_
_
_
_

¿Dónde están los mejores precios?

El hacer económica la compra diaria es un reto para consumidores y empresas

Una mujer selecciona productos en un supermercado.
Una mujer selecciona productos en un supermercado.Jaime Villanueva

Cuando se trata de llenar la nevera y la despensa, muchas son las opciones disponibles. Infinidad de establecimientos, tanto físicos como online, en los que poder realizar la compra. La alimentación concentra uno de los mayores gastos anuales dentro del presupuesto familiar, 4.098 euros por hogar de media según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Por ello, buscar el mejor precio —y más en periodos en los que el poder adquisitivo desciende— se convierte en una necesidad. Y cubrirla pasa por encontrar el establecimiento que ofrezca los mejores precios, teniendo en cuenta también la calidad.

La satisfacción del cliente pasa por el precio

Hoy día, muchos son los consumidores que durante la realización de la compra ponen el precio como el factor decisivo para la elección de productos. El precio se convierte en lo que determina el nivel de satisfacción del cliente a la hora de realizar la compra, tal y como indica la encuesta de satisfacción que realizó en junio la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU). El precio prima por encima de la calidad o la variedad en los productos, aunque también estos parámetros entran dentro del proceso de decisión de compra, aunque con menor peso. La propia OCU elabora anualmente un estudio de centros comerciales donde registra la tienda con precios más ajustados. En la última edición, el ganador fue un centro comercial Alcampo en Vigo (Pontevedra). 

Ajustar precios: bueno para el cliente, ¿y para el establecimiento?

La situación económica del país y como consecuencia la situación económica y poder adquisitivo de las familias, ha fomentado que los establecimientos planteasen seguir una estrategia de precios más reducidos. Esta estrategia es positiva para los consumidores ya que podrán llenar la cesta de la compra llegando a ahorrar un 11,2% según la OCU.

Pero la pregunta es si esta estrategia es buena para los supermercados. Recientemente se han publicado las cuentas de Alcampo, que precisamente es el establecimiento más barato, y son reveladoras. Llevan cinco años consecutivos registrando un retroceso en las ventas, en 2013 descendieron un 2,4%. Esta táctica de precios más ajustados es llevada a cabo para armonizar los precios a la situación económica, aunque ello signifique perder margen de beneficios.

La marca blanca siempre es una opción

Como se ha dicho antes, el precio marca la toma de decisiones, dejando en un segundo plano y de lado a las marcas más populares. En este sentido, las llamadas popularmente marcas blancas –marcas de distribuidor- son una opción para comprar un producto a un menor precio en comparación con una marca conocida. Sin embargo, hay que tener en cuenta que estas marcas también están cambiando su política de precios. Según la OCU, se ha experimentado un aumento medio del 2,2% en el precio de las marcas blancas, mientras que las marcas famosas o marcas de fabricantes han optado por la estrategia contraria, la de bajar sus precios un 2,1%.

Todo ello hace que exista una competencia más directa entre los productos de modo que el consumidor sea el que valore qué producto y precio es el que mejor le satisface. El dónde y el cómo hacer la compra se convierte en una gran elección si se quiere cuidar el presupuesto y no hacer que aumente.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_