_
_
_
_

Renzi: “Me río cuando oigo que nuestro modelo debe ser España”

El primer ministro italiano no cree en el ejemplo español porque tiene "el doble de desempleo"

Matteo Renzi, en la fiesta de su partido el 7 de septiembre.
Matteo Renzi, en la fiesta de su partido el 7 de septiembre.GIORGIO BENVENUTI (EFE)

En Italia se invierte lo mismo en construcción que en 1967, se vende el mismo número de coches que hace 35 años y el nivel de desempleo del 12,6% supone un triste récord histórico. Y, aun así, o tal vez por eso, Matteo Renzi no quiere ni oír hablar de seguir por la senda de la austeridad. Es más, ayer, ante la Cámara de Diputados, se negó en redondo a tomar como ejemplo a España. “Me dan ganas de reír”, dijo el jefe del Gobierno italiano, “cuando escucho decir que nuestro modelo debe ser España. Estimo al país y a su presidente, pero cuando me dicen que nuestro modelo debe ser el de un país que tiene el doble del desempleo me preocupo”.

Renzi insistió en su idea de cambiar Italia en los próximos 1.000 días. “Es nuestra última ocasión”, aseguró. Su Gobierno “no puede imitar a otros países europeos reduciendo el sueldo a los trabajadores. Esto implicaría una Italia que apunta a la producción de baja calidad y a la reducción del poder adquisitivo de la clase media”.

El joven líder del centroizquierda italiano ya había explicado que, en materia de reforma laboral, su modelo es el alemán y no el español. Se trata, por tanto, de la confirmación de que, pese a los datos que sitúan a Italia en recesión técnica, Renzi sigue dispuesto a no tirar la toalla. “Es cierto, que el bono de 80 euros [a los trabajadores con rentas bajas] no ha tenido el éxito que se esperaba para relanzar el gasto, pero se trata solo del principio”, dijo.

Más información
Renzi responde a Draghi que el modelo de Italia es Alemania y no España
Gracias por no venir

El jefe del Partido Democrático, que sigue sintiendo el respaldo de los ciudadanos a pesar de su dificultad para sacar adelante las reformas que prometió con carácter de urgencia, es testigo, “por ahora impotente”, de unos indicadores económicos que sitúan a Italia en los niveles de hace 30 y 40 años. Un ejercicio que acaba de hacer el diario económico Il Sole 24 Ore con datos del Instituto de Estadísticas italiano sitúa el consumo actual de las familias o el ahorro en los mismos niveles que tenía Italia en 1997. Las inversiones en construcción, tanto públicas como privadas, se sitúan en 60.000 millones, como en 1967, y el dato de la inflación solo se puede comparar con el de 1959. Desde entonces no se veía una bajada de los precios durante dos meses consecutivos.

Renzi no descarta medidas de urgencia para aprobar la reforma laboral y reactivar la economía, pese a que los sindicatos ya le han advertido que no están dispuestos a ceder en los derechos históricamente adquiridos y hasta la policía amenaza con una huelga.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_