Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

JPMorgan reduce el beneficio y los ingresos en el primer trimestre

El mayor banco por activos de EE UU abre la temporada de resultados por debajo de lo previsto

Jamie Dimon, presidente y consejero delegado de JPMorgan Chase
Jamie Dimon, presidente y consejero delegado de JPMorgan Chase Bloomberg

La gran banca de Wall Street ha empezado a presentar los resultados del inicio del ejercicio en un momento delicado, con los inversores mostrando claros síntomas de agotamiento. El estreno de la temporada ha corrido a cargo de JPMorgan Chase, el mayor grupo financiero de Estados Unidos por activos. Y los números no fueron buenos. Redujo un 20% el beneficio y casi un 10% los ingresos.

La entidad que dirige Jamie Dimon ganó 5.270 millones de dólares entre enero y marzo, frente 6.530 millones en el mismo periodo del ejercicio precedente. Aunque donde realmente se fijan los inversores es en la evolución de su cifra de negocio. Pero como ha sucedido en el beneficio, no cumplió con las expectativas en los ingresos. JPMorgan facturó 23,860 millones.

Hay dos puntos de vulnerabilidad, y los dos están relacionados con el crédito. Los resultados fueron malos del lado de la concesión de hipotecas, lo que confirma que el mercado inmobiliario ya no está tan caliente como hace un año. El otro es que los préstamos en el segmento comercial tampoco están registrando la aceleración que se esperaba con el repunte de la economía.

El beneficio en la división de banca comercial cayó un 25%, debido a que redujo los ingresos un 10% y a que elevó las provisiones por las pérdidas en la cartera de crédito. La misma tendencia se observa en la banca de inversión y corporativa, donde ganó un 24% menos y redujo la cifra de negocio en un 15%. Las acciones de la entidad cayeron un 5% tras presentar resultados.

Pese a que se quedaron cortos, Dimon considera que “es un buen comienzo del año” vistas las turbulencias de los mercados y la moderación en la vivienda. Ahora ya no tiene el lastre de las multas por los litigios heredados de la crisis. Su esperanza es que la economía tome fuerza tras el duro invierno. El consumidor y las empresas, dice, están en cada vez en mejor situación financiera.

También presentó resultados antes de la apertura del mercado Wells Fargo, que cumplió con lo esperado. El cuarto banco de EE UU mejoró el beneificio un 14%, a 5.890 millones. Ganó más que JPMorgan, pero como su rival sufrió también una caída en los ingresos, a 20.600 millones, por el desplome en la concesión de préstamos hipotecarios.

La entidad de San Francisco es el referente para saber como va el mercado de la vivienda, porque es la mayor prestamista tras la compra de Wachovia. La originación de hipotecas se redujo dos tercios comparado con el primer trimestre de 2013. En JPMorgan cayeron un 68% en el año. Ese es el tono para cuando le toque el turno la semana que viene a Citigroup y Bank of America.

Los resultados de la banca se esperaba sirvieran de guía para disipar la volatilidad que sufren los mercados. De momento, el optimismo de Dimon hacia la marcha de la economía no parece reflejarse del todo en sus resultados. En lo que va de año, las acciones de JPMorgan acumulan una caída del 6%. La entidad acaba de perder además a Michael Cavanagh, uno de los potenciales sucesores.