Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La sequía acaba con las previsones de cosechas récord

La falta de lluvias se ha traducido en graves daños en producciones cerealistas y efectos negativos sobre cultivos permanentes como olivar o viñedo

Cultivos de cereal
Cultivos de cereal Bloomberg

Las cosechas no están seguras hasta que no se cierran en el granero, está el mosto en la bodega o el aceite en la almazara. Tras un invierno lluvioso, la sequía de esta primavera se llevará por delante las previsiones que apuntaban a repetir en 2014 las cosechas récord de la campaña pasada.

La falta de lluvias ya se ha traducido en graves daños en las producciones cerealistas, fundamentalmente en la mitad sur de la península y parte de Aragón, así como en efectos negativos sobre cultivos permanentes como olivar o viñedo. Igualmente, según señala la organización agraria UPA, los daños ya los está sufriendo los ganaderos en esas zonas por falta de pastos, por lo que reclamará una reunión con el Ministerio de Agricultura.

Los ganaderos notan la falta de pastos, por lo que reclaman una reunión con Agricultura

La campaña pasada, con un volumen de 19,4 millones de toneladas en cereales de invierno, hubo una cosecha récord con más de 10 millones de toneladas de cebada y 6,9 millones de toneladas de trigo. Este año, con unas superficies similares, las previsiones iniciales eran igualmente optimistas en todas las zonas y se esperaba al menos un volumen ligeramente superior a los 17 millones de toneladas. Pero la falta de lluvias ha dado un brusco cambio a ese panorama, lo que está obligando a los analistas de los mercados a una revisión de las mismas.

“Estamos ajustando a la baja las previsiones, sobre todo por la situación de las superficies cerealistas en muchas zonas del centro, Aragón y sur”, confirma José Murillo, socio de la sociedad de análisis Infomarket. "Pero, a pesar de ello, aunque venga la cosecha más corta de lo esperado, la tónica general en el mercado cerealista sigue siendo de oferta suficiente y España es un país netamente importador”, añade.

Cultivos afectados en casi toda España

Los calores de las últimas semana y, fundamentalmente la falta de lluvias, han provocado graves daños en el conjunto de las superficies de cereales en parte de Andalucía donde se hallaban menos adelantadas las producciones, pero, sobre todo en muchas zonas de Castilla-La Mancha, muy especialmente en Albacete, así como en Murcia, en las provincias al sur de Castilla-León, junto a zonas de Aragón, Cataluña y Baleares. En la zona centro y norte de Castilla-León la situación podría ser igualmente grave si no cae agua a muy corto plazo. En esta Comunidad Autónoma se ha producido además una grave plaga de roya amarilla que está machacando los trigos y, en menor medida, las cebadas.

La falta de lluvia en esta primavera también está afectando muy negativamente a los cultivos de viñedo y olivar con problemas en la brotación. Aunque en ambos casos hay importantes superficies de cultivo bajo diferentes sistemas de regadío, en los secanos se espera una importante reducción de rendimientos. En vino, aunque es pronto para avanzar resultados, se espera una cosecha muy por debajo de la producción récord de la campaña pasada, de 53 millones de hectolitros.

Los problemas por la falta de lluvias, aunque en el suelo existen reservas del invierno, se dejarán sentir igualmente en las superficies de olivar donde en la campaña pasada se llegó a la cifra récord histórico de 1.752.000 toneladas. Entre otras producciones, la falta de lluvias afecta igualmente a otras superficies de cultivo en secano como el almendro.

Los problemas de la sequía de primavera también han afectado negativamente a los pastos que en estas fechas era el recurso más utilizado para las cabañas ganaderas y que en este momento, fuera de la zona norte, han obligado a las explotaciones a recurrir a los piensos con el consiguiente incremento de los costes de producción.