Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas investiga a Luxemburgo por posible trato fiscal favorable a Amazon

Apple, Starbucks y el brazo financiero de Fiat ya han sido objeto de este tipo de pesquisas

Tras poner la lupa sobre Apple, Starbucks y Fiat, Bruselas investiga el posible trato fiscal favorable a Amazon en Luxemburgo. La Comisión Europea ha pedido este viernes al Gobierno luxemburgués que entregue documentación relativa a la situación fiscal de la multinacional estadounidense, por posibles "ayudas de Estado" prohibidas por la legislación comunitaria. Según revela el diario británico Financial Times en su edición de hoy, el Ejecutivo comunitario habría ampliado la investigación abierta hace un mes a Irlanda, Países Bajos y Luxemburgo —sobre Apple, Starbucks y Fiat, respectivamente— a la fiscalidad que se aplica al gigante de la distribución online en el Gran Ducado, donde tiene su sede europea.

En junio, el comisario de Competencia, Joaquín Almunia, anunció la apertura de tres expedientes a Irlanda, Países Bajos y al propio Luxemburgo para recabar información sobre los acuerdos fiscales —denominados tax ruling en los círculos financieros anglosajones— entre estos países y un ramillete de multinacionales y comprobar que se atenían a la normativa comunitaria sobre ayudas de Estado. En concreto, la práctica que Bruselas investiga tiene que ver con el comercio entre filiales de un mismo grupo empresarial: las empresas transfieren activos de un país a otro y acaban tributando en el que mejores condiciones fiscales otorga. La fórmula, en sí misma, cuenta con el visto bueno de la OCDE, pero la Comisión Europea cree que los tres países mencionados podrían estar otorgando trato de favor a estas empresas sobre otras firmas.

"Estamos tratando de entender el tipo de acuerdo existente entre Luxemburgo y Amazon", han declarado fuentes comunitarias al diario anglosajón. Un portavoz de la comisaría europea de Competencia consultado por EL PAÍS ha aclarado que la Comisión "sigue recabando información en varios Estados miembros" sobre las citadas prácticas fiscales y ha rehusado referirse a ninguna compañía en concreto, más allá de los nombres ya sabidos de Apple, Starbucks y Fiat Finance. "Es prematuro especular sobre nuevas o futuras investigaciones", añade.

El Ejecutivo comunitario lleva años tratando de escrutar los tratos de favor de algunos Estados miembros a un grupo selecto de empresas, pero su labor se ha visto dificultada por la propia legislación comunitaria, que da libertad a los países para fijar su propia normativa fiscal. Luxemburgo es uno de los países de la Unión Europea (UE) que ofrece un trato fiscal más favorable a empresas y grandes fortunas y su Gobierno fue señalado en junio por Almunia como uno de los que "menos estaba colaborando" en la entrega de la información requerida por la Comisión Europea.

La compleja estructura fiscal de Amazon, que tiene más de 800 empleados en Luxemburgo —el segundo país menos poblado de la UE, con poco más de 500.000 habitantes—, ha recibido críticas en todo el continente. En un momento de austeridad generalizada en las cuentas públicas de los Estados miembros e importantes recortes en el estado de bienestar, estas prácticas fiscales han alimentado los sentimientos negativos hacia varias compañías tecnológicas estadounidenses, que ahora se ven afectadas por un escrutinio mucho más rígido en el Viejo Continente.