Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca nacionalizada registra quebrantos de 2.600 millones de euros

Es la estimación del FROB tras 42 análisis de operaciones irregulares de crédito

El ministro de Economía, Luis de Guindos, aprovechó su comparecencia en el Congreso de los Diputados (destinada en principio, a analizar los exámenes de solvencia a la banca) para lanzar un mensaje de lucha contra la corrupción financiera. “El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha remitido ya a la fiscalía 23 operaciones irregulares que afectan a Catalunya Banc (16), y a Novacaixagalicia (7). Son operaciones de crédito inmobiliario realizadas entre 2005 y el 2008. Según las estimaciones del FROB, y con los datos conocidos hasta la fecha, en las 42 operaciones potencialmente irregulares, pruebas forensic, que habrían producido quebrantos por 2.600 millones. El FROB sigue recibiendo y analizando diferentes informes forenses y este viernes se aprobará el envío a la fiscalía de más operaciones”.

Guindos no dio más detalles sobre los casos estudiados, a la espera de la respuesta de la fiscalía. Admitió que entre las operaciones investigadas están las tarjetas opacas de Caja Madrid y Bankia. Los diputados de casi todos los partidos preguntaron a Guindos si existían más tarjetas black en otras cajas nacionalizadas o con ayudas. La respuesta del ministro fue que había mandado investigar este asunto “y lo que se me dice es que era una práctica única que se daba ahí y que no se ha dado en las otras entidades”.

PSOE e IU recuerdan las multimillonarias ayudas públicas usadas en sanear la banca

También se le preguntó por su opinión sobre el caso. “Diga aquí lo que piensa de las tarjetas en sede parlamentaria, no en los pasillos”, le pidió Ana Oramas, de Coalición Canaria. Sin embargo, Guindos no repitió sus palabras de hace semanas, cuando dijo que se le revolvía el estómago con este asunto. “Tengo mi opinión sobre las tarjetas black y seguramente no es muy diferente de la de ustedes, pero mi obligación es que eso se lleve al fiscal. Y eso se ha llevado al fiscal en una semana, no ha habido la más mínima cortapisa al respecto. Al revés, al FROB se le han dicho dos cosas; la primera, mándese al fiscal con todo el informe preparado y, segunda, recupérese el dinero”.

Álvaro Anchuelo, de UPyD, restó el supuesto interés del Gobierno por descubrir corruptelas financieras. “Querría recordar que si este tema del caso Bankia está en los tribunales es porque mi partido ha mantenido vivo ese caso y no el Gobierno, la fiscalía o el FROB. Y lo hacemos con muy pocos medios”, recordó. Anchuelo pidió realizar controles sobre operaciones dudosas a la banca privada. Guindos se mostró “completamente de acuerdo”, aunque dijo que eso debería hacerlo el Banco de España y la CNMV.

Otra de las críticas generalizadas de los diputados fue la tardanza en conocer los escándalos y que se hagan “mediante un goteo de información, ya que van apareciendo poco a poco en los periódicos, en un movimiento que algunos creen intencionado”, apuntó el diputado de CiU Josep Sánchez Llibre, en velada alusión a la coincidencia de que se conozcan justo ahora los trapos sucios de Catalunya Banc.

Guindos asegura que ninguna otra entidad tiene tarjetas opacas

Alberto Garzón, de Izquierda Unida, también le reclamó celeridad en la detección de los casos de corrupción “y en particular en Bankia. Se lo transmito como ciudadano pero también como militante de IU porque hay responsables que tomaron esas decisiones y esos préstamos que pertenecían a Izquierda Unida”.

El ministro se defendió explicando el procedimiento: “El FROB no se limita a mandar papelitos sino que analiza las situaciones donde puede haber conflicto. A veces, estas operaciones no son sencillas de analizar y los indican dónde están teóricamente los potenciales conflictos o irregularidades que presentan”.

En el turno de respuesta a los diputados, como en otras comparecencias en el Congreso, Guindos sacó a relucir nuevos escándalos de Catalunya Banc. En esta antigua caja, hoy en manos del BBVA, “se han detectado una serie de carteras hipotecarias a particulares con tasas de mora infinitamente superiores a la media y con un 70% de refinanciaciones, entre 2004 y el año 2007”. Y añadió: “Lo que se está analizando, y se mandará al fiscal, es cómo es posible llegar a esta situación, cuáles han sido los criterios y las políticas utilizadas para este relajamiento de los criterios y cuál fue el coste para el contribuyente”. Es una cartera de 6.400 millones que fue vendida en 2014 con descuento a Blackstone antes de la privatización de la entidad y que tenía un 22% de morosidad.

Según el ministro, el objetivo es que no se repitan en el futuro “situaciones deleznables” gracias a “las políticas de transparencia y rigor”. Pese a estos temas. Guindos consideró que la corrupción en España “no es estructural”, aunque sí reconoció que la existencia de una burbuja de crédito e inmobiliaria vino acompañada de la comisión de “muchísimos errores, la pérdida de valores” y de “situaciones de impunidad”.

Otro de los ejes del discurso del ministro fue el crédito y los resultados del examen a la solvencia de la banca, ya que los dos temas se trataron conjuntamente. Juan Moscoso del Prado, nuevo portavoz de Economía del PSOE, rebatió las alabanzas del ministro sobre la buena nota de la banca en la prueba del BCE recordando que “según el Banco de España, desde 2009 los españoles hemos puesto 61.495 millones públicos en la banca” y, sin embargo, “nos hemos quedado con un sistema oligopólico en el que las familias y las pymes tienen escasísima capacidad de negociación. Y ha desaparecido el crédito que existía en aquella red capilar de entidades...”.

Pedro Azpiazu, del PNV, incidió en la falta de crédito y recordó que “el BCE anunció hace bastante tiempo que, si fuera necesario, iba a adoptar medidas drásticas. Todavía estamos esperando. No sé en qué punto del precipicio tenemos que estar para que se vayan adoptando estas medidas”.

Guindos respondió que el montante total de crédito debe seguir bajando porque ya no se da a la construcción. “Me preocuparía si no cae. Lo importante es que ahora se reoriente a otros sectores con futuro, como está ocurriendo. Resulta muy destacable el crédito nuevo a las pymes haya crecido en el último año más de un 6%. Empresas y hogares han corregido su apalancamiento en 430.000 millones desde 2010, convergiendo hacia la media europea”. Descartó que pudiera llegar un tercera recesión económica por la caída del euro frente al dólar, la fortaleza de la demanda interna y las reformas realizadas en Europa. Y concluyó con un mensaje esperanzador: "La banca cuenta con unos balances saneados y está en condiciones de contribuir a la recuperación con el aumento del crédito a familias y empresas”.

Más información