_
_
_
_
SECTOR FINANCIERO

La banca admite que su principal problema es recuperar la reputación

Roldán se estrena al frente de la AEB y admite que deben defender su papel "con humildad" ante la opinión pública

Íñigo de Barrón
La escultura del euro que preside la entrada al BCE.
La escultura del euro que preside la entrada al BCE. EFE

Nuevo presidente en la patronal bancaria, la Asociación Española de Banca (AEB), y nuevo mensaje: hay que admitir que la banca ha perdido su reputación y el sector se debe volcar en recuperarla “con humildad y rigor”. José María Roldán, presidente de la AEB desde hace un mes, se estrenó en el cargo por otra senda diferente de la de su antecesor, Miguel Martín. Éste dejó el puesto insistiendo en que “el daño reputacional proviene del sector rescatado (las cajas)” por lo que la clave era distinguir entre la banca “buena de la mala”, la que había recibido ayudas del contribuyente y la que no.

Roldán, que como Martín llega al cargo después de controlar a las entidades en el Banco de España, dijo sentirse como un “imaginario Director General de Reputación Bancaria. Estoy seguro de que no voy a perder mi empleo, no al menos sin haber intentado que se distingan mitos de certezas respecto a las actuaciones de mi sector”.

Más información
La Caixa deja de ser una caja y se convierte en una fundación

Poco antes insistió en el mensaje al decir: “Un componente imprescindible en la acción de la AEB es el de ayudar a recuperar la imagen del sector. Sólo mediante una pedagogía paciente podremos recuperar un lugar en la opinión pública que sea justo. Para ello, debemos explicar, con humildad, con rigor y con claridad, algunas de las características del negocio bancario que, con cierta frecuencia, se pasan por alto”.

En su intervención en unas jornadas organizadas por Expansión y KPMG, no mencionó a las antiguas cajas de ahorros, ni habló de bancos culpables o inocentes. En el sector hay quienes quieren dejar claro a la sociedad quienes han recibido dinero de los contribuyentes porque lo hicieron mal y los que no.

De hecho, en las mismas jornadas intervino Juan Luis Alcaraz, director general de Negocio de CaixaBank, que insistió en que la principal consecuencia que ha sufrido la banca en la recesión ha sido la crisis de reputación, por lo que el principal reto es “recuperar la confianza del cliente. Hay que explicar que todas las entidades no lo han hecho igual en la venta de preferentes —las de CaixaBank han sido rentables— o con los desahucios”, de los que excluyó a la entidad.

Pero Roldán no quiere entrar en debates escabrosos, “sino construir y mirar para adelante”, como apuntan algunos ejecutivos bancarios. Otros señalan que existe el riesgo de que parezca que se trata de dar carpetazo a las actuaciones de los malos gestores o incluso de prácticas corruptas, que provocaron una crisis que ha supuesto que los contribuyentes aporten más de 61.000 millones y las entidades unos 8.000.

Por sus advertencias, en ocasiones el discurso de Roldán recordó a los que hizo como Director General de Regulación en los trece últimos años. Varias veces utilizó la expresión “bancos de la AEB” para distinguirlos de los que ahora están bajo el paraguas de la Confederación de Cajas (CECA), aunque también son bancos. Roldán también recordó que “si los bancos no tienen beneficios y son solventes, la economía sucumbe”.

Por otro lado, la Comisión Ejecutiva del Banco de España ha aprobado en su sesión de este viernes la reorganización de los departamentos de Instituciones Financieras, dependiente de la Dirección General de Regulación y Estabilidad Financiera, y de la Secretaría Técnica y Jurídico, integrados en la Secretaría General. Con vistas al nuevo papel que tendrá este organismo tras su fusión de funciones con el BCE, el departamento de Instituciones Financieras cambia su denominación a departamento de Regulación y Coordinación Internacional, "más acorde con sus funciones". Además, se simplifica su estructura, mediante la fusión de las actuales divisiones de Análisis y Asesoramiento y de Regulación en una única División de Regulación, que se refuerza y pasa a tener tres unidades (Solvencia, Regulación y Autorizaciones).

"Si los bancos no tienen beneficios y son solventes, la economía sucumbe”, dice Roldán

Por otra parte, se refuerza el papel de la coordinación internacional. La división que se ocupa de este área pasa a denominarse Coordinación y Política Regulatoria Internacional y se estructura en torno a tres unidades dedicadas al seguimiento de la actividad regulatoria del Comité de Basilea (BCBS), de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) y del Consejo de Estabilidad Financiera (FSB).

El departamento de Secretaría Técnica, por su parte, recupera su denominación original de Vicesecretaría, creándose una nueva unidad de cumplimiento interno dentro de la División de Secretaría Institucional. En cuanto al departamento Jurídico, la actual división de Asesoría Jurídica Consultiva y sus dos unidades desaparecen, siendo sustituidas por dos divisiones de nueva creación: la división de Asesoría de Banca Central y la división de Asesoría de Regulación y Supervisión, cada una de las cuales contará con dos unidades.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Íñigo de Barrón
Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_