Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

AENA elige como socios a los March, Ferrovial y el fondo británico TCI

El precio máximo ofrecido valora al gestor aeroportuario en 8.000 millones de euros

Vista de la terminal 4 del aeropuerto de Barajas de Madrid.
Vista de la terminal 4 del aeropuerto de Barajas de Madrid. EFE

El Gobierno ha seleccionado a la familia March, Ferrovial y al fondo de inversiones británico The Children's Investment Fund (TCI) para formar el núcleo duro que controlará el 21% de la nueva Aena que empezará a cotizar en Bolsa en noviembre, según ha informado este martes Enarie, la matriz del ente aeroportuario. Las ofertas elegidas valoran a la empresa que gestiona los 48 aeropuertos de la red española entre 7.300 y 8.000 millones, aunque la cifra definitiva dependerá del precio que se fije en la Oferta Pública de Venta (OPV) por la que se prevé vender otro 28% de la empresa. La de Aena es la mayor privatización de los últimos 16 años.

Según los términos aprobados por la comisión gestora de la operación, cuya selección ha cumplido con lo previsto, Corporación Financiera Alba, el brazo inversor de la familia March, se hará con un porcentaje de capital del 8%, el equivalente a 12 millones de acciones. El precio máximo por título que ha ofrecido es de 53,33 euros, el más alto de todas las propuestas seleccionadas. Además, se ha comprometido a abonar una prima de 0,15 euros por acción sobre el valor de salida a Bolsa que se fije en la OPV, siempre que con ello no se supere el precio máximo.

El siguiente accionista de referencia será Ferrovial, a través de la sociedad Faerco, con un 6,5% o 9.750.000 acciones. Su precio máximo es el más bajo con 48,66 euros, aunque ha ayudado a salir seleccionado que ha ofrecido una prima de 0,10 euros para resultar seleccionado, así como su experiencia en la gestión. Ferrovial es el principal accionista del gestor británico de aeropuertos Heathrow Airport Holdings (HAH).

Por último, el Fondo TCI (The Children's Investment Fund) se hará con otro 6,55. Este nuevo accionista, que cumple con el perfil de socio financiero para la expansión de la nueva Aena, ha ofrecido un precio máximos de 51,60 euros, aunque como sucede con el resto de los casos no estará obligado a abonar más que el valor que se establezca para la OPV. Una vez compren las acciones, se comprometen a permanecer al menos un año en AENA y a no sellar alianzas con ninguno de los otros socios del núcleo duro. Tampoco podrán comprar más acciones de las concedidas una vez empiece a cotizar.

Con estos precios y si, tal y como espera Aena, le ayudan a condicionar el precio de salida de la OPV, el Estado lograría recaudar entre 3.600 y poco menos de 4.000 millones de euros con la venta del 49% del gestor. Pero habrá que esperar al estreno en Bolsa para garantizar este extremo.

Enaire, propiedad al 100% del el Estado y que seguirá controlando una mayoría del 51% en la próxima Aena SA, también informó de cómo quedará el consejo de administración tras la operación. El máximo órgano de gobierno del gestor quedará formado por 15 consejeros. Cuatro serán independientes: Fernando Abril Martorell (consejero de PRISA), Simón Pedro Barceló (del grupo hotelero Barceló), Juan Ignacio Acha-Orbea (presidente de la sociedad Equity Contraste Uno y con experiencia en Bolsa) y Eduardo Fernández-Cuesta (expresidente de la inmobiliaria Richard Ellis). El primero de ellos ha presentado su dimisión como consejero independiente de Banca March "por incompatibilidad con su nueva posición como consejero independiente de AENA", según ha informado a la CNMV.

Otros siete consejeros serán dominicales nombrados a propuesta de la Administración del Estado, mientras los accionistas de referencia podrán elegir a otros tres. A ellos se les sumará un consejero ejecutivo, el presidente de Aena y actual consejero delegado de la empresa, José Manuel Vargas.

“La entrada de capital privado garantizará la viabilidad del mayor operador aeroportuario del mundo y asegurará el interés general de la red aeroportuaria española”, defendió ayer la ministra de Fomento, Ana Pastor. Durante una intervención en el Senado, la responsable del departamento insistió en que la presencia de inversores privados fortalecerá la gestión de la compañía y posibilitará el desarrollo internacional de la misma.

Ahora, tras la selección del núcleo duro, llega el momento de la verdad con la salida a Bolsa, una operación prevista para principios de noviembre. Una pequeña porción de este 28% que se colocará mediante la OPV está reservado a los minoristas. Desde el Gobierno, la colocación se plantea como la prueba de fuego de que España ha superado definitivamente la crisis. No obstante, las recientes turbulencias que están sufriendo los mercados y las perspectivas de un deterioro de la situación económica internacional amenazan con deslucir el estreno en el parqué. Del lado de las sombras, el hecho de que se haya presentado un número reducido de interesados en la fase final ha despertado algunas dudas sobre el proceso.