ASAMBLEA DE PRIMAVERA

Lagarde: “Estamos preocupados por la baja inflación”

La directora gerente del FMI urge al BCE a poner en marcha la máquina de imprimir dinero Advierte de que "cuanto antes" se decida a actuar, "mejor"

Christine Lagarde, en rueda de prensa en Washington.
Christine Lagarde, en rueda de prensa en Washington.Andrew Harrer (Bloomberg)

Donde uno usaría la palabra problema, Christine Lagarde suele optar por desafío. Los discursos públicos de la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) están plagados de ese eufemismo, cuando asuntos como la baja productividad, el paro o la pobreza no son retos, son problemas, y el desafío es resolverlos. Pero hoy, jueves, Lagarde no puso paños calientes y arrancó la rueda de prensa de las reuniones de primavera del organismo alertando sobre la baja inflación en Europa: “Estamos preocupados por este riesgo potencial en las economías avanzas y en la zona euro en particular”, dijo en su introducción sin pronunciar su socorrido “desafío”.

Más información
El fondo augura más apoyo público para la banca
El FMI advierte de que la banca europea sigue en entredicho
Draghi intenta ahuyentar el fantasma de la deflación en Europa

El FMI no ha dejado de sacudir el peligro de la deflación durante la semana. Habría que retroceder muchas décadas para ver tal inquietud por el tímido avance de los precios. La inflación ha inquietado históricamente al alza, ha sido un temor permanente en Europa y una verdadera pesadilla en Berlín, pero la virulencia y duración de esta crisis ha dado también un giro a eso y ha llevado a la primera responsable del FMI a advertir de que “una baja inflación prolongada heriría tanto el crecimiento como el empleo”.

Una advertencia similar por parte de Lagarde cayó como un rayo en el Banco Central Europeo (BCE) la semana pasada, ya que esta presionó al organismo europeo en la víspera de su reunión mensual sobre política monetaria. Ahora el FMI no ha evitado ponerlo como uno de los peligros principales para la reactivación europea, si bien esta vez la francesa quiso dar por hecho que la institución con sede en Fráncfort iba a actuar: “Anima el hecho de que el BCE haya reiterado su compromiso de usar las medidas no convencionales necesarias”, dijo. “Creo que ahora va a ser una cuestión de calendario”, añadió.

Medidas no convencionales

Estas “medidas no convencionales” incluyen desde una rebaja de tipos (ya está en el 0,25%), a inyecciones de crédito barato o compras de activos que estimulen la demanda, el crédito y tiren de los precios. Eso que, usando la jerga de la política monetaria, es poner en marcha la máquina de imprimir dinero. El IPC subió un 0,5% en marzo en la zona euro, el nivel más bajo desde 2009, y España es, según los cálculos del FMI, el país con mayor riesgo de deflación, entendida esta como una caída generalizada y persistente de los precios que deprime aún más la economía.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Inmerso el país en un duro proceso de devaluación interna (caída de salario y de costes), los bajos precios son un problema doméstico porque hacen más difícil el pago de la deuda (el peso real sube) y también exterior ya que la baja inflación de los socios del euro se comen buena parte de ese esfuerzo de recuperación de la competitividad.

Lagarde, que tenía una reunión previsto con el BCE, se esmeró en destacar que su visión del problema se encontraba alineada con la del banco europeo, pero no es así: mientras que la autoridad europea se declara preparada pero considera que el peligro no es inminente, el FMI sí considera que esas actuaciones deben llevarse a cabo cuanto antes. “Respetamos el criterio el BCE”, insistió, no obstante. “Las cosas resultan bastante obvias, el BCE lleva mucho tiempo sin querer actuar y ahora se les ha venido el problema de la deflación encima”, comenta el analista de un banco central estos días en Washington, en el marco de la cita del FMI.

Sobre la firma

AMANDA MARS (ENVIADA ESPECIAL)

Corresponsal jefe de EL PAÍS en EE UU. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Desde 2017 vive en Washington. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS