Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chile rescinde un contrato con Sacyr para construir una autopista por los retrasos

La mayor productora de cobre del mundo adjudicó el proyecto en 2012 por 120 millones

Trabajos en la autopista de acceso a El Teniente.
Trabajos en la autopista de acceso a El Teniente. EFE

La empresa estatal chilena Codelco, la principal productora de cobre del mundo, ha rescindido el contrato con la constructora española Sacyr para la construcción de la autopista Maitenes-Confluencia, vía de acceso a la mayor mina subterránea del planeta. La decisión, según justifica Codelco, se debe al "incumplimiento de contrato fundado en importantes atrasos y sobrecostes en la ejecución de los trabajos, iniciados en diciembre de 2012" y cuyo importe ascendía a más de 120 millones de euros.

Codelco también argumenta que se ha visto obligado a tomar "medidas para evitar que los problemas de la empresa constructora perjudiquen la puesta en marcha de este proyecto minero, planificada para finales del año 2018". Antes, en agosto de 2015, Sacyr debería entregar la carretera. "Si no se tomaba esta determinación, el coste final de la carretera habría duplicado el licitado originalmente", añade la empresa en la nota antes de asegurar que "no puede aceptar estos rendimientos, como tampoco pagará sobreprecios no razonables".

Otro factor considerado por la empresa estatal chilena para rescindir el contrato fue "el desempeño deficiente en seguridad de Sacyr durante la construcción de estas obras", según la versión de Codelco. "En septiembre del año pasado ocurrió un accidente fatal que costó la vida a un trabajador subcontratista de la empresa constructora", recuerda la Corporación Nacional del Cobre de Chile (Codelco).

La mina subterránea de El Teniente, situada 120 kilómetros al sur de Santiago, está compuesta por más de 3.000 kilómetros de galerías subterráneas y se accede a ella a través de la carretera del Cobre, construida en los años sesenta. En 2012, Codelco adjudicó a Sacyr Chile la ejecución del contrato "Ingeniería de Detalle, Construcción y Montaje Carretera Maitenes Confluencia" por unos 120 millones de euros.

Ante estas circunstancias, la empresa afirma que "evaluará las opciones y soluciones técnicas que cumplan con el mismo propósito de la obra", al tiempo que "implementará un plan de desactivación de la obra que construye Sacyr", que no hace comentarios al respecto. Actualmente, bajo ese contrato trabajan 820 personas, de las que 540 son empleados de Sacyr y 280 de empresas subcontratistas de la constructora.

Chile es el país de más éxito para la filial de concesiones del grupo que preside Manuel Manrique. El proyecto más importante que tiene en este país es la construcción y explotación de 9,3 kilómetros de la autopista Américo Vespucio Oriente, cuyo coste asciende a 710 millones. Para esta obra trabaja en consorcio con OHL.

Arbitraje del Canal

En otro de los frentes que tiene Sacyr en el continente, la ampliación del Canal de Panamá, esta semana empezará el arbitraje para definir quién asumirá los costes adicionales por 1.200 millones de euros que acumula el proyecto. El 21 de julio "ambas partes presentarán sus argumentos y borradores de órdenes de procedimiento respecto a cómo se desarrollará el caso", ha explicado a Reuters Carolyn Lamm, abogada de White & Case, que representa al consorcio constructor encabezado por Sacyr.

En un acuerdo firmado en marzo, la Autoridad del Canal de Panamá y el consorcio donde también está la italiana Salini Impregilo accedieron a inyectar 74 millones de euros para reanudar las obras. También pactaron extender la devolución de 575 millones de dólares en adelantados de la Autoridad del Canal de Panamá al consorcio hasta el 2018 como mínimo.