Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El G20 critica el nuevo retraso en el reparto de cuotas del FMI

Las economías avanzadas alertan de que buscarán alternativas

Christine Lagarde, Jim Yong Kim y Ban Ki- moon.
Christine Lagarde, Jim Yong Kim y Ban Ki- moon. EFE

El G20 expresó este viernes su descontento por el nuevo retraso a la reforma de las cuotas del Fondo Monetario Internacional (FMI) después de que el Senado estadounidense rechazase aprobar la legislación necesaria. Era una queja esperada y también marca, por cierto, imagen de impotencia ante la imposibilidad de seguir adelante sin el apoyo del país más importante en el reparto y por tanto con capacidad de veto. La reforma impulsada en 2010 busca dar más peso a las nuevas potencias, cuyo peso en la economía global ha crecido y cuya representación en la institución que dirige Christine Lagarde, por tanto, queda por debajo de lo debido. Lo más irritante del retraso para los países emergentes es que es que el proceso destila más aire a bloqueo que a demora después de tres aplazamientos.

“Estamos profundamente decepcionados por el continuo retraso”, dijo el grupo de las 20 mayores economías en el comunicado tras la reunión de los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales de estos países en Washington. “La implantación de estas cuotas sigue siendo una de nuestras mayores prioridades y urgimos a EE UU a ratificar estas reformas cuantos antes”, añaden.

Asimismo, el grupo alerta de que se explorarán medidas alternativas para poder llevar a cabo esa redistribución de poder. “Si las reformas del 2010 no se ratifican para finales de año pediremos al FMI que desarrolle opciones para los próximos pasos y trabajaremos con el IMFC (principal órgano de gobierno del Fondo) para discutir una agenda sobre esas opciones”, apunta el texto.

La cita de este viernes estuvo marcada también por el conflicto de Ucrania. La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, señaló durante la citada reunión que prevé que el programa de ayuda esté listo para “finales de abril o comienzos de mayo”.

Por otra parte, el subdirector del Departamento Europeo del Fondo Monetario Internacional (FMI), Ranjit Teja, explicó este viernes en el marco de las reuniones de primavera del FMI que España “lo está haciendo muy bien” y ha conseguido “pasar página” de la crisis, pero advirtió de que aún se enfrenta a “muchos vientos en contra”.

El FMI ha elevado su previsión de crecimiento para España del 0,6% (calculado en enero) al 0,9%, en línea con las previsiones del Gobierno y de Bruselas. Teja, además, avanzó que estos pronósticos serán revisados en el análisis de la economía española correspondiente al Artículo IV que se celebrará en mayo. Insinuó que esa revisión podría ser al alza si nada se tuerce.

Aun así, el Fondo considera que el proceso de moderación salarial en el que está inmerso el país —con reducciones reales superiores a lo que reflejan las estadísticas, según el Banco de España— debe mantenerse con el fin de facilitar la creación de empleo. En esta línea, celebró las últimas iniciativas para reducir los impuestos al empleo.