_
_
_
_

Las papeleras sufren los estragos de la reforma eléctrica

Los cambios en el ámbito energético castigan las estrategias y las cuentas de Ence, Europac e Iberpapel

Instalaciones de Ence y Elnosa junto a la ría de Pontevedra.
Instalaciones de Ence y Elnosa junto a la ría de Pontevedra.XUNTA DE GALICIA

“Papel mojado”, según el diccionario de la Real Academia Española, es en términos coloquiales “cosa inútil o inconsistente”. Y en algo parecido está convirtiendo la reforma eléctrica del Gobierno, creen las papeleras españolas, sus estrategias de agregación de valor a su negocio tradicional (a través de la cogeneración energética) y sus inversiones recientes.

Los cambios regulatorios han sumido ya en números rojos, en el primer trimestre, a Ence; han contribuido a una caída del 85% en las ganancias de Iberpapel y de casi el 14% en las de Miquel y Costas, y han situado en mínimos el aumento del beneficio en Papeles y Cartones de Europa (Europac).

Todas estas compañías están haciendo filigranas para salvar sus cuentas, alumbrando planes de eficiencia y ahorro, parando instalaciones y metiendo tijera a sus inversiones en España.

Así, Europac ha cancelado un proyecto de inversión de 160 millones para el aumento de la capacidad de producción en su fábrica de Dueñas (Palencia) por considerarlo inviable con el actual marco regulatorio eléctrico. Ence ha dejado en standby (en reposo) el proyecto de una planta de biomasa en Cáceres; Iberpapel ha paralizado su programa de inversiones porque la reforma eléctrica ha supuesto un duro revés a sus planes de crecimiento, y Torraspapel ha anunciado el cierre de su planta de Sarriá de Ter (Girona).

Las papeleras admiten que la ley eléctrica fija una rentabilidad razonable para la cogeneración, pero la propuesta de orden ministerial que la desarrolla va a situar, si no se modifica a fondo en su tramitación en el Consejo de Estado, a las plantas que operan con estas fuentes renovables en pérdidas operativas, a provocar su cierre y a lastrar la competitividad de sus industrias.

Ence Energía y Celulosa, como se rebautizó hace dos años el fabricante de pasta para enfatizar su nueva estrategia, es una de las empresas más afectadas. Su presidente, Juan Luis Arregui, advertía hace unos meses que la drástica reducción de la retribución a “la cogeneración con lignina (también denominada licor negro), un magnífico combustible natural y renovable derivado de la transformación de la madera”, constituye a su entender “un peligro para el futuro del sector forestal y de la industria maderera” y “un atentado a la competitividad de la industria de la celulosa y el papel”.

Ence entra en pérdidas e Iberpapel reduce en un 85% su beneficio trimestral

Ence cerró el primer trimestre con una pérdida neta de 14 millones, debido “fundamentalmente”, según dice la empresa, a una “reducción en ventas de electricidad a raíz de la reforma eléctrica”.

Además, agrega, unos precios anormalmente bajos del pool (el mercado mayorista de electricidad) en los primeros meses del año le han supuesto pérdidas en sus instalaciones de generación con mayor coste operativo, por lo que ha tenido que limitar su producción en las horas de precio más reducido. El impacto de los precios del pool y de la reducción de producción se ha elevado en el trimestre a 5,1 millones.

La reforma ha tenido un gran impacto en su planta de Huelva, que tuvo en marzo un coste de producción de 71 euros por tonelada, mayor al del primer trimestre de 2013, y un resultado bruto de explotación (ebitda) negativo.

La empresa confía en que la subida de precios prevista en el mercado mayorista y una mejor gestión le permitirán compensar la merma de rentabilidad.

Algunos analistas que siguen a la compañía, como los de Ahorro Corporación, estiman sin embargo para este grupo una caída de su facturación anual en 2014 de hasta el 10%. Por dos motivos: un menor precio de venta de la celulosa de eucalipto por una mayor competencia en el mercado, y una caída en el precio de venta del megavatio hora por el cambio regulatorio en ciernes.

Ence se ha visto inmersa en los últimos días en un conflicto (con huelga de suministros incluida) con sus proveedores de madera de eucalipto del norte peninsular tras haberles comunicado un recorte de 3,5 euros por tonelada en el precio de compra ofertado.

Una rebaja obligada, según ha explicado, por “el efecto combinado de la reforma eléctrica y de la caída de los precios de la celulosa en el mercado internacional”. Desde el 19 de mayo, una parte importante de estos suministradores (unas 150 empresas) han reanudado el abastecimiento a Ence tras acordar entablar negociaciones individuales para regularizar el valor de los stocks (reservas) de madera adquirida por cada una de las compañías que le suministran antes de la fecha en la que entró en vigor la rebaja de precio.

Según ha dicho Ence a sus proveedores, la nueva regulación no reconoce el valor energético de la madera —que suponía más del 30% de su valor antes de la reforma— tras haber fijado una fuerte reducción de la retribución a la cogeneración con madera (y con efecto retroactivo a julio de 2013). A este impacto se añade la subida del precio de la madera de eucalipto, que ha experimentado un aumento del 5% en el norte peninsular desde junio de 2013, mientras los precios internacionales de la pasta de eucalipto han sufrido una caída superior al 7,5% desde marzo del año pasado.

Europac e Iberpapel cancelan en España inversiones por la reforma eléctrica

En todo caso, Ence acaba de poner en marcha planes para recuperar competitividad y beneficios. La nueva estrategia, sustentada en su bajo endeudamiento (no tiene que afrontar grandes pagos hasta 2020) y en su tesorería, pretende incrementar su ebitda en 79 millones, hasta 169 millones, con una inversión total de 127 millones entre 2014 y 2015.

El fabricante de pasta y megavatios espera además poder recuperar en 2016 el coste de producción que tuvo ahora hace un año.

Europac, por su parte, ha sorteado los números rojos y se ha apuntado en el primer trimestre incrementos del 2% en beneficio y del 3% en ventas. Unos resultados que, según su consejero delegado, Enrique Isidro, “mejoran ligeramente los obtenidos en igual periodo de 2013 en un contexto macroeconómico caracterizado por la debilidad de la economía y por la reforma energética en España”. El impacto de esta última en sus cuentas de enero a marzo ascendió a 3,5 millones de euros.

Los analistas de Link, tras estudiar estos resultados, creen que Europac podría incrementar este año sus ventas con respecto a 2013 en un 2,7%, con un ligero descenso del ebitda consolidado (-0,6%) y con una caída algo mayor (-6,5%) en su beneficio neto.

Iberpapel, que sí ha registrado un serio recorte en sus ganancias, en su ebitda y en su facturación en el primer trimestre, achaca el retroceso a la mala situación coyuntural del mercado papelero y a la aplicación de la propuesta de orden ministerial que desarrolla el RD-Ley 9/2013, de 12 de julio, sobre la reforma eléctrica.

Miquel y Costas, que ha recortado también su beneficio, pero ha mantenido ventas en el primer trimestre, atribuye estos números más a la caída del consumo en el sector del tabaco y, de manera significativa, al resultado obtenido por su sociedad Terranova que a la reforma eléctrica. Sus resultados también se han visto afectados por los tipos de cambio del euro frente a diversas divisas como el peso argentino y el dólar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_