Abbott Laboratories dobla su apuesta en América Latina

La farmacéutica estadounidense compra la chilena CFR Pharmaceuticals

Los movimientos trasnacionales toman cuerpo en la industria farmacéutica y el juego no se limita solo a Europa. Ahora también entra en el intercambio América Latina. La estadounidense Abbott Laboratories anuncia la compra de la chilena CFR Pharmaceuticals, especializada en medicamentos genéricos, para crecer en la región. Paga por ella 2.900 millones de dólares.

El valor de la operación se acerca a 3.330 millones si además se tiene en cuenta la deuda que acumula la compañía con sede en Santiago. Con esta adquisición, Abbott dobla su presencia en el mercado de genéricos en Latinoamérica. En paralelo, gracias al acuerdo, logrará elevar sus ingresos globales en unos 900 millones anuales cuando la compañía esté integrada.

Abbott compra el holding que controla el 73% del capital de CFR Pharmaceuticals, una de las mayores compañías en la región. El resto de las acciones las comprará con una oferta directa en efectivo. La compañía chile se dedica al desarrollo, producción y venta de medicamentos en los 15 países latinoamericanos. Además, tiene presencia en Asia, en concreto en Vietnam.

La compra se cerrará en el tercer trimestre. La multinacional de Chicago se encuentra en momento de transición. Hace un año se partió en dos compañías independientes, Abbott Laboratories y AbbVie. Ahora busca estar más presente en los países emergentes, por el tirón de la creciente clase media. CFR Pharmaceuticals cuenta con una cartera que supera el millar de productos.

La multinacional chilena cuenta con cerca de 7.000 empleados y opera plantas de producción y centros de investigación en Chile, Colombia, Perú y Argentina. El mercado de los medicamentos en América Latina está valorado en 73.000 millones. La proyección es que las ventas crezcan a 124.000 millones en 2018, casi tres veces más rápido que en los países en desarrollo.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS