Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Holanda y México reaniman a CAF

El fabricante de trenes llevaba varios trimestres de deterioro en sus cuentas

Nave de pruebas de CAF en sus instalaciones de Beasain (Guipúzcoa).
Nave de pruebas de CAF en sus instalaciones de Beasain (Guipúzcoa).

Construcciones y Auxiliar de Ferrocarriles (CAF) recobra en la recta final del ejercicio parte del brío perdido, gracias a la adjudicación de varios contratos importantes en las últimas semanas (en Holanda, Rumanía y México) y a la homologación definitiva de algunos de sus productos en mercados internacionales, tras varios trimestres de sucesivos recortes en su beneficio, ventas y cartera de pedidos, y de empeoramiento de sus márgenes, de su endeudamiento y de su cotización.

En sus últimos resultados, los correspondientes a los nueve primeros meses de 2014, CAF registró una caída de más del 28% en su beneficio neto atribuible (el doble que en el primer semestre) como consecuencia de mayores gastos financieros y diferencias en los tipos de cambio. Redujo sus ventas en más de un 5%, en parte por la devaluación del peso mexicano y del real brasileño respecto al euro, y se apuntó descensos de casi un 25% en el resultado bruto de explotación (Ebitda).

Su cartera de pedidos menguó un 3,5% y su deuda neta, aunque la compañía no desvela la posición de cierre del tercer trimestre (sumaba a 30 de junio 605,8 millones y 483,8 millones a 31 de diciembre de 2013) ha debido seguir aumentando, según apuntan varios analistas, por la citada caída del beneficio y por el retraso en la homologación —y por tanto en el cobro— de dos contratos en EE UU (uno de suministro de 37 tranvías a la ciudad de Houston, que se ha homologado en el cuarto trimestre, y otro concertado con el operador federal Amtrak).

Tras la presentación de estos resultados, los analistas de Bekafinance ajustaron a la baja sus estimaciones para CAF y dijeron que esperaban que su Ebitda en 2014 alcance unos 165,9 millones de euros, con un descenso del 25% respecto a 2013, “lo que supondría volver a niveles de 2009”.

En Bolsa no le ha estado yendo mejor este año a CAF. Su acción cerró al término de noviembre a 278 euros (muy lejos de los 448 euros que llegó a alcanzar en 2010) con una caída en el año de su cotización del 25,49%.

Varios analistas, que atribuyen este deterioro a la feroz competencia en precios desatada en los últimos años con la crisis en el sector mundial de fabricación de material rodante y a las restricciones presupuestarias en su mercado interno, esperan sin embargo una mejora clara en los resultados del grupo vasco en el actual cuarto trimestre impulsada por los nuevos contratos y homologaciones. “Debemos empezar a ver”, señalan en Ahorro Corporación, “una entrada de caja que disminuya el endeudamiento del grupo en los próximos trimestres”.

La tormenta de la crisis parece, según algunos analistas, que empieza a escampar sobre el fabricante de trenes de Beasain (Guipúzcoa). La empresa ha firmado hace siete días el mayor contrato de su historia en Europa: el suministro de 118 trenes de cercanías tipo Civity a la operadora pública holandesa NS (Nederlandse Spoorwegen) por un importe de más de 500 millones de euros. Estos trenes, que circularán por Países Bajos a partir de 2018, incorporarán, según CAF, “los últimos avances tecnológicos en materia de consumo energético, cuidado medioambiental y equipamiento de seguridad”.

Los analistas de Bankinter valoran muy positivamente para CAF esta adjudicación, por la dimensión del contrato y porque fortalece su presencia en Europa, y especialmente en Holanda, mercado importante para el sector.

Casi el 77% de la cartera de pedidos del grupo procede del mercado exterior

Un pedido de calado que se suma a los obtenidos hace menos de un mes por el constructor español en México y en Rumanía.

En el país latinoamericano un consorcio liderado por CAF e integrado también por Isolux Corsán, Thales y Azvi, se ha adjudicado la construcción de línea de ferrocarril interurbano que unirá México y Toluca por unos 858 millones de dólares (690 millones de euros). El 49% del importe del contrato, unos 340 millones de euros, le corresponde al grupo vasco que se encargará del suministro de 30 trenes, y de instalar parte de la señalización y de otros sistemas en esta línea.

CAF considera que este nuevo proyecto le consolida como uno de los proveedores de trenes más importantes de todo el continente americano. En México, donde está presente desde 1992, ha suministrado trenes para el metro de la capital y en 2008 se hizo con la concesión del suburbano Buenavista-Cuautitlán, en la ciudad de México.

Casi en paralelo a esta última adjudicación, la empresa que opera el sistema de metro de Bucarest, Metrorex, le confirmó a CAF la ampliación de un contrato que le había adjudicado en septiembre de 2011 para el suministro de 16 unidades de metro por valor de 100 millones. La ampliación supone para la compañía guipuzcoana aumentar ese encargo hasta en un 50%, con 8 trenes más por un importe adicional, que será financiado con fondos del Banco Europeo de Inversiones (BEI), de 47 millones de euros.

Los mercados internacionales aportan a CAF casi el 77% de su cartera de pedidos, que a 30 de septiembre se situaba en 4.655,6 millones de euros (sin incluir sus contratos con la británica Caledonian Sleepers para el suministro de 72 vagones litera por 125 millones de euros, y el de fabricación de 26 trenes para la Línea 3 del metro mexicano de Monterrey, cuyas adjudicaciones fueron publicadas hace unos meses, pero que estaban pendientes de formalizarse al cierre de esas cuentas trimestrales).

Por otro lado, CAF, está apostando fuerte por las actividades de rehabilitación y mantenimiento. Así, en agosto, firmo un contrato para la rehabilitación de 35 trenes de dos coches del metro de Lyon (Francia) y Trenitalia le adjudicó la rehabilitación de 40 locomotoras eléctricas de los ferrocarriles italianos. Estos dos contratos alcanzan en conjunto un importe de 60 millones de euros.

Con estas contrataciones y con su programa de ahorro de costes CAF podría alcanzar un crecimiento del 13,3% en su Ebitda y del 5,8% en su beneficio neto de 2015, y del 13,65% y del 6,5%, respectivamente, en el ejercicio 2016, según los analistas de Ahorro Corporación. Esperan además una mejor evolución de la deuda de la compañía vasca en 2015 y 2016, que debería reducirse gracias a una mejora progresiva del circulante y a la generación de flujo de caja libre.