El Eurogrupo prorroga el rescate griego por las diferencias con Atenas

El titular europeo de Economía y Finanzas matiza que la decisión no se tomará este lunes

El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, la semana pasada en Bruselas.
El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, la semana pasada en Bruselas.EFE

Los ministros de Economía del euro han dado este lunes su visto bueno a una “prórroga técnica” del rescate griego tras el fracaso de las negociaciones con el Gobierno de Antonis Samarás para desbloquear el último tramo del programa, valorado en 1.800 millones de euros. Bruselas exigía a Atenas nuevos ajustes que el Gobierno heleno no ha incluido en sus presupuestos del año próximo, aprobados este domingo en el Parlamento griego con el único apoyo de conservadores y socialdemócratas. Las cuentas públicas de 2015, tan restrictivas como las del año que termina, han cosechado las críticas tanto de sus acreedores de la troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional) —que cuantifica el desfase presupuestario en cerca de 3.000 millones— como de la ciudadanía griega —que sigue su lucha contra unas cuentas que tacha de "antisociales" y que retomó el domingo las protestas en el centro de Atenas—.

Más información
Grecia se acerca a una extensión del rescate tras oponerse a más ajustes
Grecia vive su segunda huelga general en lo que va de año
El líder del griego Syriza: “Podemos cambiar la agenda política de Europa”
El Eurogrupo prepara una salida tutelada del rescate para Grecia
“Grecia está en una guerra económica”

Ante la falta de sintonía con el Gobierno heleno, el Eurogrupo ha dado este lunes luz verde a la extensión hasta finales de febrero del rescate que expira en diciembre y logra así margen de maniobra para la negociación con Atenas. Esta extensión de dos meses se pliega a las solicitudes del Gobierno griego, que prefería una extensión lo más corta posible para permitir al centroderecha de Nueva Democracia y al centroizquierda del Pasok llegar a las elecciones generales (previstas para el primer semestre de 2015) con el rescate concluido y con la línea de crédito preventiva —una suerte de red de seguridad para Grecia— ya aprobada. Para que ese cortafuegos financiero entre en funcionamiento el Gobierno heleno debe pedir su puesta en marcha y contar con el apoyo del resto de Gobiernos de la zona euro.

El comisario europeo de Economía, Pierre Moscovici, ha afirmado que la prórroga del rescate es la opción "más sensata" de las posibles y ha reconocido que Bruselas busca "algo más de ambición" en algunos puntos del plan de ajustes y reformas de Atenas, en particular la reducción del déficit público. "No se trata de castigar a Grecia, queremos modernizar su economía y para ello hace falta que se lleven a cabo estas reformas", ha remachado. El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, también ha valorado positivamente la ampliación del período de vigencia del programa de asistencia y ha considerado "factible" alcanzar un acuerdo con el Gobierno griego en los dos meses de vigencia de la prórroga.

“La troika nos pide nuevas medidas de ajuste y las hemos rechazado”, aseguró el domingo Samarás en un discurso que tiene algo de tacticismo para exhibir una posición de fuerza ante sus prestamistas y mucho de declaración preelectoral de intenciones. Las diferencias entre el Ejecutivo heleno y la oposición, liderada por Syriza, trascienden de las cuentas públicas y alcanzan a la fecha de las elecciones. Mientras el líder de la formación de izquierdas, Alexis Tsipras, pide un adelanto “inmediato” de los comicios que justifica en el calvario económico griego —desde 2008 se ha dejado por el camino la cuarta parte del PIB y su deuda pública se acerca peligrosamente al 180%, la más alta de la UE—, Samarás se resiste a convocar unas elecciones que tilda de “catastróficas” para los intereses del país.

Los analistas apuntan a marzo como fecha probable de los comicios y las encuestas otorgan a Syriza grandes opciones de hacerse con el Gobierno. Pese a que esta opción dispara todas las alarmas en Bruselas y podría ser un aliciente para abrir la mano con Atenas y cerrar un acuerdo sobre el final del rescate lo antes posible, el Eurogrupo, al menos de puertas afuera, no contempla un escenario de cambio de Gobierno a corto plazo. “No hablamos de política interior. Dialogamos con Gobiernos y no con partidos”, responden fuentes europeas a la pregunta de si ya han mantenido contactos con Syriza.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS