Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FRAUDE EN EL MAB

El juez ordena busca y captura internacional contra el auditor de Gowex

Pedraz fija una fianza de 50.000 euros para el director financiero de la empresa de Jenaro García

Florencia Maté, la mujer del expresidente imputado, no acude a declarar por estar en Costa Rica

El consejero de Gowex, Francisco Manuel Martínez Marugán, tras declarar ante el juez Santiago Pedraz.
El consejero de Gowex, Francisco Manuel Martínez Marugán, tras declarar ante el juez Santiago Pedraz.

José Antonio Díaz Villanueva, el auditor de la firma M&A que validó durante años las cuentas falsas de Gowex, está en busca y captura. El juez Santiago Pedraz ha dictado orden de detención internacional contra él tras conocer por la policía que Díaz Villanueva, imputado en la causa, está ilocalizable.

Díaz Villanueva puso durante varios años su firma en las auditorías que certificaban la supuesta solidez del proyecto empresarial de Gowex, una firma especializada en instalaciones de redes wifi en espacios públicos.

El auditor, en cuyo historial figura una sanción de dos años de inhabilitación por infracción grave que la Audiencia Nacional rebajó a una multa de 12.001 euros, no observó ninguna anomalía en las cuentas de Gowex. En plena crisis económica, la compañía registró en su contabilidad crecimientos colosales. Entre 2011 y 2013 multiplicó por tres las ventas y por cinco los beneficios. Sólo era una falsa apariencia.

La empresa de análisis financiero Gotham City Research destapó el pasado 1 de julio en un informe remitido a los inversores que Gowex había inflado sus resultados; sus ingresos no superaban el 10% de lo declarado; su mayor cliente eran ellos mismos; y los honorarios que cobró la empresa que auditaba sus cuentas eran sorprendentemente bajos.

El análisis de Gotham concluía que el valor real de Gowex era cero, lo que provocó un fuerte castigo en bolsa al día siguiente para la empresa de Jenaro García (propietario del 47% de las acciones de la compañía).

En los primeros cinco meses del año, la empresa de wifi había subido casi un 50% (su valor bursátil al cerrar 2013 alcanzó los 1.400 millones de euros); un día después del informe de Gotham, el precio de la acción se desplomó un 46%.

Gowex cotizaba en los mercados de Madrid, París y Nueva York sin que ninguno de los supervisores hubiera puesto reparos a las cuentas de la compañía. La compañía empezó a cotizar en bolsa hace cuatro años a 3,5 euros por acción y durante este tiempo llegó a multiplicar por siete su valor (21 euros) impulsado por la maquinaria de publicidad que Jenaro García activaba cada vez que firmaba un acuerdo o conseguía un contrato para suministrar redes de wifi en administraciones públicas, entre ellas el Ayuntamiento de Madrid y el de Nueva York.

Entre la imagen de éxito que publicitaba el fundador de Gowex y sus cuentas falsas auditadas, la compañía forjó una apariencia de solvencia que le permitió conseguir numerosas subvenciones públicas y cuantiosos créditos bancarios para seguir funcionando.

En una huida sin rumbo fijo, Jenaro García intentó durante cuatro días desmentir con palabras el demoledor análisis de Gotham. Pero al llegar el quinto día de la crisis sin lograr la liquidez que precisaba para contrarrestar los efectos del informe de Gotham, García reunió a su consejo de administración para admitir la falsedad de las cuentas de su compañía y el fraude que había perpetrado durante al menos cuatro años. Tras explicar a sus colaboradores el engaño y la quiebra, se presentó en el juzgado de guardia de la Audiencia Nacional donde entregó en un folio su confesión de culpa. Gowex multiplicó por 12 su deuda en los dos últimos años, de tres millones de euros a más de 36.

Francisco Manuel Martínez Marugán acompañó como director financiero a Jenaro García en su aventura empresarial. El juez Pedraz le interrogó y el número dos de Gowex admitió la existencia de una doble contabilidad en la empresa.

