Opinión
i

La Casa de la Deuda

 El título de este artículo es el de uno de los libros de economía más vendidos en Estados Unidos en el año 2014. La tesis es que la causa de la crisis fue la burbuja inmobiliaria y el endeudamiento familiar y que el problema aún no se ha resuelto. Los autores proponen reestructurar parte de esa deuda. Larry Summers, principal asesor económico de Obama, lo ha usado en su tesis de estancamiento secular, pidiendo inversión pública para salir de él.

En España la causa de la crisis también fue el endeudamiento privado para financiar la burbuja inmobiliaria y la deuda familiar es el 80% del PIB similar a la de EE UU. Pero el resto de indicadores de sostenibilidad de deuda son peores en nuestro país. La cuota anual de las hipotecas supone el 13% de la renta disponible de las familias españolas versus el 10% de las de EE UU. El tipo de interés medio es similar pero EE UU ya ha recuperado la destrucción de empleo provocada por la Gran Recesión y en España hay un 15% menos ocupados que en 2007.

El endeudamiento de las familias en España se sitúa en el 80% del PIB

La tasa de ahorro neta de las familias, descontado el pago de las cuotas de la hipoteca, es del 0%, mientras en EE UU es del 5%. Al no cerrar la brecha de empleo y con errores sistemáticos del BCE, España ha entrado en deflación salarial. Y junto a la destrucción de empleo ha provocado una intensa caída de la renta disponible, empeorando la capacidad de pago. Adicionalmente precipitar la consolidación fiscal por la presión de Bruselas, junto a la dependencia de comunidades autónomas y ayuntamientos de ingresos derivados de la burbuja ha llevado a aumentos generalizados de impuestos, especialmente desde 2012, drenando la ya débil renta disponible. Por lo tanto, las familias españolas han agotado su granero de ahorro, que en 2009, con bajadas de impuestos, alcanzó el 4% de renta disponible.

Pero en España hay problema adicional. El endeudamiento durante la burbuja se concentró en un tercio de las familias la mayoría de la generación del baby boom. Y la destrucción de empleo y la deflación salarial ha sido muy asimétrica, cebándose en sector construcción, trabajadores de baja cualificación y percentiles salariales más bajos. La deuda está generando una crisis social y política ya que la mayor parte de los desahucios se concentran en ese segmento de familias que agrava su situación pobreza severa y desborda la red asistencial, la mayoría de organizaciones no gubernamentales.

A diferencia de Estados Unidos, en España el Gobierno, Bruselas y Fráncfort ignoran este gran problema. El PSOE ha propuesto una reestructuración de hipotecas pero sigue sin presentar un programa coherente para cerrar la brecha de empleo. Y Podemos propone centralizar los depósitos y una política dirigida por el estado del crédito, como en la época franquista.

Prohibir los desahucios y exigir a la banca que asuma los costes, amplificando el problema de solvencia, de restricción de crédito y estancamiento secular. Y reducir la jornada laboral a 35 horas, aumentando las cotizaciones sociales a las empresas, lo cual provocará cierre de pymes que también han agotado su granero de ahorro y el patrimonio personal de sus accionistas, más destrucción de empleo, más pobreza y más desahucios.

La solución pasa por crear un banco malo de hipotecas donde reestructurar deudas en riesgo de impago, frenar el drama de casas vacías y gente sin casas, financiar las pérdidas contra el dinero no utilizado del rescate europeo y cerrar la brecha de empleo, sacando a la economía de la deflación con un plan de inversiones europeo financiado con eurobonos que sean monetizado en parte por el Banco Central Europeo (BCE).

De momento, el plan ni está, ni se le espera.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50