Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CNMV incluirá la responsabilidad social en el Código de Buen Gobierno

Elvira Rodríguez anuncia que será la gran novedad del nuevo código de gobierno corporativo

Las nuevas reglas estarán listas en septiembre para aplicarse desde enero de 2015

II Foro Anual del Consejero: 'El Buen Gobierno como factor de crecimiento'rn rn
II Foro Anual del Consejero: 'El Buen Gobierno como factor de crecimiento'

La actualización del Código Unificado de Buen Gobierno, que data de 2006, quema sus últimas etapas. El grupo de expertos que coordina la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) prevé finalizar los trabajos el próximo mes de septiembre, una vez que se apruebe la modificación de la Ley de Sociedades de Capital, por lo que las nuevas recomendaciones entrarían en vigor en 2015. Una de las principales novedades será la inclusión de principios de responsabilidad social corporativa en el Código.

“Se trata de construir las bases para que las empresas generen beneficios de forma sostenida en el tiempo minimizando las externalidades”, señaló este martes la presidenta del supervisor bursátil, Elvira Rodríguez, en su intervención en el II Foro Anual del Consejero. “Es difícil en este momento poder anticipar el grado de concreción de las recomendaciones dedicadas a responsabilidad social, pero sí parece probable la introducción de medidas de transparencia al respecto”, añadió.

José Folgado, presidente de Red Eléctrica, reconoció que el gobierno corporativo en nuestro país es “manifiestamente mejorable”

La presidenta de la CNMV puso como ejemplo que aquella compañía que se declare “verde” deberá justificar que existen razones para ello. “Se trata de evitar que las declaraciones de este estilo se conviertan en meras medidas programáticas. De lo contrario, estaríamos tolerando que fuera muy difícil poder distinguir a las empresas que realmente ejercen su responsabilidad social de aquellas que no lo hacen”.

El segundo bloque en el que trabaja la comisión de expertos se refiere a las recomendaciones que puedan afectar a la junta general de accionistas, cuyo adecuado funcionamiento constituye, en opinión de Rodríguez, “una preocupación creciente” entre los inversores institucionales. La intención del supervisor es “mejorar” el atractivo de las empresas que sigan el Código de Buen Gobierno, “de forma que sean capaces de atraer y retener toda la inversión posible”. La CNMV también quiere reforzar la protección de los accionistas minoritarios.

El tercer campo de análisis por parte de la Comisión son las recomendaciones relativas al consejo de administración. El objetivo es mejorar la información en aspectos como la frecuencia exacta de las reuniones del consejo, la dedicación de los administradores, la separación de cargos del presidente del consejo y primer ejecutivo, o la forma en que se puede garantizar la diversidad de los consejeros o se debe realizar la evaluación del consejo de administración y de sus comisiones.

La apertura del II Foro Anual del Consejero, organizado por KPMG, IESE, AIG y EL PAÍS, corrió a cargo de John Scott, presidente de KPMG en España, quien destacó que el buen funcionamiento de los consejos de administración es clave para la competitividad de las empresas y de la economía. “La labor de los consejeros es cada vez más compleja, ya que se enfrentan a entornos cambiantes. Las compañías son globales y eso exige un conocimiento no solo de los mercados donde están implantadas, sino también de los entornos regulatorios, los cuales sufren modificaciones a diario”. El responsable de KPMG puso dos ejemplos para explicar el contexto mutante al que deben adaptarse los consejeros: por un lado, las nuevas tecnologías, “que están modificando la forma de hacer negocios en todos los sectores”, y por otro, los nuevos modelos de financiación.

El Foro tuvo lugar en el campus del IESE en Madrid cuyo responsable, Francisco Iniesta, destacó que la calidad de los consejos de administración depende sobre todo “de la calidad humana y profesional de las personas que los componen” y no tanto de las normas que los gobiernan.

El evento contó con una mesa redonda bajo el título El Buen Gobierno como factor de crecimiento, donde participaron José Folgado, presidente de Red Eléctrica; Ana María Llopis, presidenta de Dia; Juan Béjar, consejero delegado de FCC, y Jaime Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell. La mesa fue moderada por Javier Moreno, director de EL PAÍS, quien abrió el debate haciendo referencia a la mala posición que ocupa España en los rankings internacionales de gobierno corporativo. Los directivos, lejos de minimizar estos datos, hicieron un ejercicio de autocrítica.

Cada vez es más importante contar con mecanismos que protejan a consejeros y directivos ”

Álvaro Mengotti, director general de AIG

“Hay áreas que empiezan a ser muy importantes para los inversores. Una de ellas sería el fomento de la diversidad de género en los consejos. También habría que promover un mayor porcentaje de consejeros internacionales, ya que las compañías españolas son cada vez más globales”, según Llopis. Por su parte, Folgado reconoció que el gobierno corporativo en nuestro país es “manifiestamente mejorable”, sobre todo en la búsqueda de contrapesos en los consejos. En su opinión, también sería bueno incorporar más independientes y lograr un funcionamiento “adecuado” y más autónomo de las comisiones.

Para Béjar, en general, “el gobierno corporativo está muy mal”. “Todo empieza y acaba en la calidad de los consejos y de los consejeros. Si esta es alta la aportación de valor a la sociedad será muy alta. En este sentido, habría que analizar cómo se realizan los procesos de selección y quién tiene la última palabra en los mismos”, explicó el directivo de FCC. Por su parte, Guardiola considera que la mala posición de España en los rankings de buen gobierno es “muy merecida” y puso el ejemplo de las cajas de ahorros. “Solo han sobrevivido aquellas que tenían una buena estructura de gobierno. Las cajas tenían muchos problemas como la caída del crédito o la pérdida de valor de sus activos, pero el mayor de ellos era el gobierno corporativo”.

La crisis ha ampliado el marco de responsabilidad de los consejeros. “Cada vez es más importante contar con mecanismos que protejan a consejeros y directivos ante las crecientes exigencias a las que deben dar respuesta”, según explicó Álvaro Mengotti, director general de AIG.

Más información