Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

25 bancos suspenderán los test del BCE, según un borrador

En torno a una decena de las entidades que no aprueben tendrán que reforzar su capital

25 bancos de la zona euro han suspendido los test de estrés. Así aparece en un borrador no definitivo al que ha tenido acceso la agencia Bloomberg del comunicado con el que el Banco Central Europeo dará a conocer el próximo domingo los resultados de los exámenes a las entidades financieras europeas. En el mismo documento se cifra en 105 el número de bancos que habría pasado la prueba.

De los 25 bancos suspendidos, una decena tendrán aún que cubrir sus necesidades de capital (por no haberlo hecho entre enero y septiembre), según una fuente anónima conocedora del asunto, que no puede dar su nombre por no estar autorizada a hablar públicamente de este tema. No obstante, es probable que la cifra final acabe cambiando antes de que se publiquen los resultados definitivos.

En respuesta a esta información, el BCE emitió un comunicado en el que afirma que no puede hacer comentarios a este tipo de noticias. No obstante, apostilló: “Cualquier tipo de inferencia sobre el resultado final del examen sería altamente especulativo hasta los resultados finales”. Ya el pasado miércoles aclaró que “los resultados no serán definitivos hasta que sean considerados por el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo el domingo 26 de octubre, y se publicarán a continuación. Hasta entonces, cualquier información que aparezca en los medios de comunicación sobre el resultado de las pruebas será, por naturaleza, sumamente especulativa”.

"Los números son consistentes con nuestras expectativas", declaró Alberto Gallo, un analista de RBS, quien en sus cálculos contempla que serán 11 las entidades que no superen la prueba.

El examen consta de dos partes y constituye uno de los pilares de los esfuerzos del BCE para reavivar la confianza en la zona euro después de media década de turbulencias financieras. El presidente del BCE, Después de dos pruebas de resistencia europeas anteriores no revelaron problemas en los prestamistas que luego fracasaron, el BCE ha apostado su reputación en conseguir que este ejercicio sea correcto.