Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Talento joven para dirigir las empresas del mañana

Los 18 ganadores de 'Consejero Delegado por un Día', organizado por EL PAÍS y las consultoras Ray Human Capital y Odgers Berndtson, se ponen a los mandos de una gran compañía

En la universidad hay mucho talento, y la empresa no quiere que pase de largo, por lo que es necesario tender puentes entre las aulas y el mundo de las organizaciones. Esa es una de las ideas que comparten todos los altos ejecutivos que han participado en la cuarta edición de Consejero delegado por un día. Gracias a esta iniciativa, que por cuarta vez han organizado EL PAÍS y las consultoras Ray Human Capital y Odgers Berndtson, 18 jóvenes brillantes han compartido una jornada con los responsables de grandes empresas de España, y cuyas impresiones publica Negocios a lo largo de cinco semanas.

Tras su paso del aula al despacho más noble de una compañía también los estudiantes comparten muchas de las conclusiones de la jornada: el mundo de la empresa, señalan, no es como se lo imaginaban. Todos se llevaron una mochila llena de consejos: “Viaja y aprende de la experiencia internacional”, “el respeto hacia tu equipo es básico”, “si quieres que los demás se esfuercen, da ejemplo”...

Para experimentar lo que se siente a los mandos, los universitarios tuvieron que pasar a lo largo de febrero y marzo unas duras pruebas de selección, realizadas a imagen y semejanza de las que pasan los aspirantes a puestos de mando en los sistemas de selección reales. Más de 13.000 jóvenes han participado en alguna de las fases de clasificación de las cuatro ediciones del concurso.

María, estudiante de ingeniería de 24 años en la Universidad Politécnica de Valencia, participó en el proceso de selección de Madrid. Comentaba tras la última fase (una entrevista personal con un consultor) que lleva tres años estudiando modelos teóricos de gestión. “Pero verlo en la realidad es otra cosa. Me gustaría observar de cerca, aunque sea durante un día, cómo se toman las decisiones, cómo un grupo de personas organiza una estructura de cientos de trabajadores”, explicaba.

“La idea con la que nació la iniciativa era precisamente la de acercar la universidad al mundo de la empresa. Poner en valor la meritocracia, para que los jóvenes comprendan que en el mercado laboral el esfuerzo tiene recompensa”, señala Sonia Pedreira, consejera delegada de Ray Human Capital, durante una reunión previa a las jornadas del concurso. A esta reunión asistieron los altos ejecutivos que han participado este año en el concurso, de las compañías Amazon, Axa, Banco Popular, Bertelsmann, Bodegas Riojanas, Campofrío Food Group, Coca-Cola, Danone, Ford, Ikea, MSD, Mutua Madrileña, ONO, Siemens, Toyota, Universidad Europea, Vodafone y Zurich.

ÁNGEL FERNÁNDEZ, MSD: “Debes de tomar riesgos, salir de la zona de confort”

Talento joven para dirigir las empresas del mañana

ÓSCAR GRANADOS

Más que un presidente, Ángel Fernández parece un entrenador de box. Su trabajo al frente de la farmacéutica MSD en España le apasiona. Alza la voz, pero sin gritar, mueve las manos, pero sin ser agresivo, sonríe y anima a las personas que trabajan con él codo con codo. “Debes de tomar riesgos, salir de la zona de confort”, le dice a Antonio Castellano, que cursa el cuarto curso de la doble licenciatura de Administración y Dirección de Empresas y Derecho en la Universidad Carlos III de Madrid y con quien ha compartido la jornada de trabajo. “Hay que salir a buscar las oportunidades, nunca llegan solas”, le comenta al joven de 22 años como si lo alentara a salir al ring.

Fernández siempre deja la corbata en casa. “Eso es para los banqueros”, dice. Su carrera dentro de MSD comenzó hace 37 años, cuando apenas tenía 19. Fue representante farmacéutico y 15 años después estaba en Estados Unidos. “Tienes que sacar lo mejor de ti y estar con gente muy buena, la mejor”, recomienda al universitario que a lo largo del día se ha reunido con los responsables de finanzas y el equipo de inmunología de la empresa. Pero para que todo funcione, dice el ejecutivo, es necesario que todos los miembros trabajen con los mismos objetivos. “Hay que hacer equipo, de una forma efectiva, eficiente”, asegura.

En cada movimiento, en cada comentario, Antonio secunda al ejecutivo que a primera hora se ha reunido con 30 trabajadores de la farmacéutica. Dentro de algunos años quiere estar en lo alto de una empresa y toma nota de cada consejo. El universitario, sin embargo, es consciente de que el camino no será sencillo. La crisis económica y el paro son sus principales obstáculos. “Cuando se tienen momentos difíciles se puede seguir adelante con trabajo, con esfuerzo y tesón”, dice Antonio Castellano. Fernández agrega: “El mundo no es España, es EE UU, Inglaterra, México y China. El que solo se prepare para el entorno español limita su futuro”.

ROSA GARCÍA, Siemens “Has de anteponer las necesidades de tu empresa a tu éxito”

Talento joven para dirigir las empresas del mañana

CRISTINA DELGADO

Rosa García, presidenta de Siemens en España, le dijo a Alfonso Batalla, el estudiante que la acompañó durante toda una jornada como consejero delegado por un día, que su papel en las reuniones importantes era “escuchar, mirar y tratar de seguir el ritmo”. Al final del día, García aprobó al estudiante. “No era fácil. Hemos tenido algunas reuniones realmente complicadas, sobre temas bastante técnicos”, alababa la ejecutiva. Alfonso, estudiante de Derecho y Administración de Empresas de 24 años, con traje y corbata, sonreía satisfecho, y reconocía que antes de llegar a la empresa había hecho los deberes y se había informado sobre todas las áreas de trabajo del gigante tecnológico.

