628 millones de euros, lo que le daba una visibilidad del negocio para cerca de dos años, tomando como base las ventas de 2013.

Su cifra de contratación al término del tercer trimestre fue, en todo caso, inferior a la que registró un año antes, debido en gran medida a la ralentización en los procesos de adjudicación de proyectos. En noviembre, Duro Felguera, junto a FCC Industrial, se ha hecho con un contrato de ejecución de una terminal de abastecimiento de combustibles para barcos y almacenamiento de hidrocarburos en Panamá, que le va a suponer unos ingresos adicionales de 56 millones de euros.

La pasada semana, por otra parte, DF informó, a requerimiento de a la Comisión Nacional del Mercado de Valores que la deuda pendiente de cobro por el proyecto de Termocentro que desarrolla en Venezuela asciende a 126 millones de euros, y que la está cobrando aunque a un ritmo menor del previsto. Además, confirmó al regulador su escasa exposición al bolívar, ya que tiene referenciados al euro sus proyectos en Venezuela.