Martínez Marugán aludió a la “fuerte personalidad” de su jefe para intentar justificar tantos años de trabajo conociendo el fraude sin denunciarlo. El director financiero confesó al magistrado que para llevar a cabo la doble facturación que permitía maquillar las cuentas con ingresos inexistentes crearon tres empresas. También detalló que en los últimos meses, su jefe le planteó la creación de más sociedades de este tipo para seguir con los amaños. El director financiero aseguró al juez que en ese momento se quiso ir de la compañía, pero que no pudo porque estaba demasiado metido en todo el entramado.

Tras escuchar las explicaciones de Martínez Marugán, el juez le fijó una fianza de 50.000 euros que deberá pagar el director financiero antes de 15 días si quiere evitar la cárcel.

Otra consejera de la empresa, María Florencia Maté, esposa del fundador de Gowex, tenía que declarar en la Audiencia Nacional pero su abogado explicó que se encontraba de viaje en Costa Rica, su país de origen. El juez ha vuelto a citarla el proximo 28 de julio.

José Antonio Díaz Villanueva, Florencia Maté y Francisco Manuel Martínez Marugán están imputados junto a otras siete personas en la causa abierta en la Audiencia Nacional por delitos societarios en su modalidad de falseamiento de cuentas; delitos relativos al mercado y a los consumidores (hay unos 5.000 inversores estafados) por falseamiento de información económica y financiera; y un delito de uso de información relevante. El instructor de la causa entiende que se ha producido un fraude “que causa una grave repercusión en la seguridad del tráfico mercantil, con repercusión en la economía nacional y perjuicio a una generalidad de personas en el territorio de más de una Audiencia”.

La pena a la que se enfrenta Jenaro García, fundador de Gowex, podría superar los diez años de cárcel. El principal acusado confesó su culpabilidad de manera voluntaria en la Audiencia Nacional y puso a disposición del magistrado su ordenador y teléfono personal. Tras escuchar a Jenaro García, el juez le impuso una fianza de 600.000 euros, que deberá entregar antes de 15 días para evitar su ingreso en prisión provisional.

El fundador de Gowex contó el pasado lunes al magistrado que tenía una cuenta en Luxemburgo con más de tres millones de euros. El juez ordenó ayer el embargo de esta cuenta.

Gowex, con 140 trabajadores, presentó el pasado martes en los juzgados de lo Mercantil preconcurso de acreedores.

 

La "extraña" tarjeta de visita del auditor, según Gotham

Captura de la página del informe de Gotham en la que habla del auditor y muestra su tarjeta de visita
Captura de la página del informe de Gotham en la que habla del auditor y muestra su tarjeta de visita

EL PAÍS

El informe sobre Gowex de la misteriosa firma de análisis Gotham destinó algunas páginas a poner sobre la mesa sus dudas sobre la fiabilidad del auditor M&A, ya que consideraba "extremadamente raro" que una empresa de wifi con un volumen de facturación tan elevado recurriera a una firma de auditores tan desconocida.

Gotham acudió a hablar con el auditor, según cuenta en el informe, y y consiguió la tarjeta de visita del auditor José Antonio Díaz, cuya fotografía incluye en el informe. El analista de Gotham subraya lo extraño que es que la firma M&A no dispusiera de correo electrónico propio, y que lo que Díaz facilite sea una cuenta genérica de Gmail, apuntada a mano en el reverso de la tarjeta. También le llamó la atención el lugar donde el auditor tenía su sede: "un despacho de 8x10" en una zona "que no parece de influencia". Según la tarjeta, la oficina está en la calle Ayala 116 de Madrid.

Gotham subrayó incluso "lo extraño" que le resultan los honorarios de la auditoria en su trabajo con la compañía de wifi (de entre 40.000 y 70.000 euros), teniendo en cuenta la complejidad de una empresa como Gowex, cotizada y presente en tantos países. 

Consulte el informe completo de Gotham (en inglés)

Más información