Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria se queja de que los costes energéticos impiden la inversión

España está en la banda alta de precios de Europa, aseguran desde la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD)

El ministro de Industria, José Manuel Soria, en el Congreso de la APD.
El ministro de Industria, José Manuel Soria, en el Congreso de la APD. EL PAÍS

"La industria ha pasado de representar el 34% del PIB español en 1970 al 13% actual. Nuestro país no puede seguir perdiendo industria". Con estas palabras, Rafael Miranda, presidente de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), inauguraba un congreso que ha reunido hoy a unos 2.000 empresarios en Bilbao bajo el lema Reindustrializar para ganar. Y en el que el ministro de Industria, Comercio y Turismo, José Manuel Soria, ha señalado que, pese al deterioro de la industria en Europa de los últimos años, en España vuelve a hablarse de este sector que "para el Gobierno es una prioridad" después de "dotar de estabilidad a la economía". Soria ha señalado que la energía es uno de los temas centrales en la Agenda para el fortalecimiento industrial, aprobada recientemente por el Ejecutivo, dado que en el país se gastan 100 millones de euros al día en petróleo y gas. Por ello el ministro considera que España no está en disposición de permitirse no hacer prospecciones para conseguir una energía más barata.

Mientras Soria aludía a la disminución de los precios de la energía y a la detención de déficit de tarifa propiciadas por las reformas emprendidas por el Gobierno, los empresarios y directivos se quejaban del sobrecoste que representa la energía en España supone una merma a la competitividad y un freno a la reindustrialización del país. "Estamos en la banda alta de precios de Europa. De hecho, muchas empresas creeen que van a tener que marcharse de España por ello", aseguró el consejero delegado de EDP, Miguel Stilwell, partidario de eliminar de la factura energética las partidas que no tengan que ver con los costes de la energía.

"El problema fundamental de la industria es el energético. La electricidad representa el 45% de los costes en el sector del alumnio", alertaba Rosa García Piñeiro, presidenta de Alcoa, para quien es necesario "un marco energético predecible en el tiempo y en los costes. Hoy España no tiene este marco, al contrario de lo que dice Soria, y ello se traduce en la imposibilidad de invertir de las empresas y por no invertir caminamos hacia una muerte lenta de la industria en España debido a los costes regulatorios", añadía.

"No necesitamos ayudas. Necesitamos un marco energético estable para poder desarrollar nuestra actividad", apoyaba el consejero delegado de Acerinox, Bernardo Velázquez. "Tenemos que eliminar de la factura energética todos los costes que no estén relacionados con la producción y que nos hacen pagar el 20% más que nuestros competidores alemanes o el 30% más que los franceses o el 50% más que los chinos", continuaba.

Para aumentar la competitividad de las empresas españolas, se necesita además que éstas ganen tamaño, mantenía Elena Pisonero, presidenta de Hispasat, y para lograrlo es necesario, en su opinión, un mejor trato fiscal y laboral para que las pequeñas empresas pasen a ser medianas, así como eliminar las trabas burocráticas. De hecho, según Cristina Garmendia, presidenta de Cotec, el pequeño tamaño empresarial es el que dificulta las inversiones en I+D+i que son, a su vez, las que generan el crecimiento que permite a las organizaciones crecer. "Europa tiene grandes dificultades para acompañar a las empresas en su crecimiento. Y ello se debe a la elevada bancarización, a la falta de financiación alternativa", agregaba la exministra.