La deuda pública creció un 2% para rebasar el billón en el segundo trimestre

Cambios contables elevan en 6.000 millones el histórico registro, adelantado por el Banco de España

El Banco de España confirmó este viernes que la deuda pública cruzó en junio por primera vez el umbral del billón de euros. De hecho, el pasivo de las Administraciones Públicas españolas creció en el segundo trimestre algo más de lo anticipado por el organismo que dirige Luis Linde: a mitad de año llegó a 1,013 billones, unos 6.000 millones más que lo previsto inicialmente. Una revisión al alza que el supervisor del sector financiero explica por la introducción de nuevos criterios contables, recetados por la agencia Eurostat, que entraron en vigor el pasado 1 de septiembre. En comparación con marzo -los nuevos criterios contables se han aplicado para todas las mediciones desde 1995-, la deuda pública aumentó un 2%.

Fuentes del Banco de España precisaron que los cambios contables (en la UE se sustituye el sistema de cuentas fijado hace década y media) afectan al cálculo de la deuda pública en varios aspectos. El principal es que algunas empresas públicas cuyos pasivos no se incluían en el cómputo de deuda de las Administraciones Públicas sí se incorporan ahora: el criterio básico para decidir que las empresas públicas no computasen siguen siendo que sus ventas debe significar más del 50% de los costes. Pero el nuevo sistema de cuentas obliga a tener en cuenta también los costes financieros, lo que endurece el criterio. El Banco de España aseguró que las empresas incorporadas (ya sean de la Administración central, la autonómica o la local), más endeudadas, no son de gran tamaño. A modo de ejemplo, añadió que varias están relacionadas con la gestión del suelo o de recintos feriales.

El Gobierno confía en que la deuda se estabilice en el 101% del PIB en el próximo ejercicio

Como consecuencia de esta adaptación contable, la deuda pasaría a suponer el 98,9% del PIB, frente al 98,3% que habría supuesto con el dato preliminar. Sería un dato ya muy cercano al previsto por el Gobierno para todo el año (99,5%), que da por hecho que se superará el 100% en 2015. Pero el propio Banco de España advierte que, en este caso, la adaptación contable convierte el dato en "provisional" e "inconsistente". La razón es que el Instituto Nacional de Estadística aún no ha adaptado el cómputo del PIB (lo hará el próximo 25 de septiembre) al nuevo sistema de cuentas.

La agencia estadística ha anticipado que los cambios contables, y la introducción de la prostitución y el tráfico de drogas en la medición de la actividad económica, elevará el producto interior bruto hasta un 4,5%, por lo que el ratio de deuda pública, cuando se incorpore el nuevo sistema de cuentas, puede retroceder al entorno del 95% del PIB.

La Administración central es la más endeudada (885.232 millones, 86,4% del PIB), aunque sus cuentas incluyen más de 100.000 millones de préstamos a otros niveles administrativos, como las comunidades o los ayuntamientos, a través del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), o de los sucesivos planes de pago a proveedores. Esa inyección de recursos a las administraciones territoriales es lo que explica en buena medida que la deuda del Gobierno central aumentara un 2,2% en el trimestre.

Seis comunidades autónomas reducen sus pasivos respecto al primer trimestre

En el caso de las comunidades, el repunte de la deuda pública se modera, con un crecimiento que apenas llega al 1,3% respecto a marzo, para situar el pasivo autonómico en los 228.234 millones. En seis comunidades (Asturias, Canarias, Castilla y León, Extremadura, Galicia y Navarra), el cómputo de la deuda ha empezado a bajar, aunque solo Canarias está ya por debajo de los objetivos fijados para este año, aprobados ayer por el Consejo de Ministros. Baleares (en el 29% del PIB, cuando debe acabar 2014 en el 26%) es la que está más alejada de la meta, aunque aquí la inminente revisión al alza del PIB también echará una mano.

El endeudamiento de las corporaciones locales sigue estancado en los 42.000 millones, con reducciones significativas en el último año, cercanas al 10% en Madrid (6.923 millones) y Barcelona (1.011 millones).

El secretario de Estado de Economía, Íñigo Fernández de Mesa, subrayó en conferencia de prensa la moderación en el crecimiento de la deuda pública —el avance anual es del 6,5% frente al 17% de junio de 2013—, apoyado en los menores déficit de las Administraciones. Dio por hecho que las previsiones del Ejecutivo se cumplirán: de ser así, la deuda se estabilizaría en el 101% del PIB en 2015 y 2016, para empezar a caer un año después.

Por su parte, el secretario de Economía del PSOE, Manuel de la Rocha Vázquez, acusó al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, de ser “el campeón del endeudamiento”. “Pese a los recortes y subidas brutales de impuestos efectuadas por el Ejecutivo del PP, la deuda pública no ha dejado de subir desde que gobierna Rajoy”, sostuvo De la Rocha, quien añadió que “en estos dos años y medio de gobierno del PP se ha registrado el mayor ritmo de crecimiento de la deuda pública de la democracia”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS