Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda abre la puerta a futuras subidas de sueldo de los funcionarios

La plantilla del Estado tendrá el salario congelado en 2015 por quinto año seguido

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, abrió este martes la puerta a futuras subidas en el sueldo de los funcionarios. Y ello a pesar de que este año volverá a congelar la nómina de los empleados públicos, por quinto año consecutivo. "Los funcionarios van a tener el reconocimiento que se merecen. La administración pública debe ser eficaz, bien gestionada, comprometida con la oferta de servicios públicos y también bien retribuida", señaló Montoro durante la presentación del proyecto de Presupuestos para 2015 en el Congreso. Según esta declaración, el Gobierno podría permitir aumentos en los complementos salariales de los empleados de aquellas administraciones que dispongan de más margen presupuestario.

El ministro también insistió en que España no tiene inflación. "Es una peculiaridad", señaló, al tiempo que explicó que no es lo mismo congelar el sueldo cuando los precios suben que cuando el IPC está en torno al 0%. Montoro anunció que en las próximas semanas los responsables de Hacienda se reunirán con los representantes sindicales en el marco de la mesa de la función pública para avanzar en el programa de retribución del personal de las administraciones públicas. No obstante, precisó: "Hay que ser prudentes. Aún es pronto para aprobar mejoras más allá de la devolución de la cuarta parte de la paga extra de 2012".

Los herederos de empleados públicos fallecidos cobrarán la extra suprimida

El gasto de personal —que recoge el coste salarial de los empleados públicos y es tradicionalmente uno de los capítulos con más volumen en las cuentas del Estado— alcanzará el próximo año los 21.597 millones, un 1,4% más que en 2014.

Esta subida se debe, fundamentalmente, a la devolución del 24% de la paga extra de Navidad de 2012 suprimida por el Gobierno en pleno azote de la crisis. En realidad se trata de la devolución de los 44 días devengados entre el 1 de junio y el 14 de julio, cuando se aprobó el decreto de recortes, y que los tribunales ya han avisado de que no podría tener carácter retroactivo. Montoro ha evitado explicar cuándo se devolverá el resto de la paga extra de 2012. Ha justificado que no puede "proyectar más allá de 2015 porque computaría como gasto a efectos de Contabilidad Nacional". Es decir, que no puede hacer público un calendario de pagos porque debería anotarse como gasto a efectos de la contabilidad homogénea con Bruselas y afectaría al déficit.

La devolución de esta parte de la extra afectará a todos los empleados públicos afectados, incluso aquellos que causaron baja en la Administración o fallecieron desde 2012, en cuyo caso serán los herederos los que tengan que tramitar la petición. Así lo recoge el proyecto de ley de Presupuestos en una disposición adicional.

Los Presupuestos también amplían la tasa de reposición de los servicios públicos esenciales —el número de sustituciones de funcionarios por cada baja— hasta el 50%. Es decir, que por cada jubilación de empleados públicos que se produzca se podrá contratar uno para los servicios de educación, sanidad, policía, ejército, bomberos e inspección tributaria. Esa tasa de reposición se aplicará también a las empresas públicas que hayan obtenido beneficios en los últimos tres ejercicios y en algunas fundaciones.

También en las disposiciones adicionales de la ley se fijan el límite máximo para la oferta de empleo público para el acceso a las carreras judicial y fiscal, establecido en 100 plazas. Las cuentas públicas también recogen un alza del gasto en personal de alta dirección del 3,2% hasta los 612 millones, al sumar cuatro cargos a la plantilla de altos directivos, hasta los 447.

Más información