Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agricultura persigue la venta a pérdidas en la distribución

Aceite, leche, pollo, vino, frutas y hortalizas son los objetivos de unas 2000 inspecciones en la cadena alimentaria

Una mujer compra frutas y verduras en un supermercado.
Una mujer compra frutas y verduras en un supermercado.

El Ministerio de Agricultura, a través de la Agencia de Información Control Alimentarios (Aica) está desarrollando de forma prioritaria un plan de vigilancia y persecución contra la venta de los productos alimentarios a precios de oferta o a unos precios bajos que no guarden relación con las cotizaciones en origen. Es decir, persigue las ventas a pérdidas de los productos alimentarios en la distribución.

Como consecuencia de las investigaciones llevadas a cabo por una de las denuncias del sector productor en aceite y carne de pollo, la Administración ya ha impuesto la primera sanción con la aplicación de la Ley de la Cadena Alimentaria. El Departamento que dirige la ministra García Tejerina mantiene en secreto de sumario el importe y la empresa afectada.

Para el director de la Agencia de Control Alimentario, José Miguel Herrero, la existencia de la ley ya ha supuesto un dato positivo en la generalización de los contratos allí donde antes eran inexistentes, así como para el pago de los productos frescos a 30 días.

Estas nuevas exigencias han provocado que las empresas alimentarias o grupos de distribución que anteriormente se financiaban pagando con retraso a los proveedores, en la actualidad hayan tenido que abrir vías de crédito con entidades financieras.

En los últimos dos meses, en el marco del plan de control aprobado por Agricultura, se han investigado más de 1.500 contratos en el sector de las frutas y hortalizas para un total de 271 empresas de la producción, intermediarios, mayoristas, hipermercados, supermercados, supermercados descuento y la industria.

De acuerdo con estas actuaciones, se han presentado 14 denuncias por incumplimiento de la Ley de la Cadena Alimentaria. Este plan contempla igualmente otras 50 inspecciones para los sectores del aceite y de la leche donde en las últimas fechas se han reiterado denuncias de precios por debajo del coste desde el sector productor. En el pollo, se contemplan otras 30 actuaciones respondiendo también a las denuncias de productores e industriales sobre los grupos de la distribución. En el sector del vino, los mayores controles se hicieron coincidiendo con el desarrollo de la vendimia y se han abierto varias diligencias previas. Antes del inicio de la campaña de recogida, las actuaciones de la Agencia se centrarán en el sector olivarero para exigir la firma de contratos, con el precio incluido, antes de la entrega del producto.

La Agencia ha iniciado igualmente actuaciones por una denuncia de los citricultores valencianos contra varios grupos de la distribución por provocar artificialmente bajadas de precios y hundir los mercados.