Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Credit Suisse alerta del alto riesgo de recesión por la desigualdad

El patrimonio en EE UU crece seis veces y media más rápido que la renta disponible, la mayor brecha desde la Gran Depresión

Evolución del patromonio y la renta disponibble en EE UU desde 1900
Evolución del patromonio y la renta disponibble en EE UU desde 1900

El patrimonio de los estadounidenses está creciendo rápido desde el final de la última crisis financiera, sobre todo entre los que tienen activos financieros. Para los que viven de su sueldo, la recuperación está estancada. El problema, de hecho, es que lo está haciendo a un ritmo muy superior a la renta disponible y eso es la más clara indicación de que se acerca otra recesión. La brecha en este indicador es ahora la mayor desde la Gran Depresión.

La diferencia llevó a Credit Suisse a activar las alarmas. Sus analistas están incómodos. Lo normal es que la riqueza personal sea cuatro o cinco veces superior a los ingresos. Ahora es de 6,5 puntos. Solo en tres ocasiones en el último siglo se superaron los seis puntos, como indica el banco en un informe, y coincidió con grandes crisis. Se rompió la barrera antes del gran colapso bursátil en 1929, volvió a hacerlo en la burbuja tecnológica y de nuevo al reventar el mercado hipotecario.

Es normal que la pila de dinero o de activos -incluido la vivienda- que tienen las familias crezca más rápido que los ingresos, porque el dinero nuevo se genera con más lentitud. Pero hay ocasiones, como indican desde el banco suizo, uno de los mayores gestores de fortunas del mundo, en los que el patrimonio personal se dispara y emergen así grandes burbujas de activos. La historia indica que después se desinflan de golpe.

Es lo que se vio entre 2008 y 2009. La cifra actual, advierten, “es preocupante y un nivel tan alto indicó siempre una recesión en el pasado”. El índice que mide la evolución del patrimonio y los ingresos de los hogares es uno de los muchos que se utilizan también para medir la desigualdad. El problema no es único de EE UU. El 1% que está en lo más alto controla actualmente el 48% de la riqueza global, de acuerdo con el informe de Credit Suisse.

Para estar entre el 50% que más tiene basta con tener 3.650 dólares, de acuerdo con este banco especializado en la gestión de fortunas. Ese patrimonio se eleva a 77.000 dólares para poder estar en el 10%, que controla casi el 90% de la riqueza total. Si esta cantidad se multiplica por diez, es suficiente para integrar el grupo del 1%. El contraste, como señalan los relatores, es extrema y las proyecciones indican que seguirá creciendo.

Recuperación desigual

Credit Suisse calcula que el patrimonio de todos los ciudadanos del mundo creció hasta los 263 billones de dólares, más del doble cuando se compara con los 117 billones en 2000. Oxfam publicó a comienzos de año un estudio propio en el que estrechaba aún más el círculo de la riqueza a 85 fortunas con un patrimonio personal combinado valorado en el billón. “La recuperación tras la crisis está favoreciendo claramente a los ricos”, indican.

El patrimonio de los ciudadanos a escala global creció en 20,1 billones durante el último año, en el mayor incremento desde 2007, y lo hizo a un ritmo medio del 20% anual desde 2008. Para EE UU, de acuerdo con los datos de la Reserva Federal, ese incremento fue de 13 billones en 2013, el mayor anual desde 2000. Si se toma como referencia el año de la crisis, se sumaron 31,5 billones. Con la Gran Recesión se perdió 12,3 billones.

Dos terceras partes del incremento de ese patrimonio se atribuyen al repunte de Wall Street, que triplicó su valor desde 2009. Las grandes corporaciones también mejoraron sus resultados y eso enriqueció a sus propietarios. Sin embargo, los salarios están estancados y la recuperación no impidió que la renta media de los estadounidenses cayera a nivel de 1995 mientras que el patrimonio está un 19% por encima del récord de 2006, como muestra el informe de Credit Suisse.

La Reserva Federal insiste en que en este momento no hay burbujas de activos en EE UU y rechaza que su estrategia monetaria esté favoreciendo a los que más tienen. El banco central si admite que si la actual política se mantiene más tiempo del debido, los riesgos no compensarán los beneficios de sus medidas de estímulos. Su idea poner fin a la compra de bonos en su reunión de la próxima semana y empezar a subir los tipos a mediados de 2015.

El informe de Credit Suisse mira al futuro y proyecta que habrá 53 millones de millonarios en todo el mundo para final de la década, desde 35 millones en la actualidad. China será el principal creador de fortunas, al doblar el número para 2019, junto a otro países emergentes como Indonesia, India, México y Brasil, con incrementos previstos superiores al 50%. EE UU es en la actualidad el país con más ricos, con 14,2 millones de millonarios y serán un 40% más en cinco años.