Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 1% más rico en España acumula el 8% de todas las rentas, según la OCDE

La organización advierte de que países como EE UU, Reino Unido y Canadá han disparado la desigualdad y pide reformas fiscales para distribuir mejor

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría.rn
El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría. AFP

La OCDE volvió este miércoles a sacudir uno de los temas calientes de la macroeconomía, la creciente desigualdad, que ha logrado colocarse como una preocupación internacional al menos en lo que a informes y discursos públicos se refiere, y publicó un estudio en el que certifica que el 1% de la población ha ido aumentando su cuota de beneficios globales en detrimento del 99% entre 1981 y 2012.

La tendencia es fácil de intuir a la vista de cómo han evolucionado los principales indicadores de brecha social en los últimos años, pero la foto país por país presenta unas diferencias notables: la organización advierte de que en EE UU, por ejemplo, ese 1% más pudiente ha más que duplicado su porción del pastel, del 8,2% al 19,3%, mientras que España, con este baremo, no sale mal parada, si bien también ha sufrido una regresión del reparto: el incremento ha sido del 7,5% al 8,2% en el mismo periodo.

“Este aumento es el resultado de que ese 1% de la cumbre ha capturado una cuota desproporcionada de todo el incremento de rentas de las últimas tres décadas”, señala en su estudio la organización que agrupa a las mayores economías del mundo, y pide a los estados que echen mano de los impuestos para solucionar este problema de distribución y subir la carga a los que más dinero ganan.

La OCDE ha realizado su análisis con los datos de uno de los autores más de moda en la literatura económica del momento, Thomas Piketty, cuya obra Capital en el siglo XXI estudia cómo ha aumentado la riqueza en manos de los mejor situados en más de una treintena de países. Aparte de EE UU, otros países donde la distribución ha resultado especialmente regresiva son Reino Unido (del 6,7% al 12,9%) y Canadá (del 8,1% al 12,2%).

La crisis frenó momentáneamente esa carrera ascendente que los ciudadanos más ricos del mundo han tenido a la hora de hacerse con las rentas, pero luego han recuperado el terreno perdido. “Durante los dos primeros años de la Gran Recesión el 1% más rico vio caer sus ingresos reales de forma significativa, un 3% en 2008 y un 6,6% en 2009 de media en nueve países de la OCDE de los que hay datos disponibles”, señala el estudio en referencia a Australia, Canadá, Dinamarca, Japón, Nueva Zelanda, Noruega, España, Suecia y EE UU. Sin embargo, a partir de 2010 los de mayores ingresos empezaron a recuperase en muchos países y sus rentas aumentaron un 4% de media, mientras que para el 90% de la población, como poco, se mantuvo estancado.

El aumento de la desigualdad antes de la crisis —y especialmente a raíz de esta— en los países más desarrollados ha ocupado también los trabajos del Fondo Monetario Internacional (FMI) en los últimos tiempos.

Este miércoles, la OCDE alertó especialmente sobre lo poco repartido que había sido el aumento de las rentas desde 1975: el 47% del total de crecimiento fue apara a ese 1% de la cima en EE UU, el 37% en Canadá y un 20% en Australia y Reino Unido. En el caso español, ese 1% ha obtenido el 10% del crecimiento y el 10% más rico se ha hecho con el 20%.

Con la crisis, España es uno de los países que más ha visto crecer la desigualdad.

Mientras, la presión fiscal sobre estas esferas sociales ha tendido a reducirse en los países analizados, lo que influye en la ineficacia del sistema tributario como redistribuidor de riqueza. Varios gobiernos han abolido impuestos sobre sucesiones y patrimonio (este último ha sido suprimido y recuperado en España a raíz de la crisis). La OCDE propone en este contexto que los gobiernos actúen eliminando las deducciones fiscales que demuestren haber beneficiado “desproporcionadamente” a los más pudientes, explorar vías para armonizar las tasas sobre la riqueza y el trabajo y evitar las maniobras legales de evasión fiscal que permite a las multinacionales pagar unos tributos inferiores a los que corresponderían por sus ingresos.

El 1% más rico en España acumula el 8% de todas las rentas, según la OCDE