Alfonso no oculta que es ambicioso. Le apasiona el mundo de la empresa. “Quizá porque ha sido algo siempre muy presente en mi familia”, justifica. Y dice sin tapujos que dentro de 10 años lo que le gustaría es ser el presidente de una empresa. Y después, cuanto haya logrado esa meta, ser el jefe en su propia empresa. Rosa García sonríe ante tanto aplomo, pero corrige al estudiante. “Yo creo que he llegado donde he llegado porque no buscaba ser la jefa. Tienes que ponerte al servicio de tu empresa, poner los intereses de la compañía y del equipo con el que trabajas por encima de los tuyos. Porque si lo haces bien y te esfuerzas, lo demás llega solo si tiene que llegar”, le aconseja.

Para la directiva la clave del éxito es la pasión. “Si te apasiona tu trabajo no contarás las horas que le dedicas. Yo me voy a casa muy satisfecha”, explica al universitario. A Siemens, dice, llegó casi de rebote, porque iba para profesora, después de licenciarse en Matemáticas. Ante los apuros económicos de su familia decidió trabajar unos meses en un servicio de soporte técnico. “Entendí cómo la tecnología puede cambiar la vida de la gente. Y ya no pude separarme de este mundo”, recuerda.

MIGUEL CARMELO, Univ. Europea “El currículo se inicia al entrar en la universidad”

Talento joven para dirigir las empresas del mañana

ÓSCAR GRANADOS

“Hay que hacer currículo desde que se entra en la universidad”. Ese es el mensaje principal de Miguel Carmelo, presidente de la Universidad Europea. Después de un día junto a Marta Giménez, una joven de 21 años que estudia cuarto de una doble licenciatura en Derecho y Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Valladolid, el directivo da un último consejo a la universitaria: “Tienes que prepararte en el sentido amplio, tener conocimiento y desarrollar competencias”.

Durante una jornada de arduo trabajo, Marta ha tenido la oportunidad de reunirse con personalidades como Emilio Butragueño y estar en una conferencia donde participaba el expresidente del Gobierno, Felipe González. “Hemos ido al Bernabéu a una reunión, estuvimos con el comité de dirección, he conocido al círculo de confianza de la Universidad y me he reunido con el personal de marketing”, dice.

El sueño de Marta es ocupar un alto cargo dentro de una compañía. “Cuando termine me encantaría entrar en el mundo empresarial. Llegar todo lo alto que sea posible”, comenta. Pero sabe que el camino no es fácil, pues ve un distanciamiento entre las grandes organizaciones y la vida universitaria. Carmelo argumenta que son los profesionales los que deben acercarse a la universidad y reciclar el conocimiento. “Trabajamos con los empresarios, que nos dicen cómo debemos de educar a los jóvenes del futuro”, sostiene.

La crisis económica no es un problema para la joven. “Hay que buscar oportunidades fuera del país. Pensar en el futuro solamente en España es inviable”, destaca Marta. Carmelo asegura que los universitarios de esta época tienen mejores perspectivas que en décadas pasadas. “Son privilegiados porque adquieren conocimientos más amplios. Y tienen que verlo también como una responsabilidad, porque trabajan para la sociedad que les ha tocado vivir”.

MARCOS DE QUINTO, Coca-Cola “Hay que mantener siempre el contacto con la calle”

Talento joven para dirigir las empresas del mañana

Lo que más le llama la atención a Javier Gil, aspirante a dirigir una empresa, de Marcos de Quinto, presidente de Coca-Cola España, es una de sus pasiones: el motor. “He hecho cuatro dakaresen África”, explica el ejecutivo de la empresa estadounidense. Gil, estudiante de Administración y Dirección de Empresas en CUNEF, de 22 años, ha empezado la jornada con una reunión del equipo de De Quinto. “Ha sido muy interesante ver cómo la gente lleva las cosas; es un poco lo que me esperaba, mucho más razonable que en las películas”, afirma.

Coca-Cola presume de la informalidad que reina en sus oficinas. Gil ha sido el único con traje y corbata en dicha reunión. Mientras toma una Cola-Cola light, De Quinto le da algunos consejos sobre el éxito: “Creo que hay que hacer lo que a uno le apetece; no aquello que se supone que te servirá para promocionar. Algunos creen que jugar al golf les abrirá muchas puertas, y aprenden aunque no les guste”. Y añade: “Si te encasillas, pierdes el sentido de la realidad; hay que mantener siempre el contacto con la calle; no existe un paradigma único, y como ejemplo fíjate en empresarios como Amancio Ortega (grupo Inditex) y Juan Roig (Mercadona)”.

De Quinto recuerda que, cuando empezó, se valoraban los perfiles más financieros, pero él se dedicó a lo que más le gustaba, el marketing. “Nosotros hacíamos las judías y ellos las contaban”, recuerda. Esta tendencia cambió un buen día y se puso de moda el marketing. “Llegar o no [al éxito] suele ser un tema aleatorio”, remacha De Quinto. “Si las cosas no salen como esperabas, al menos te dedicarás a lo que te gusta”. Respecto a la necesidad de cursar un máster para ser directivo, De Quinto opina que “es muy importante tener preparación técnica, para olvidarla cuanto antes”. Los modelos no funcionan: “Hay que saber vivir en la inestabilidad. ¿Por qué tiene éxito Coca-Cola? No tengo ni idea, pero soy feliz”.

Más información